La pista del Rige” es la séptima entrega de una de las series más longevas y prolíficas de la BD de fantasía, “La Búsqueda del Pájaro del Tiempo“, y el tercer álbum de la precuela. A modo de resumen podemos afirmar que está a la altura de sus predecesores,… e incluso sube el listón de este discutido segundo ciclo.

image1Bragon ha pasado por un infierno en vida en la ciudad de Vaguamare. Tuvo que luchar duro para poder conseguir el privilegio de poder ver al Rige, el gran maestro en el arte de guerrear, y ahora no aparece. Quienes siguen merodeando son los esbirros de la Orden de la Señal, y no parecen tener buenas intenciones.

“La Búsqueda del Pájaro del Tiempo” (“La Quete de l’oiseau du temps”) de Serge Le Tendre y Regis Loisel es, sin la menor duda, una de las obras indispensables del cómic de fantasía francés, y uno de los cómics favoritos del que suscribe este texto.
La historia de “La Búsqueda del Pájaro del Tiempo” está formada por dos sagas, una tetralogía inicial autoconclusiva (formada por “La Concha de Ramor”, “El templo del Olvido”, “El Maestro” y “El Huevo de las Tinieblas” -La conque de Ramor, Le temple de l’oubli, Le rige, L´oeuf des tenebres-) y una segunda serie titulada “Avant le Quete” aún incompleta (formada por “El Amigo Javin”, “El Libro Mágico de los Dioses” y éste “La pista del Rige” -L’ami Javin, Le Grimoire des Dieux y La Voie du Rige-), publicados por Norma Editorial en su colección Extra Color a lo largo de veinte años. Tras “El Amigo Javin”, publicado en castellano en 1999, y “El Libro Mágico de los Dioses” diez años más tarde, no hemos tenido que esperar tanto tiempo para poder disfrutar del tercer volumen del segundo ciclo, pero con la publicación de “La pista del Rige” Norma Editorial ha alcanzado a la edición francesa y deberemos esperar una larga temporada para ver publicado la cuarta entrega de la serie, aún en proceso, sin fecha estimada de publicación en Francia y sin título previsto. De hecho, esta precuela necesitará, como mínimo, un par de entregas más para contarnos todo lo que nos tiene que contar antes de llegar a los acontecimientos de “La concha de Ramor”.
Así que, mientras seguimos reclamando a Norma Editorial una edición integral, preferiblemente en un formato de lujo (y encuadernada en cartoné como la que pusieron a la venta en su momento nuestros vecinos franceses de Dargaud), o una reedición de los cuatro volúmenes de la serie original de “La Búsqueda del Pájaro del Tiempo”, que hoy están inexplicablemente descatalogados, podemos congratularnos con la publicación de “La pista del Rige”.

La historia que narra “La pista del Rige” empieza allí donde terminó “El Libro Mágico de los Dioses”, segundo volumen de la precuela de la saga original. Tras abandonar la caótica ciudad sin ley de Vaguamare y la arena de los gladiadores, Bragon se encuentra esperando la llamada del Rige en una pequeña aldea junto a los límites del territorio del Maestro, en compañía de otros aspirantes. Sin embargo, cuando el hacha del Rige es robada por Devel, uno de los aspirantes y miembro de la misteriosa Orden de la Señal, Bragon y sus compañeros se embarcan en una misión que tiene por objetivo recuperar el arma robada, evitar que los fanáticos adoradores del dios oscuro Ramor asesinen al maestro y conseguir el objetivo que persigue el joven guerrero: convertirse en discípulo del maestro, alcanzar el honor de caballero y poder aspirar al amor de la princesa Mara. Pero la dificultad no estriba en alcanzar y derrotar al ladrón, ni en encontrar al maestro, ni siquiera en demostrarle su valía, sino en convencerle para que le acepte como discípulo.

El dibujante Regis Loisel, alma mater de esta obra, es una figura indispensable del bande dessinée en Francia, uno de los principales representantes de la nueva generación de historietistas que surgieron en el mercado franco-belga a principios de los 70 (junto con nombres como François Bourgeon, Max Cabanes o André Juillard). En su curriculum luce el prestigioso Grand Prix du festival d’Angoulême del 2002 y trabajos de muchos quilates como el portafolio “L’Offrande”, los magníficos seis volúmenes de la adaptación de la obra de J.M. Barrie “Peter Pan” que significaron quince largos años de trabajo, las seis entregas de “Magasin Général” con Tripp, las historias eróticas con textos de su propia esposa “Troubles fêtes”, guiones para otros dibujantes (“Pyrénée”, “Franfeluches pour une sirene” o la serie “Les Farfelingues”), diseños para videojuegos (“Gyft”, para Cryo Software), el storyboard para la película “Érase una vez” (“Le petit poucet”, adaptación en imagen real del cuento clásico de Pulgarcito) y colaboraciones con Disney en las películas “Mulan” y “Atlantis”, aunque hace unos años que no dibuja y cede la parte más compleja de este proceso a terceros.
Serge Le Tendre, el compañero de reparto de Loisel en “La Búsqueda del Pájaro del Tiempo”, es un prolífico e interesante guionista francés. A destacar “Los Viajes de Takuan” (con Siméoni y dibujo de Taduc), “Les Nocturnes” (con dibujos de Cothias y Loisel), “Les Errances de Julius Antoine” (con Christian Rossi), los siete álbumes de “Le Cycle de Taï Dor” (con Rodolphe y dibujos de Jean-Luc Serrano y Luc Foccroulle), “Jérome K. Jérome Blonche” (con Pierre Fournier -Makyo-), “Labyrinthes” (con Dieter y dibujo de Jean-Denis Pendanx), “Tirésias” y “La Gloire d’Héra” (con Christian Rossi de nuevo), el western asiático “Chinaman” (con dibujo del francés de origen vietnamita Olivier TaDuc),…

Cuando Loisel y LeTendre se reencontraron a finales de los años 90 para dar forma a la precuela de “La Búsqueda del Pájaro del Tiempo” fueron tantas las voces que mostraron su alegría por la noticia como los gritos de pavor que se estremecieron ante lo que podría suceder. Estaba muy presente la catástrofe que significó para “Star Wars” el añadido de las tres películas anteriores, y los más escépticos temían que este segundo ciclo iba a destruir la magia del material original como había sucedido con la saga galáctica de George Lucas. Los temores no se hicieron realidad pese a que hubo una de cal y una de arena. “El Amigo Javin” no alcanzó la brillantez del primer ciclo aunque suavizó el resquemor, pero “El Libro Mágico de los Dioses” nos dejó un agridulce sabor de boca. Por fortuna, “La pista del Rige” nos reconduce por el sendero correcto.
La historia no abusa de los numerosos hilos que se entretejen en un único tapiz, uno de los defectos achacables a “El Libro Mágico de los Dioses”, sino que nos cuenta una única historia en tres tiempos: quince páginas para la espera en la aldea y la llegada de Devel, veinte páginas para la persecución de los ladrones del hacha y treinta páginas para el encuentro con el gran maestro de caballeros Rige. Solamente, a modo de breves pinceladas, se recuerda al lector que el Príncipe Hechicero Humoun de la gris y neblinosa región de los velos de espuma y su hija Mara siguen trabajando en desentrañar los secretos del libro mágico que permitirá prolongar el encierro del dios maldito Ramor en su concha hasta más allá de la noche de la estación cambiante.
Sobre todo, esa ambientación sublime del mundo de las dos lunas de Akbar, que ya es una señal de identidad de “La Búsqueda del Pájaro del Tiempo”. La obra recupera otra vez una de las bazas más fuertes de la saga: esa ambientación sublime que no ahorra ni el más mínimo detalle, desde la selva profunda y húmeda donde mora el Rige hasta la pequeña aldea donde los guerreros esperan eternamente la llamada del maestro, pasando por exóticas razas humanoides y monstruos feroces. Objetos, edificios, lugares, artefactos, paisajes,… todo detalle merece la atención del dibujante. Y las criaturas y los monstruos, muestrario de un manual más extenso que la mismísima Tierra Media o que los Reinos Olvidados, como la poderosa poda roja o la horda de los lampiños.
A la altura de la ambientación están también los personajes. Un repertorio comedido de personajes principales con motivaciones claras y comprensibles que evolucionan al son del desarrollo de los acontecimientos, como ese Bragon que ha alcanzado la madurez y la claridad de sus objetivos vitales y el Rige, un maestro que fue alumno y debe dar un paso adelante. También, como en toda la saga, un extenso reparto coral de personajes secundarios que acompañan y enriquecen la narración y proporcionan los detalles necesarios, las claves y los secretos que esconde la historia, como Devel, el herrero, Mara o Galhoum. Como curiosidad podemos comentar que se aprecian similitudes con la precuela de “Star Wars”, puesto que uno de los personajes encarna el amor incondicional y otro de los protagonistas esconde en su interior la semilla de la maldad. Mara y Bragon son Amidala y Anakin,… pero con los papeles cambiados.

Como ya hemos comentado antes, en “La pista del Rige” Regis Loisel tampoco dibuja, como empieza a ser costumbre. En “Mi Amigo Javin” dejaba la labor creativa en manos de Lidwine, que mimetizaba su estilo con absoluto respeto siguiendo los storyboards de Loisel, en la tetralogía “Magasin Général” cedía el dibujo a un canadiense Jean-Louis Tripp que redibujaba los bocetos a lápiz del dibujante francés y en “El Libro Mágico de los Dioses” hacía lo propio con el dibujante argelino Mohamed Aouamri y se reservaba únicamente el papel de bocetar y de la “dirección gráfica”. Con este sistema de trabajo Loisel se reserva la parte que más le gusta (montar la historia, la composición de las viñetas y la puesta en página) y cede la parte más compleja del proceso de dibujo a otros autores, dibujantes de categoría reconocida que intentan mimetizar el estilo y la precisión detallista de Regis Loisel y esconder su propio gesto.
En éste “La pista del Rige” deja todo el dibujo en manos de Vincent Mallié (“Les Aquanautes”, “L’Arche”), y el resultado es muy satisfactorio pero, como ya sucedía con “El Libro Mágico de los Dioses”, el aspecto final de la obra ofrece un estilo Loisel más desdibujado, que ha perdido parte de su frescura y agilidad. Su trazo es más sucio y algo más acartonado. El trabajo de Vincent Mallié no desluce, pero no es Loisel.

“La pista del Rige” es un recomendable cómic de fantasía, un entretenimiento que garantiza al lector la inmersión en un mundo de aventuras mágico y singular y un ritmo trepidante que no permite la más mínima pausa. Quizás no es la mejor entrega de la saga, pero recupera su espíritu y sus mejores virtudes.

La pista del Rige.
Título original: La Voie du Rige.
Dibujo: Vincent Mallié
Guión: Serge LeTendre y Regis Loisel (
www.regisloisel.com)
Color: Lapierre
Editorial: Norma Editorial
Serie: La Búsqueda del Pájaro del Tiempo vol.7
Colección: Extra Color num.264
ISBN:978-84-679-0415-4
Formato: 22×29,5cm. Rústica. Color.
Páginas: 68
Precio: 11,00 euros