Reseña de la película musical “Chicago”, dirigida en 2002 por Rob Marshal e interpretada entre otros por Catherine Zeta-Jones, Renée Zellweger y Richard Gere.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/chicago0.jpg” porque contiene errores. “Chicago”
Imagen activa

Dirección: Rob Marshall.
País: EEUU
Año: 2002.
Duración: 113 min.
Interpretación: Catherine Zeta-Jones (Velma Kelly), Renée Zellweger (Roxie Hart), Richard Gere (Billy Flynn), John C. Reilly (Amos Hart), Queen Latifah (Matron ´Mama´ Morton), Christine Baranski (Mary Sunshine), Dominic West (Fred Casely), Lucy Liu (Kitty), Deirdre Goodwin (June), Denise Faye (Annie).
Guión: Bill Condon; basado en la obra de Maurine Dallas Watkins y en el musical de Fred Ebb y Bob Fosse.
Producción: Marty Richards y Harvey Weinstein.
Música: Danny Elfman.
Fotografía: Dion Beebe.
Montaje: Martin Walsh

El musical tiene un grave problema porque, de entrada, no es un género que saboree con el mismo paladar cualquier tipo de público. No a todos nos gusta que la narración se detenga en el momento más inesperado para que, desafiando, la realidad misma, los personajes se pongan a cantar. Quizás sea porque nos chirría semejante desajuste con lo real o porque la música parece más adecuada para un escenario ya sea como concierto, musical o en forma de ópera o zarzuela o, si es en una pantalla plana, como videoclip o quizás sea porque es condición sine qua non de este género que el espectador acepte unas normas muy precisas y uno no siempre está dispuesto a asumir esa complicidad.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/chicago1.jpg” porque contiene errores.Sea cual sea el caso, guste o no el musical sí que hay algo objetivo que podemos adelantar ya y es que “Chicago” es uno de los grandes. Lo es la versión que Bob Fosse estrenó en Broadway en 1975 (Según me cuentan , porque no he tenido el placer de verla, es magnífica) y lo es esta adaptación cinematográfica que ha hecho Rob Marshall (para más señas especialista en la dirección y coreografía de importantes musicales  como “Damn Yankees“, “Chess“, el propio “Chicago” y la versión televisiva de “Annie“). De lo que no cabe ninguna duda es que “Chicago” la ha dirigido la persona idónea, el perfecto sucesor de Bob Fosse y probablemente éste se sentiría muy orgulloso del resultado.

El proyecto de esta película fue una idea inicial de Bob Fosse, pero el director de “All that jazz” y “Cabaret” no pudo ver cumplido su sueño y se dió carpetazo a la película hasta que Harvey Weinstein, de Miramax, compró los derechos en 1994. El espaldarazo definitivo para ver las posibilidades vino al comprobar el año pasado gracias a “Moulin Rouge” que el musical no era un género muerto y la elección de Rob Marshall para la dirección fue un acierto después de barajar otros nombres que probablemente no habrían dado tan buenos resultados (Entre los directores se había pensado en Milos Forman y entre las actrices en Madonna ¡¡¡Por Diooos!!). Digo esto porque el director ha sabido transformar a la perfección el musical de Broadway en una obra cinematográfica gracias a una espectacular puesta en escena, a un guión estudiado al milímetro y en el que se integran perfectamente la narración y la música, al montaje y a una brillante idea que es suya: convertir los números musicales en imaginación de la protagonista, Roxie.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/chicago2.jpg” porque contiene errores.A parte de los números musicales y de la música en sí (de lo que luego hablo), que eran una auténtica garantía porque han sido aplaudidos por miles y miles de personas en los escenarios previamente; Rob Marshall ha contado con un equipo técnico y artístico de primera magnitud y eso se observa en cada plano y cada escena en lo que se ve dentro de la pantalla y en cómo evoluciona la narración (¡¡¡Fantástico montaje, por cierto!!!). Además el trío de protagonistas ( y no sólo ellos, también los secundarios) deja literalmente boquiabierto a quien no se lo espera: Renèe Zellwegger, Catherine Zeta-Jones y Richard Gere están estupendos y, francamente, ni de lejos podía esperar que cumplieran tan bien en un musical. De hecho y en particular ellas dos están sensacionales y devoran la atención de la pantalla cada vez que aparecen (El número que comparten al final me dejó completamente K.O. os lo prometo).

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/chicago3.jpg” porque contiene errores.Respecto a los números musicales, que son el condimento esencial de la función, sólo deciros que hay varios antológicos. Yo destacaría “All that jazz” (el comienzo) que supone la presentación de la historia y hace gala de un prodigioso montaje paralelo; “Cell block Tango” (cuando las reclusas cuentan porque están condenadas) que es una maravilla de iluminación, coreografía y montaje ; “We both reached for the gun” (o el de las marionetas, para que nos entendamos: Mi preferido, llevo días que ronda la musiquilla y las imágenes por mi cabeza. Si no te da un subidón de ánimo tienes un grave problema); “Roxie“, en el que Renèe Zellwegger está más glamourosa que la mismísima Marilyn y ese “Hot honey rag” del final con Catherine Zeta Jones y Renèe Zellwegger dejando sin habla al personal (Por cierto, magnífico empleo de la cámara de Rob Marshall para dar espacialidad y sensación de ritmo al momento: eso es un director que domina lo que tiene entre manos). Y hay más, mucho más. Podemos discutir que hay algún altibajo, porque es francamente difícil mantener el mismo nivel en todo el metraje y porque de hecho algún número sirve de contrapunto para aliviar ritmo y dar respiro a la narración; pero es indudable que es un musical grandioso y supone una evolución respecto a aquellos musicales multipremiados también en los óscars ya hace unas décadas como “My fair lady“, “Oliver“, “Un americano en París” o “West side story“.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/chicago4.jpg” porque contiene errores.Por otra parte ha tenido una magnífica recepción del público en los EEUU y la está teniendo ahora en Europa y la crítica también se ha rendido. De momento ha ganado el premio a mejor película de la Asociación de Críticos Online de Nueva York, de la Asociación de Dallas, de la Asociación de críticos Broadcast Film, de la Asociación de Productores y de la de actores y también el premio a mejor musical o comedia en los Globos de oro. No quiero dar pistas de cara a la porra de los óscars, pero esta película huele a dorado ¿Verdad tío Óscar?

En fin ¿se nota mucho que me encantó o tengo que poner algún adjetivo más para convenceros?