Según todas las informaciones, desde el año 2008 Clint Eastwood se había jubilado y vivía apaciblemente retirado del mundo del cine. Quizás jugando a petanca, o siguiendo obras municipales desde detrás de una valla, o apoyando la candidatura (fallida) de Mitt Romney a la Casa Blanca. Retirado, pero no dudó en acudir a la llamada de Robert Lorenz, amigo y socio productor, para acompañarlo en su debut como director.

Cuando su socio en la empresa Malpaso y antiguo asistente de realización durante más de dos décadas, el productor Robert Lorenz, le solicitó que le acompañara en su primera aventura en la dirección, «Trouble with the Curve», el actor Clint Eastwood, de 82 años, no dudó un instante. «Golpe de efecto» significa el regreso ante la cámara tras un retiro de cuatro años, desde la infravalorada joya «Gran Torino», para participar en su primera película como actor, sin dirigir, desde hace casi veinte años («En la línea de fuego» de Wolfgang Petersen, de 1993). En esta se narra el declive de un cazatalentos del mundo del béisbol que quiere demostrar que aún es válido y emprende un último viaje para tantear a una joven promesa en compañía de su hija, una brillante abogada.
En «Golpe de efecto» conoceremos a Gus Lobel, que ha sido uno de los mejores cazatalentos de béisbol durante décadas, pero, a pesar de sus esfuerzos por esconderlo, su edad empieza a pasarle factura. A pesar de esto, Gus, que puede decir cómo es un lanzamiento solo por el sonido del bate, se niega a quedarse en el banquillo en lo que podría ser el último trabajo de su carrera. Pero podría no tener elección. Los directivos de los Atlanta Braves empiezan a cuestionar sus opiniones, especialmente con el último fenómeno del país, un bateador que espera a que le convoquen. La única persona que podría ayudarle es también la única persona a la que Gus nunca pediría ayuda: su hija, Mickey, empleada de un importante bufete de abogados de Atlanta, cuyas ganas y ambición le han hecho ascender hasta convertirse en socia. Mickey nunca ha tenido mucho contacto con su padre, que no estaba preparado para ser padre soltero después de la muerte de su esposa. Incluso ahora, en los pocos momentos que pasan juntos, él se distrae fácilmente por lo que Mickey asume que es su primer amor: el juego. A pesar de su buen criterio y de las objeciones de Gus, Mickey acompaña a su padre en su último viaje a Carolina del Norte, poniendo en peligro su carrera para salvar la de su padre. Obligados a pasar tiempo juntos por primera vez en años, los dos descubren cosas nuevas del otro, revelándose historias de hace mucho tiempo sobre su pasado y presente que podrían cambiar su futuro.
Junto a Eastwood, en la que quizás sea su última aparición cinematográfica, el reparto cuenta con Amy Adams («The Fighter», «La duda») como la hija de Gus, Mickey; Justin Timberlake («La red social», «Con derecho a roce») en el papel de Johnny Flanagan, un cazatalentos rival que aspira a ser comentarista y conquistar a Mickey; John Goodman en el papel de viejo amigo y jefe de Gus, Pete Klein; Robert Patrick como el Director General de Atlanta Braves, Vince Freeman; Matthew Lillard como Phillip Snyder, el director adjunto de Braves; Scott Eastwood como Billy Clark, uno de los descubrimientos de Gus que ahora se encuentra en una mala racha; y el actor novel Joe Massingill interpretando a Bo Gentry, el joven bateador considerado como un fenómeno y como el joven con más futuro de las Grandes Ligas de Béisbol. Además, trabajan en la película Ed Lauter, Chelcie Ross, Ray Anthony Thomas, George Wyner, James Patrick Freetly, Bob Gunton y Jack Gilpin., entre otros. La película se estrena en nuestro país el próximo 23 de Noviembre. (wws.warnerbros.es/troublewiththecurve)

{youtube}8TiOr8ToLHg{/youtube}