Hace unos meses publicamos una noticia, una broma que corría por internet, sobre el singular parecido entre Nicholas Cage y una fotografía del siglo pasado que permitía teorificar que el actor norteamericano era un vampiro. No, un chupasangre no será, pero es todo un superviviente: sigue haciendo muchísimas películas cada año pese a que todas ellas, sin excepción, son un fracaso y un bodrio infumable.

Y todo parece señalar que «El Pacto» («Justice») del director australiano Roger Donaldson («La prueba», «Species», «Un pueblo llamado Dante’s Peak») con Nicholas Cage («Ghost Rider», «La búsqueda», «Leaving Las Vegas», «Kick-Ass», «Furia Ciega», «Bajo amenaza»…), en el papel de un humilde profesor de escuela que decide tomarse la justicia por su mano, sigue el mismo sendero, la misma carretera hacia el infierno de la historia del cine.
«El Pacto» es un thriller lleno de suspense y acción, con guión de Robert Tannen, que narra como Will Gerard, un profesor de Nueva Orleans, decide tomarse la justicia por su mano cuando su esposa es brutalmente asaltada. Para ello se ayuda de un misterioso tipo llamado Simon que le ofrece sus servicios a cambio de un pequeño favor que se cobrará en un futuro cercano…
Junto a Cage el reparto cuenta con Guy Pearce («Prometheus», «El discurso del Rey», «En tierra hostil», «Memento») como un solvente secundario que empieza a cometer el error de elegir malos papeles en películas malas, la bellísima y en ascenso January Jones (la serie de televisión «Mad Men», «Sin identidad», «X-Men: Primera generación»,…), Jennifer Carpenter, Harold Perrineau, Monica Acosta y Xander Berkeley, entre otros, para una película con pocas posibilidades de pasar por nuestra cartelera con algo más de gloria que de pena.
Y es que el sobrino de Francis Ford Coppola es, quizás, el actor más prolífico de Hollywood, pero la mayoría de ellas son mediocres,… y el resto infumables. No hace mucho decíamos lo mismo de «Bajo amenaza», una película de Joel Schumacher donde Cage tenía a Nicole Kidman como compañera de reparto, y no nos equivocábamos. Pero, pese a ello, Nicholas Cage es eterno y sigue haciendo decenas de películas cada año. Del actor que en los años ochenta se atrevió con «El beso del vampiro», «Hechizo de Luna», «Arizona Baby», «Corazón Salvaje» o «Birdy» ya no queda nada. Incomprensible.

{youtube}RQVA7Ipp_Ug{/youtube}