Este verano continúa la saga de “La Edad de Hielo” con la cuarta entrega, que sigue siendo entretenida y veraniega, pero que para mi gusto baja algún peldaño respecto a las películas anteriores de la serie.

"Ice Age 4. La formación de los continentes" (Steve Martino y Mike Thurmeier, 2012)

**
Título original: Ice Age: Continental drift.
País: EEUU.
Duración: 94 min.
Género: Animación, aventuras, comedia, familiar.
Doblaje original: Ray Romano (Manny), John Leguizamo (Sid), Queen Latifah (Ellie), Denis Leary (Diego), Jennifer Lopez (Shira), Josh Peck  (Eddie), Seann William Scott (Crash), Nicki Minaj (Haley), Drake (Ethan), Peter Dinklage (Gutt), Nick Frost (Flynn), Simon Pegg (Buck), Chris Wedge (Scrat).
Guión: Michael Berg, Jason Fuchs y Mike Reiss; basado en un argumento de Lori Forte y Michael Berg.
Producción: Lori Forte y John C. Donkin.
Música: John Powell.
Fotografía: Renaldo Falcão.
Montaje: David Ian Salter.
Dirección artística: Nash Dunnigan.
Distribuidora: Hispano Foxfim.
Estreno en USA: 13 Julio 2012.
Estreno en España: 29 Junio 2012.
 

Lo bueno que tiene toda la saga de “Ice age” (“La edad de hielo en español) es que desde el primer título uno sabe más o menos lo que va a ver y se cumplen sus expectativas casi de forma matemática. Es decir, esperas un poquito de acción, aventura y sobretodo un humor bastante básico basado en los mamporros (casi siempre de la rata scrat o del perezoso Sid) y en los chistes malos y eso precisamente es o que encuentras ya sea en un escenario u otro (hielo en la primera, agua en la segunda y selva en la tercera).
En esta ocasión el leit motiv, el punto de partida argumental, es la formación de los continentes, algo de lo que, por supuesto, tiene gran parte de culpa el ansioso afán de scrat por su amada bellota; pero sucede que así como en las anteriores entregas uno se divierte bastante en esta nueva, no sé si es que sólo me pasó a mí, pero empieza a notarse una cierta reiteración en lo que vemos que termina por aburrirnos en algún momento…..¡¡¡Red alert!!! Esto es lo que no debería pasar en una película que ante todo pretende divertir y entretener y es un primer síntoma de que quizás la saga debería cerrarse ya.
"Ice Age 4. La formación de los continentes" (Steve Martino y Mike Thurmeier, 2012) "Ice Age 4. La formación de los continentes" (Steve Martino y Mike Thurmeier, 2012)
Viendo esta cuarta entrega de “Ice age” me preocuparon especialmente tres cosas:
Ya sabéis que la rata Scrat aparece de vez en cuando, al comienzo, entre medio de la película y al final, persiguiendo siempre su bellota y casi siempre sus apariciones se convierten en los momentos más divertidos y creativos que nos ofrecen los animadores. Pues bien, por primera vez desde que se inició la saga, me pareció que la cosa no era tan divertida y, lo que es peor, tampoco tan creativa como nos tenía acostumbrados.

En segundo lugar, algo si cabe más preocupante y es que el “reparto” de secundarios, que siempre ha sido un acierto, pasa en esta cuarta entrega a resultar un poco soso y eso que los guionistas parece como si hubieran querido ir más allá imitando al rey Lui  de “El libro de la selva” transformándolo en un pirata con una tripulación que más bien parece sacada por fea de la reciente “Rango”.
Por último y definitivamente el problema que me parece más grave es que la reiteración de escenas de “acción” termina cansando y provoca un cierto aburrimiento, que no es, desde luego, lo que pretenden conseguir.
"Ice Age 4. La formación de los continentes" (Steve Martino y Mike Thurmeier, 2012) "Ice Age 4. La formación de los continentes" (Steve Martino y Mike Thurmeier, 2012)
Por todo ello y aunque la película se deja ver y sirve para pasar el rato (especialmente a los niños), que es para lo que está pensada, lo cierto es que la fórmula parece agotada y o le dan un buen meneo argumental y creativo o mejor que cierren la saga  que, de haberlo hecho ya, hubiera quedado bastante redonda.
Igual os parece muy exagerado, pero yo diría que lo mejor de “Ice age 4” es el corto de “Los Simpsons” que ponen inmediatamente antes. Comparad una cosa con otra y veréis lo que es ser creativos y lo que es repetirse.