***

Drama seco, austero y al grano. Sin presentación ni narración en off, la cámara empieza a seguir a Ruben, que viaja con su novia en una roulotte de concierto en concierto por Estados Unidos. Todo parece normal hasta que algo sucede que Ruben tiene que afrontar. Está contado casi como si fuera un documental, como si la cámara realmente siguiera a alguien que ha encontrado por la calle, aunque utilizando mucho el recurso de la elipsis y yendo a escenas muy concretas sin muchos datos que te exigen interpretar lo que estás viendo porque puede haber saltos bruscos en la línea temporal de la narración. Sin que te recarguen ni subrayen el dramatismo de la situación, como espectador te vas haciendo cargo del problema poco a poco, casi a la par que el protagonista. No es una película agradable de ver, de hecho produce una cierta «asfixia» por momentos y acongoja, cosa que expresivamente me parece un logro porque entiendo que es precisamente lo que se pretende. Los personajes no hablan mucho, no cuentan lo que padecen, pero lo transmiten en sus caras y expresiones y hay una cierto sentido de resignación que empapa todo de un tono amargo. En realidad el objetivo es enfrentarte al trabajo de superación que ha de acometer el protagonista y después de ver la película puedes confirmar que es algo duro, difícil y exigente. Recibió 6 nominaciones en los óscars (película, actor principal, actor de reparto, guión original, montaje y sonido).