Reseña de la película King Kong, dirigida en 2005 por Peter Jackson e interpretada por Naomi Watts, Jack Black y Adrien Brody entre otros

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/king_kong.jpg” porque contiene errores.“King Kong”

Imagen activa

Dirección: Peter Jackson.
Países: Nueva Zelanda y USA.
Año: 2005.
Duración: 180 min.
Género: Acción, aventuras, drama.
Interpretación: Naomi Watts (Ann Darrow), Jack Black (Carl Denham), Adrien Brody (Jack Driscol), Thomas Kretschmann (Capitán Englehorn), Colin Hanks (Preston), Kyle Chandler (Bruce Baxter), Jamie Bell (Jimmy), Evan Parke (Hayes), Andy Serkis (King Kong/Lumpy, el cocinero).
Guión: Fran Walsh, Philippa Boyens y Peter Jackson; basado en el guión original de Merian C. Cooper y Edgar Wallace.
Producción: Jan Blenkin, Carolynne Cunningham, Fran Walsh y Peter Jackson.
Música: James Newton Howard.
Fotografía: Andrew Lesnie.
Montaje: Jamie Selkirk.

——————————————————————————–

Si hay alguien que haya visto la saga de “El señor de los anillos” que no esperara este “King Kong” con absoluta impaciencia es que no tiene sangre en las venas o que le gusta esto del cine más bien poquito. Peter Jackson se ganó con la saga de Tolkien un reconocimiento más que merecido y hoy por hoy es, sin duda, uno de los grandes directores de la actualidad, por lo que cualquier proyecto que realice ha de esperarse con las máximas ilusiones. Por su puesto esta misma razón hace que las probabilidades de una desilusión crezcan exponencialmente. es decir, si esperas ver una obra maestra como lo es “El señor de los anillos” pues probablemente quedes defraudado porque las obras maestras no se hacen como rosquillas. Y llegados a este punto estaréis pensando que “King Kong” me ha decepcionado y como no se trata exactamente de eso continúo mi explicación.

Las sensaciones que a mí me dejó la película ayer a la salida del cine fueron buenas con peros. El más grave el relativo a la falta de equilibrio, o llamémosle mejor “exceso”, sobretodo en su fase intermedia. Luego me explico al respecto porque antes quiero daros mi impresión con un ejemplo.

Peter Jackson con su señor de los anillos es un poco para nuestros días como lo fue el George Lucas de Star Wars o el Steven Spielberg de Indiana Jones y eso me ha hecho pensar en una comparación que quizás convenza. Este “King Kong” para Jackson es como “Hook” fue para Spielberg. Es decir, cada una de ellas ha sido para uno y otro una aventura clásica que les ha influido muy personalmente, que ha formado parte de sus infancias, una historia que han querido contar a su manera, que pretendían plasmar en una película. Y en los dos casos hay mucho de sí mismos en ellas, hay mucho de juego personal, de homenaje y autoparodia. Es como si hubieran querido disfrutar filmando algo que es parte de ellos y con lo que realmente se divierten. Es como si juguetearan haciendo cine y es algo que tiene mucho sentido porque en el caso de Peter Jackson por muchos logros que consiguiera con “El señor de los anillos“, el rodaje fue tremendamente difícil y necesitaba “oxigenarse”.

Pero esto que es una ventaja, porque uno lo filma con toda su alma, puede llegar a ser un terrible inconveniente y es lo que me parece que pasó en su día con “Hook” y que ha pasado ahora con “King Kong“. Están bien realizadas, son entretenidas, tienen todo lujo de decorados, efectos y recursos; pero algo cojea en ellas. En la película de Spielberg cojeaba el guión y la sobrecarga de elementos prescindibles en la historia y en esta película cojea la pretensión de Jackson de lograr el no va más. No va más en efectos especiales, no va más en aventura, no va más en autoparodia….Ha querido hacer el no va más de los “King Kong” y se ha pasao, se ha excedido, ha lanzao la jabalina más lejos que nadie, pero los jueces le han anulao el tiro porque ha pisao la raya. No sé si me explico.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/king_kong%201.jpg” porque contiene errores.

Y claro, podréis decirme que cómo digo estas cosas, que la película está muy bien, que las tres horas se te pasan voladas, que es muy entretenida, que hay escenas maravillosas…..Y yo no es que esté diciendo que la película no me haya gustado o que no tenga virtudes muy evidentes. Es tan sólo que sabemos que Jackson podía haberla hecho todavía mejor, aunque para muchos esta llegue a ser la mejor versión de King Kong que se haya hecho nunca. En cualquier caso voy a desmenuzarla un poco más porque también quiero destacar sus cosas buenas.

Algo muy positivo que me parece que han querido acometer Peter Jackson, su mujer Fran Walsh y su amiga Phillipa Boyens desde el guión es no dejar la película en una mera aventurita de acción. Se han incorporado en ella numerosos guiños autoparódicos, reflexiones sobre el cine y apuntes sobre las relaciones humanas.

A estas alturas creo que a nadie escapa que la relación entre Kong y Ann Darrow tiene claros paralelismos con la bella y la bestia y es una metáfora sobre las relaciones entre hombres y mujeres porque esta historia no sólo habla de un mono grande, que nadie se engañe, sino de sentimientos ¿Qué es lo que nos hace amar, querer, sentirnos atraídos, respetar a alguien? A ese respecto dejo una pregunta en el aire: Yo no creo que Ann Darrow ame a Kong (nadie lo cree, espero), a quien ama es a Jack Driscoll, pero ¿qué es más grande y más poderoso el cariño y respeto que siente por el primero o el amor que siente por el segundo? En cambio Kong ama a Ann Darrow…en definitiva es la típica historia que todos conocemos bien del amor no correspondido, del amor imposible. Y la conocemos bien porque todos hemos pasado por ella, porque es universal y como tal esta historia nos llega a todos. Aquí es donde tenemos el primer punto a favor de la película. Jackson, desmedido o no, equilibrado o no a lo largo de la película (que eso lo dejo a vuestro criterio) lo que hace de maravilla es trasladar sentimientos al espectador. Si Kong fuera un mono de verdad diríamos que Jackson es el mejor director de monos de la historia porque logra trasmitir lo que muy pocos actores consiguen (es un tanto a favor del equipo Weta de efectos especiales y de Andy Serkis, que no sólo hizo de Gollum,  sino que ahora ha prestado sus movimientos para King Kong y encima hace de cocinero) y por su puesto Naomi Watts está fantástica y eso que su papel cuando queda en manos de Kong era muy complicado, pero lo salva con creces a base de miradas que te penetran hasta muy adentro, que comunican muchas cosas sin decir ni una sola palabra. Este Kong, tiene mucho de sentimental, de romántico, de platónico y por eso pueden quedar para la posteridad escenas como las de Kong y Ann mirando el horizonte o de ambos deslizándose por el hielo en mitad del parque neoyorquino.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/king_kong%202.jpg” porque contiene errores.

En este aspecto si hay algo que quiero hacer constar que separa muy mucho esta versión de la anterior de John Guillermin con Jeff Bridges y Jessica Lange y es que en aquella se potenció mucho más el aspecto erótico ya que Jessica Lange se paseaba en las manos de Kong con sus ropas echas trizas y poseía una fuerza carnal mucho más evidente de la que Jackson le pide a Naomi Watts, simplemente porque creo que ese tratamiento de la historia no le ha interesado (y para mi gusto con muy buen juicio).

Otro aspecto distintivo de esta versión de “King Kong” que le separa de la versión de Guillermin y le acerca a la de Merian C. Cooper y Ernest B. Soedshack de 1933 es que apuesta más por el tono de aventura y acción que por el de misterio o terror, aunque es un componente que no elude. En realidad, Peter Jackson no renuncia a nada, se le ve el plumero, ha querido hacer una versión definitiva de King Kong que tenga todo, pero por eso mismo quizás el “potaje” se le ha pasao y en este específico punto es evidente porque tras esa magnífica, tensa, inquietante llegada a la isla en la que la película adopta formas de suspense y terror, de pronto el director parece perder el interés por esa línea argumental y se lanza ” a toda velocidad” por la montaña rusa de la acción. Seamos sinceros, todo lo que acontece en la isla desde que Kong se lleva a Anna hasta que el gorila es atrapado está hecho de cara a la galería y puede ser una “pasada”, pero también es excesivo, es poco creíble, riza demasiado el rizo…No te lo puedes tomar muy en serio, sales de la dimensión del arte y entras en la barraca de feria, en la atracción, en el espectáculo del más difícil todavía y bueno, eso también es el cine, pero Jackson ¡¡¡¡se ha pasaooooo!!!! La escena de los dinosaurios huyendo por el desfiladero, la de Kong luchando contra los Tiranosaurios Rex o de los bichos en la ciénaga son el no va más y dejan los parques jurásicos a la altura del barro a nivel de espectacularidad, pero también sobran un poco. Para mi gusto hubiera sido mejor menos traca de efectos y más suspense o más terror. Sin embargo la parte en que Kong está en Nueva York, sí me parece muy ajustada y la escena final en el Empire State building me parece antológica y muy bien desarrollada. Ahí es donde sí encuentro a Jackson que yo espero tras “El señor de los anillos“. Magnífico, imponente, emocionante. Lo es en varias escenas diseminadas a lo largo de toda la película como por ejemplo en esa toma del barco saliendo de Nueva York en la que la cámara da un giro alrededor…..visualmente es brutal.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/king_kong%203.jpg” porque contiene errores.

Y para acabar la reseña me gustaría destacar un aspecto que sí me ha gustado mucho de esta película y que es un tanto a favor del equipo de guionistas y de su sentido del humor, que me hacen pensar que no sólo son grandes cineastas, sino grandes personas…..lo supe también al ver los documentales de “El señor de los anillos“, de los que algún día os hablaré. El caso es que hay multitud de guiños a la labor de los cineastas y al mundo del cine, hay una profunda reflexión sobre ello. Fijaros que Carl Denham es en realidad una parodia del mismísimo Peter Jackson y creo que su mujer, Fran Walsh, tiene mucho que ver en ello. Eso me gusta, me parece sano, me da la sensación de que Peter Jackson es un tipo duro y muy exigente como director (si no lo sabéis echó al mismísimo Howard Shore porque no conseguía la banda sonora que él quería y contrató a James Newton Howard) , pero que sabe aceptar las críticas de la gente próxima a él y no le importa reírse de sí mismo. La película está plagada de momentos autoparódicos: como el director está dispuesto a todo para hacer su película y conseguir fama, como no le importa que caigan sus operadores y justifica el seguir rodando con la escusa de hacerlo por ellos, como “encarcela” literalmente a su guionista para tenerlo siempre a su disposición (¡¡¡¡vaya pullita de guión le mandan Fran Walsh y Philippa Boyens al bueno de Peter Jackson)….y por todo esto creo que todo el equipo que se dejó la sangre durante cinco o seis años para hacer “El señor de los anillos” creo que habrán disfrutado mucho con esos guiños….quizás sean en homenaje a ellos.