Llevaba un tiempo dudando si darle o no una oportunidad a “El Problema de los Tres Cuerpos” de Cixin Liu, y ahora que lo he hecho por un lado me arrepiento de haber esperado tanto y por otro me alegro, porque así la continuación está a puntito de llegar a mis manos.

El Problema de los Tres Cuerpos
Cixin Liu
Traductor: Javier Altayó
Nova
ISBN: 9788466659734
450 páginas
Rústica con solapas
20.00 €

El primer libro de esta trilogía, El problema de los Tres Cuerpos, empieza en el contexto de la Revolución Cultural china, cuando un proyecto militar secreto envía señales al espacio para contactar con extraterrestres. Pronto, una civilización alienígena al borde de la destrucción capta la señal y comienza a planear su desembarco en la Tierra. Durante las décadas siguientes, se comunica a través de un insólito método: un extraño videojuego virtual impregnado de historia y filosofía. Pero a medida que los alienígenas empiezan a ganar a los jugadores terrícolas, se forman distintos bandos, unos dispuestos a dar la bienvenida a esos seres superiores y ayudarlos a hacerse cargo de un mundo tan corrupto, y otros preparados para luchar contra la invasión. El resultado es una experiencia tan auténtica como reveladora sobre nuestro tiempo.

Tengo un grave inconveniente a la hora de hablaros de El problema de los Tres Cuerpos, y es que la magnífica, no os quepa duda, novela de Cixin Liu es uno de esos libros que te plantean el problema de que para explicar lo buenos que son tienes que, obligatoriamente, desvelar algún spoiler o bien ser tan vago en mis descripciones como para no llegar al núcleo de la trama. Como me ha gustado tantísimo El problema de los Tres Cuerpos y como en modo alguno quiero chafaros la lectura os diré que lo mejor es que nos deis un voto de confianza a los que os lo estamos recomendando porque estoy convencido de que aún no hemos visto nada, como también lo estoy de que las continuaciones de esta trilogía, El Bosque Oscuro (ya a la venta) y El fin de la muerte (antes de final de año), nos van a llevar a un escenario que apenas podíamos imaginar al comenzar a leer esta novela.

Os diré que, como ya sabréis, El problema de los Tres Cuerpos se publicó en China en 2007, hubo que esperar unos años a que se tradujese al inglés, en 2014, y se convirtiese en un fenómeno que la llevó a ganar el Premio Hugo de 2014 (otro aliciente más para leer el libro sin comerte spoilers), aunque en China ya fue bien recompensado con premios como el Galaxy, el “Hugo chino”, y que consiguiese que el nombre de Cixin Liu estuviese en boca de nombres tan destacados como Zuckerberg, Obama… estamos ante uno de esos libros de ciencia-ficción que la devuelven a su propia esencia: la de servir de espejo de nuestra propia realidad y futuro, puede que no en su premisa principal, pero sí en su ambientación, en el reflejo de la sociedad humana que es, así como el reflejo del espíritu humano que hace que esté deseando leer El Bosque Oscuro. Con sinceridad os digo: hace años que no leía una novela de ci-fi que me recordase tanto a la ci-fi “de verdad”, la buena.

El problema de los Tres CuerposPreparaos para sorprenderos con la historia de El problema de los Tres Cuerpos, para aceptar la historia que nos plantea el autor chino Cixin Liu y dejaros llevar por una narrativa sencilla en la que no es demasiado complicado prestar atención a las, a veces, explicaciones de ci-fi hard que Cixin Liu logra salvar sin volverse imposible de leer como le sucede a otros autores del género (ejem Greg Bear ejem Greg Egan, ejemplo claro de autores a los que sólo se entiende con un doctorado en física), lo que es de agradecer porque a nadie le gusta que le hagan sentir “cortito” al leer un libro y porque así nos enteramos mejor de la trama y del porqué el libro tiene el nombre de un importante problema de la Física.

Por cierto, me es refrescante ver cómo es China la nación que afronta el problema principal de la trama, ya cansa tanto yankie al rescate, y también me gusta que Cixin Liu nos abra las puertas de su nación para que la conozcamos mejor, y es que por mucho que el inicio de El problema de los Tres Cuerpos se asiente en los inicios de la Revolución China y sus consecuencias su sociedad e historia, por presente que esté China en todas partes, nos es desconocida en su mayor parte (y eso si alguno de vosotros llegó a estudiar ALGO sobre China en la escuela e instituto). Así que además tenemos una buena e interesante lección de historia que nos hace comprender lo que motiva a un personaje fundamental en la trama que muchos encontrarán un poco “efecto McGuffin” y otros, como yo, lo veremos imprescindible.

Para ir cerrando la reseña os diré que me encanta que Nova nos sorprenda con libros como éste, pero también que la traducción se haya hecho directamente desde el chino, por parte de Javier Altayó, y no desde la traducción en inglés, esto demuestra que en Nova apuestan por la calidad, una vez más.

En definitiva, no busquéis motivos para leer El problema de los Tres Cuerpos, confiad en quienes lo hemos leído y estamos deseando tener en nuestras manos los siguientes libros, es una de las mejores novelas del año pasado dentro de la ci-fi, sino la mejor.