El regreso de los Coen, así como su colaboración actores como Brad Pitt o George Clooney se plasma es esta nueva película, Quemar después de leer, que Zangol reseña a continuación.

Título original: Burn After Reading
Guión: Ethan Coen
País: Estados Unidos
Duración: 95 min.
Género: Comedia negra
Reparto: Brad Pitt, George Clooney, Tilda Swinton, John Malkovich, Frances McDormand, J.K. Simmons, Richard Jenkins, David Rasche, David Huddleston, Matt Walton, Lenny Venito
Guión: Joel Coen, Ethan Coen
Distribuidora: Universal International Pictures
Productora: Working Title Films, Studio Canal, Relativity Media, Mike Zoss Productions
Cásting: Ellen Chenoweth
Dirección artística: David Swayze
Director de fotografía: Emmanuel Lubezki
Diseño de Producción: Jess Gonchor
Montaje: Ethan Coen, Joel Coen
Música: Carter Burwell
Productor: Eric Fellner, Ethan Coen, Joel Coen, Tim Bevan
Productor asociado: David Diliberto
Productor ejecutivo: Robert Graf
Vestuario: Mary Zophres
https://www.via-news.es/images/stories/puntuaciones/3.gif

A los Coen parece que les gusta alternar entre un cine digamos más “serio”, o quizás más “dramático”, que es el que les ha dado sus mejores títulos y hablo de “Sangre fácil”, “Muerte entre las flores”, “Fargo”, “El hombre que nunca estuvo allí” o “No es país para viejos” y otro cine más “cachondo” o quizás “cómico” con el que, por así decirlo, se toman un respiro y se “echan unas risas” mofándose de todo y hablo por ejemplo de “El gran salto”, “El gran Lebowski”, “O brother!”, “Crueldad intolerable”, “Ladykillers” y ahora esta “Quemar después de leer”.

Particularmente y creo que como yo a mucha gente nos gusta más su cine “dramático” más que nada porque películas como “El gran salto” o “O Brother” creo que pecan de un excesivo sentido paródico que las perjudica porque las vuelve excéntricas y un tanto excesivas, pero debo reconocer que de un tiempo a esta parte han logrado mejorar también su cine “cómico” consiguiendo un mayor equilibrio interno y yo diría que sobretodo “Crueldad intolerable” y la película que nos ocupa están a un buen nivel. Al menos, y aunque se nota que tanto los Coen como todo el reparto, se lo han pasado bien filmando (es algo que se nota literalmente en las actuaciones de George Clooney, Frances McDormand y sobretodo Brad Pitt), quiero vislumbrar una mayor coherencia interna, como si los dos hermanos, director y guionistas, llevaran mejor las riendas de lo que quieren lograr. No sé muy bien si me explico, son sensaciones que tengo viendo estas películas y que podéis o no compartir.

“Quemar después de leer” en concreto me parece que es una magnífica parodia del cine de espionaje y suspense, tamizado como siempre por un realismo “bobalicón” que es el confieren personajes como el de Brad Pitt o George Clooney, que no obstante, son exageraciones que no están tan lejos de personalidades reales. Lo que me parece brillante en esta ocasión es lo bien desarrollado que está el complejo embrollo que es el argumento, el primero original por cierto que escriben desde “El hombre que nunca estuvo allí”, porque está plagado de casualidades que son las que hacen avanzar la historia y le dan su “gracejo” al monumental lío que se monta.

Si hay algo que hacen bien los Coen en esta película es darle a la personalidad de sus personajes una finalidad argumental. Es decir, la forma de ser de cada uno de ellos es la que provoca cada acción y esa acción tiene a su vez unas consecuencias que van mucho más allá de lo esperado porque multiplican los efectos colaterales en el resto de personajes a modo de una sucesión de fichas de dominó que van cayendo una tras otra. Cada suceso tiene una consecuencia que modifica el devenir de los acontecimientos posteriores en unos personajes que solo conforme avanza la película vamos intuyendo que están relacionados por un fino hilo de casualidades. Descubrirlo es uno de los atractivos de esta película que convierte un mero hecho anecdótico en un tremendo lío que termina en los despachos de la CIA con alguna sorpresa inesperada de por medio.

Está claro que la película no ha de tomarse muy en serio, no en vano forma parte de la trilogía que ellos llaman “del idiota” y que está formada por las tres películas que han filmado con George Clooney y que completan “O Brother!” y “Crueldad intolerable” y eso mismo es lo que hacen los propios actores, seguramente aconsejados por director y guionista. Resulta especialmente divertido ver a Brad Pitt (Chad) en plan histriónico exagerando todos sus gestos para convertirse en un monitor de gimnasio con mentalidad de veinteañero, a Frances McDormand (Linda) obsesionándose con la cirugía plástica para encontrar una pareja que tiene a mano en Richard Jenkins (Ted, prototipo en este caso de todos aquellos enamorados de alguien que nunca les tendrá en cuenta) o a George Clooney (Harry) amante incurable que para tener contenta a su esposa construye el artilugio que construye (no lo cuento, hay que verlo jaja). Y no son los únicos porque Tilda Swinton y Jorhn Malkovich también están insuperables en sus papeles, pero sobretodo yo me quedaría con las escenas en las que interviene JK Simmons, porque en ese momento es cuando lo Coen consiguen desplegar todo su arsenal irónico y sarcástico. El final y todo lo que tiene que ver con la CIA es magnífico y recuerda al mejor Wilder.

En suma, una película peculiar, muy de los hermanos Coen y que no todo el mundo va a disfrutar igual. Su humor es muy particular y su propio planteamiento también lo es, pero quien la logre disfrutar le proporcionará un muy buen rato aunque sea intrascendente. Bajo mi punto de vista esta es una de esas películas “menores” que hacen grande una filmografía.