Primeras impresiones nada más salir del cine de la última película de Michael Mann, Colin Farrel y Jamie Foxx.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/corrupcion_en_miami.jpg” porque contiene errores. “Corrupción en Miami”

 

Imagen activa

Título Original: Miami Vice
Año: 2006
Duración: 122 min.
País: Estados Unidos
Director: Michael Mann
Guión: Michael Mann (Personajes: Anthony Yerkovich)
Música: Organized Noize, Klaus Badelt, Mark Batson, John Murphy
Fotografía: Dion Beebe
Reparto: Colin Farrell, Jamie Foxx, Gong Li, Naomie Harris, Luis Tosar, Justin Theroux
Productora: Universal Pictures presenta una producción Forward Pass

 

Debo reconocerlo, me duele decirlo, pero es la verdad, entiendo perfectamente por qué esta película no ha sido un éxito y en apenas dos semanas se ha descalabrao en la taquilla y entiendo por qué a mucha gente no le gusta y la razón es muy simple….no funciona.

Vaya por delante que iba a cine predispuesto que me gustara porque Michael Mann es un director por el que siento auténtica veneración, por “culpa” de “El último mohicano“, “El dilema“, “Collateral” y sobretodo “Heat“, una película que me dejó completamente K. O. y que me parece magnífica; sin embargo esta vez no me ha convencido y como me pasó con “Ali” creo que el director se ha perdido en sí mismo.

Francamente, no creo que a esta película hubiera que ir con la intención de recuperar la vieja serie de los 80´s, cuya primera temporada, por cierto vi hace poco y poco tiene que ver. Más bien y esto lo sé por cosas que ha dicho el propio Mann, es una reformulación de la esencia de la serie adaptada a nuestros días (hoy en día no tendría sentido ni repetir estética, ni planteamiento). En este sentido la película arranca muy fuerte y Mann deja sus señas de identidad desde el mismísimo comienzo jugando bien sus bazas, pero después, quizás por falta de un guión realmente a la altura se pierde en sí mismo, en sus inquietudes expresivas y termina repitiéndose y alargándose durante dos horas que podían haber sido, visto lo visto, media hora menos.

La característica esencial de Michael Mann es que sabe crear atmósferas (magnífico si es el momento en que Crocket y Rico viajan a la frontera entre Paraguay, Brasil y Argentina, donde se palpa la tensión de la sutuación) y que aprovecha muy bien imagen y sonido para conseguir efectos expresivos y transmitir sensaciones, sin embargo eso no lo puede ser todo en una película o, al menos, no puede ser su principal razón de ser porque el guión, el argumento terminan pesando y mucho y más en una película policiaca.

Pero no creo que sea este su fallo más grave. A mi parecer el verdadero problema de esta película radica en un aspecto muy concreto: que los actores no están a la altura (salvo Jamie Foxx). Esa era la baza que sí tenía la serie. Había episodios más  flojos, pero los personajes te atrapaban y en esta ocasión sólo el personaje de Jamie Foxx consigue apoderarse de tu interés, quizás porque es el mejor actor que hay en la película.

Y lo malo es que Michael Mann sí había acertado con el clima de la película, sí que me había enganchado al principio, pero lo cierto es que poco a poco el interés se va disolviendo y uno sale con una sensación  de cierta desilusión.

No es que sea una mala película, o al menos a mí no me lo parece, pero sí es cierto que no es ni la sombra de lo que Michael Mann podía haber hecho y esperábamos que hiciera.