Segunda entrega de las “Crónicas del Mago Negro” tras “El Gremio de los Magos“, la ¿trilogía? publicada en la Colección DeBolsillo hace unos meses y que tan bien le ha funcionado a Random House Mondadori. En este segundo libro apenas suceden cosas, pero nos deja expectantes ante el final planeado por Trudi Canavan.

La aprendiza
Trudi Canavan
Rústica
656 págs
Precio 9,95 € (ebook 6,99 €)

Sonea es la única aprendiz del gremio de los magos que no proviene de una familia rica y poderosa, pero eso no le supone ningún problema mientras cuente con la protección de Rothen y Dannyl. Sin embargo, cuando empiezan a circular ciertos rumores malintencionados sobre Sonea que obligan al Gran Lord Akkarin a intervenir, la intrépida aprendiz se encuentra ante una difícil disyuntiva: ¿debe mantener oculto el oscuro secreto del Gran Lord o, al contrario, ha llegado el momento de sacar a la luz una terrible verdad?

Personalmente encuentro este segundo volumen un tanto árido en cuanto a la acción que se desarrolla en él, pasamos mucho más tiempo compadeciendo a la pobre Sonea que viendo realmente algo de acción. En algunos momentos me ha recordado a las fases más aburridas de Harry Potter, esos momentos en los que hay que sentir lástima del “pobre Harry” al que tantas cosas malas le pasan y bla bla bla, aquí tenemos a Sonea, a quien sus compañeros putean a diario pero que como es tan buenecica no responde a pesar de ser mucho más fuerte que todos ellos, no vaya a ser que les haga pupita… Vamos, que sí, que no estaría mal que se ocupase medio libro con esas penas, pero tantísimas páginas… al final cansa bastante y si por otra parte tenemos a Dannyl dando vueltas por medio mundo dudando sobre su sexualidad (¿qué dudas hay? ¡está clarísimo!) y una historia de amor para Sonea un tanto forzada… pues uno se queda con ganas de ver aparecer más a menudo a Akkarin, único personaje que resulta realmente interesante.

Por suerte el final del libro nos ofrece toda la acción que no ofrecía durante el resto, ese final hace que tengamos ganas de leer el siguiente libro: el Gran Lord, que espero nos ofrezca toda la acción que nos han robado los dos primeros libros. De todas formas cada vez tengo más claro que esta saga es un intento de hacer fantasía clásica enfocada más al público femenino que al masculino. Lo tiene todo, la gran historia de amor gay, la historia de amor de la prota y mucho sensacionalismo con lo muchísimo que sufre la protagonista que, heroicamente, hace de tripas corazón y desvela parte de su gran potencial…

Quizás estoy siendo algo injusto con el libro pero, de verdad, era necesario tanto lloriqueo sobre lo mal que lo pasa Sonea, era necesario que TODAS Y CADA UNA de las veces que Regin le hace la puñeta ella piense “ya se cansará”, era necesario tanto rollo con el amigo Dannyl y su descubrimiento sobre su sexualidad… y era necesario dedicar tan poco tiempo a lo que, por ejemplo, debería ser más importante, como es la historia de amor de Sonea, la protagonista…

En definitiva, que aunque el libro se me ha hecho entretenido de leer tengo que reconocer que había momentos en los que leía en diagonal para llegar a los momentos verdaderamente interesantes (pocos) de la lectura. Para mi gusto le sobran bastantes páginas y me molesta mucho que Canavan deje lo verdaderamente interesante para las últimas 20 páginas del libro (muy al estilo Harry Potter por cierto). Aún así me parece un libro recomendable para el público femenino y juvenil, el lector acostumbrado a fantasía algo más adulta debería tenerlo muy en cuenta antes de comenzar a leer esta trilogía.