La convivencia del ser humano con la inteligencia artificial de los robots que los mismos hombres han creado ha sido un tema reiterativo en el cine de los últimos treinta años, a veces pacífica y a veces conflictiva, desde “2001: Una odisea del espacio” hasta “Terminator”, pasando por “I.A.”, “Wall-E” o “Yo, Robot”. Lejos de las anteriores, pero con algunos aspectos del encuentro entre hombre y máquina, aparecen en “Un amigo para Frank” de Jake Schreier.

“Un amigo para Frank” (“Robot & Frank”) del director debutante Jake Schreier es una comedia con toques de ciencia-ficción que cuenta con un reparto de lujo encabezado por Frank Langella, nominado al Oscar por “El Desafío: Frost contra Nixon” y actor protagonista de “Dracula”, “La novena  puerta”, “Lolita” y “The Box”, la eterna Susan Sarandon (“Pena de muerte”, “Thelma y Louise”), James Marsden (“X-Men”), Liv Tyler (“El señor  de los anillos”) y Peter Sarsgaard (“Plan de vuelo:  Desaparecida”), además de Jeremy Strong, Dario Barosso, Bonnie Bentley, James D. Compton, Ana Gasteyer, Kurt Grelak, Rachael Ma, Susan Mitchell, Dana Morgan, Joshua Ormond, Jeremy Sisto, Katherine Waterston, y Jesse Newman.
La película, que se alzó con el Gran Premio del Público en la última edición del Festival de Cine Fantástico de Sitges y el premio Alfred P. Sloan del prestigioso Festival de cine independiente de Sundance, nos presenta a Frank, un viejo y solitario cascarrabias que tiene una gran pasión por los libros. De hecho, su única amistad es la que mantiene con una bibliotecaria. Su vida es muy tranquila y rutinaria, pero todo cambia cuando su hijo decide regalarle un robot que se encargará de cuidarle. Por increíble que parezca, el anciano comenzará a hacerse amigo de la máquina y a enseñarle algunas de sus secretas habilidades.
El próximo viernes 24 de mayo llega a nuestras pantallas, con un aviso para navegantes: que nadie espere encontrar en “Un amigo para Frank” nada parecido a “2001: Una odisea del espacio”,”Terminator”, “I.A.” o “Yo, Robot”. En todo caso, quizás y por buscar un ejemplo, algo parecido a un “Gran Torino” de Clint Eastwood, con un viejo cascarrabias y asocial, con un elemento que irrumpe en su vida y le permite hacer ‘click’. (www.robotandfrank-film.com)

{youtube}pj3UQH51mlU{/youtube}