Reseña de la película “Crash“, dirigida por Paul Haggis e interpretada entre otros por Sandra Bullock, Don Cheadle, Matt Dillon, Jennifer Espósito, William Fichtner y Brendan Fraser.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/crash.jpg” porque contiene errores.“Crash”

Imagen activa

Países: USA y Alemania.
Año: 2004.
Duración: 100 min.
Género: Drama.

Director: Paul Haggis
Interpretación: Sandra Bullock (Jean Cabot), Don Cheadle (Detective Graham Waters), Matt Dillon (Sargento Jack Ryan), Jennifer Esposito (Ria), William Fichtner (Jake Flanagan), Brendan Fraser (Fiscal del distrito Rick Cabot), Terrence Dashon Howard (Cameron Thayer), Thandie Newton (Christine Thayer), Chris “Ludacris” Bridges (Anthony), Ryan Phillippe (Hansen), Larenz Tate (Peter).
Guión: Paul Haggis y Bobby Moresco; basado en un argumento de Paul Haggis.
Producción: Cathy Schulman, Don Cheadle, Bob Yari, Mark R. Harris, Bobby Moresco y Paul Haggis.
Música: Mark Isham.
Fotografía: James Muro.
Montaje: Hughes Winborne.
Diseño de producción: Laurence Bennett.
Dirección artística: Brandee Dell´Aringa.
Vestuario: Linda M. Bass.
Estreno en USA: 6 Mayo 2005.
Estreno en España: 13 Enero 2006.

——————————————————————————–

Crash” es una de esas películas atípicas que entran a formar parte del “cine de culto” que cada cual atesora en su recuerdo. Ayer estuve viéndola en solitario por decisión propia ya que lo que había leído me hizo pensar que esta película debía ser vista así, rumiándola uno a solas y con tiempo para pensar una vez terminada la proyección. No me equivoque, a veces el cine debe ser una experiencia personal a compartir con uno mismo.

No había mucha gente en la sala, de hecho no llegábamos a 30 personas pese a ser una sala grande de un gran centro comercial. Eso quizás signifique que ha estado mal publicitada (que lo ha estado) o que los actores no tienen tirón actualmente (aunque el reparto quita el hipo con Don Cheadle, Matt Dillon, Jennifer Espósito, Thandie Newton, Brendan Fraser, Ryan Phillippe, Terrence Howard y Sandra Bullock….sí, ya sé que la Bullock en todo caso quita ganas de ir a una película), o que no se conoce al director (Paul Haggis, guionista de “Million dollar baby” y de la propia “Crash“) o que nadie ha indagado en los premios y posibilidades de cara a los óscars de este año que tiene esta película. No sé, el caso es que éramos muy pocos los que habíamos acudido al estreno en este cine. A veces yo lo prefiero y esta es una de esas ocasiones.

Efectivamente “Crash” no es una película de masas, aunque podría serlo porque es una buena película, una gran película. Lo que le sucede es que no es una película de alardes, no tiene primerísimas estrellas de cine en su reparto y no pretende ganar público sino ganar personas. Me explico, está más pensada para hacer pensar que para hacer disfrutar, sin que eso sea un inconveniente para que resulte pesada o aburrida, que para mí no lo es aunque entendería que a no todo el mundo le parezca igual. En algún sitio leí hace poco que es el “Gran cañón” del 2006. Por si no la habéis visto me refiero a la película de Lawrence Kasdan, en la que mediante una historia coral se retraban algunos de los problemas de la sociedad estadounidense de los 90´s. El parecido lo encuentro en que en este caso también es una historia coral y que también pretende concienciar aunque esta planteada de otra manera.

 

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/crash%201.jpg” porque contiene errores.

Cuando comienzas a ver “Crash” ya comienzas a intuir lo que te vas a encontrar. La película comienza con un juego de luces nocturnas de ciudad en la oscuridad, desenfocadas y una pausada música de Mark Isham que te envuelve, te concentra en la pantalla y te aisla….esa es la intención, concentrar tu atención, evadirte del mundo, meterte en tí mismo y de pronto susurran unas voces y comienza la película con una conversación entre Jennifer Espósito y Don Cheadle….no sabes de qué hablan, estás desorientado, eso te obliga a concentrar tu atención, a poner de tí y empiezas a atar cabos aunque cuando juntas esos cabos no es exactamente lo que esperas y alguno se te queda colgando y a la espera de ser atado.  Cuando crees saber por donde van a ir los tiros hay un salto atrás en la narración y comienzas a “entrar” en la película pero por otro recoveco completamente distinto de la historia, con otros personajes que aparentemente nada tienen  que ver, aunque eso sólo es lo que crees en ese momento. Me parece un gran recurso porque el entretenimiento no debería ser sólo el que consiste en ver imágenes y acción sin respiro, sino también el de utilizar nuestra mente para entender imágenes e ideas. Me encantan las películas que lo hacen porque viéndolas me siento apreciado por el director. Noto que me trata como a una persona adulta e inteligente y que sabe que podré desmadejar su enmarañado argumento o que sabré encontrar sentido a lo que me muestra e insinúa.

Ese es el truco de esta película. Te hipnotiza primero, te mete en tí mismo, te obliga a concentrarte y entonces te presenta una historia enmadejada que poco a poco los personajes van desmadejando, en la que  vas encontrando que todos tienen que ver unos con otros de alguna manera y esa suerte de suspense, de tener que descubrir esas relaciones hace que avances con interés a lo largo de todo el desarrollo. Al mismo tiempo te está presentando situaciones “comprometidas” que te hacen pensar en cómo es la vida hoy y lo hace de tal forma que comprendes que no hay blancos y negros (y no me refiero al color de la piel, aunque la película también habla de esto) sino a que normalmente las apariencias engañan y que nada ni nadie es ni muy bueno ni muy malo, sino que todos solemos tener un poquito de ambas cosas y que lo que parece una cosa termina siendo otra, que no hay que juzgar a los demás con precipitación y que hay que ser más comprensivos y contar con todos los datos.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/crash%202.jpg” porque contiene errores.

El accidente se convierte en una escusa, un leit motiv para entrelazar varias vidas cruzadas de las que vamos a conocer los entresijos (¡¡Qué gran punto de partida para una serie!!! y cómo recuerda este planteamiento a otras películas como “Vidas cruzadas” de Robert Altman o a la propia “Gran cañón” de Lawrence Kasdan). Lo curioso es que es de esas películas cuyo argumento se explica en dos frases. ¿Cómo le dices a un amigo de qué va esta película? Es que esa no es la cuestión realmente, lo que importa no es el argumento sino lo que está debajo de él y el cómo está contado. Su verdadero argumento son ideas que asaltan tu mente, problemas que sabemos que están ahí pero que no resulta fácil solucionar y que se mantienen latentes pese a que todos somos conscientes de ellos: la incomprensión, el racismo, la violencia sexual, la soledad, la corrupción, la insolidaridad, el orgullo….Lo impresionante en este caso es que el director y guionista, Paul Haggis, no habla de todo ello con estereotipos….No hay buenos ni malos en esta película. No hay paladines de los buenos sentimientos o las buenas acciones simplemente porque todos los personajes son personas con sus cosas buenas y sus cosas malas y todos las tienen, como nosotros. Eso me lleva a pensar que si hay problemas en nuestra sociedad o en la estadounidense no es porque haya “malvados” que se empeñan en que los haya sino porque quizás la esencia misma de la sociedad en la que vivimos provoca que haya esos problemas porque no estamos tan preparados como creemos para asumir las diferencias raciales, las diferencias sexuales o las meras diferencias entre las circunstancias de una persona u otra.

Ilustrando toda esta base ideológica de la película, en la que no hay negros y blancos sino grises me gustaría destacar la historia de Matt Dillon y Ryan Phillipe. Sin destripar nada de lo que ocurre os lanzo un aviso: nada ni nadie es lo que parece. Todos somos buenos y malos según las circunstancias y quizás la lección a aprender es que antes de juzgar a los demás deberíamos tener en cuenta como somos nosotros mismos.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/crash%203.jpg” porque contiene errores.

Ya digo que la película transcurre a un ritmo pausado, centrándose más en miradas, rostros y diálogos que en momentos de acción, pero no por ello resulta lenta o aburrida si sabéis encontrarle el punto al suspense que genera la forma en que el director nos va presentando los hechos. Entretiene porque te obliga a participar con tu cabeza a reconstruir situaciones a interpretar hechos y a sacar conclusiones y no sé a vosotros pero eso a mí me entretiene tanto como la película de acción más desenfrenada, o quizás más. En cualquier caso también tiene esta película varios momentos en los que sube la tensión en la sala que son memorables y que te hacen contener la respiración como el del cacheo, el de los coches incendiados o el del disparo (si veis la película sabréis a qué me refiero).

Los actores están magníficos, incluida Sandra Bullock, por la que tengo un odio irracional después de perlas como “Miss Agente especial” y películas similares. Probablemente el de esta película sea el reparto que mejor ha actuado este año. No es ninguna sorpresa que Matt Dillon sea un gran actor porque siempre lo ha sido y en esta ocasión está grandioso, pero sí me gustaría destacar al resto. Ninguno tiene demasiado metraje para lucirse, pero en el poco rato que salen están sensacionales. Me gustaría romper una lanza por Don Cheadle, que aunque no es el más brillante en esta ocasión, tiene ya un bagaje de películas como secundario monumental y el año pasado estuvo inmenso en “Hotel Rwanda“. Jennifer Esposito es un valor en alza. Brendan Fraser ya había demostrado en “Dioses y monstruos” o “El americano impasible” que había que contar con él como actor “serio”. Terrence Howard probablemente acabe siendo nominado al óscar este año por “Hustle and flow“. Pero sobretodo me gustaría que os fijárais en las actuaciones de Ryan Phillippe y Thandie Newton, actores que no son solo un bello rostro como alguien pensaría por alguna otra película o por no tener en cuenta el resto de su filmografía en el caso de Phillippe.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/crash%204.jpg” porque contiene errores.

Por buscarle algo malo a esta película quizás pueda ser que los problemas de los que habla están muy focalizados en Los Ángeles. En uno de las mejores frases de la película alguien dice “En cualquier ciudad auténtica, uno camina y resulta que roza o tropieza con la gente que pasa. En Los Ángeles nadie te toca” refiriéndose a lo lejos que están unos y otros. Puede ser que algunos de los problemas que retrata nos queden lejos, pero no todos. Otro “problema” pueda ser que el final resulta un poco desmayado y la película termina de pronto, casi inesperadamente, sin moralejas ni alharacas, pero creo que es a causa de una decisión meditada….la vida sigue y tú en tu butaca te quedas pensando, ensimismado en la pantalla mientras suena el “Maybe tomorrow” de Stereophonics (imponente por cierto mientras se ven las luces de fondo de la ciudad en la noche). Es decir, se le pueden buscar pegas, pero lo que es a mí me ha parecido redonda. Chapeau por Paul Haggis. Y el año que viene en el guión de “Flags of our fathers” de Clint Eastwood.