Tras nueve temporadas, docenas de casos tan aparentemente irresolubles como emocionantes, la cadena CBS ha decidido bajar la persiana de «CSI: New York» y mandar a Gary Sinise y su equipo de investigadores al paro. Se suma así a «CSI: Miami», que fue cancelada el año pasado, mientras que la pionera «CSI Las Vegas» aún aguanta, con catorce temporadas a sus espaldas.