Desde el inicio de la crisis sanitaria de la Covid-19 hemos dedicado muchos artículos a analizar el impacto que está teniendo la situación en la indústria audiovisual y nos hemos fijado tanto en la profunda debacle de las salas de cine como, a su vez, en la consolidación de las plataformas digitales como alternativa doméstica. Hoy nos ha llegado un nuevo capítulo de la situación de los cines con el anuncio del cierre de salas de Yelmo.

La cadena de cines Yelmo anunció ayer el cierre de las numerosas salas que tiene en España, más de 500 pantallas repartidas en 50 complejos. En algunos casos este cierre será solamente temporal, durante 15 días y con la excepción de las salas de Madrid y Las Palmas de Gran Canaria, pero muchos se temen que en algunos casos no vuelvan a levantar la persiana. Por su parte Cinesa ha puesto sus salas de cine a disposición de las autoridades sanitarias de las comunidades autónomas para gestionar las vacunaciones de forma segura.

Las restricciones por la nueva ola del Covid-19, los toques de queda que limitan el horario de exhibició, el paso de algunas películas a las plataformas digitales y la retirada de algunas de las películas previstas para las próximas semanas han complicado el negocio.

Llevamos meses viendo pasos firmes hacia un cambio de modelo, y aunque las declaraciones de las grandes productoras cinematográficas siempre insisten en que las plataformas de streaming no van a substituir a los cines y que estos seguirían siendo su primera prioridad, todo parece apuntar a que cuando la tormenta escampe no quedarán cines a los que ir a ver una película. Y no hay nada como una gran pantalla de cine con sonido envolvente surround.