Una frase en «Barcelona TM» resume su complejo (y completo) contenido: «Había una vez una princesa que nació entre dos ríos, dos montañas y el mar…«. Pese a las críticas, las quejas, el análisis pesimista o la visión más tétrica y oscura de Barcelona los treinta y tres autores demuestran su cariño y amor incondicional por esta ciudad.

image1El epílogo del álbum «Barcelona TM» cuenta que, en la ciudad de Barcelona cada miércoles a la hora de comer, se produce un extraño fenómeno de conjunción de talento e ideas descabelladas. Es un encuentro de dibujantes, ilustradores, guionistas, un grupo de amigos y conocidos del mundo del cómic. Demasiada materia gris junta en pocos metros cuadrados como para que no surja alguna idea luminosa.
El resultado del encuentro periódico es esta compilación de historias fantásticas, costumbristas, denuncia, terror, romance, postapocalípticas, crítica social, de ciencia-ficción,… incluso autobiográficas. La costumbre iniciada hace una década por Roger Ibáñez, Al García y Raule, a la que se fueron sumando amigos y colegas de profesión a lo largo de los años, desembocó en un acuerdo común, un «tebeo de todos» donde expresarse con libertad, lejos de imposiciones y cribas editoriales que se presentó a Norma Cómics aprovechando el incomparable marco de un Saló del Còmic. Era un proyecto colectivo con dos únicas normas, en su extensión y en su ambientación: historias cortas en Barcelona, la ciudad de sus odios y amores. Y así se publicó «Barcelona TM», con los papeles y las tintas de Norma Editorial en una iniciativa sin precedentes para esta editorial catalana: total libertad creativa, sin injerencias, a un grupo de autores para que dieran forma a sus historias con el nexo común de la ciudad de Barcelona. Una obra coral, con un trasfondo claramente trasgresor, apolítico y apocalíptico.

La portada, con una turista norteamericana fotografiando una callejuela bajo la sombra de una palmera, es de Enrique Corominas y entre los 33 autores encontramos a un buen montón de profesionales de prestigio y otros, con menor recorrido pero con un brillante futuro por delante, en camino de convertirse en lo mismo. Una equilibrada mezcolanza de autores consagrados y noveles: Albert García, Xevi Benítez, Silvia Ortega, Sergi Álvarez, Nacho Fernández, Martín Pardo, Francis Portela, Josep Homs, Susy Broullón, Raule, Víctor Ibáñez, Toni Fejzula, Allan Rabelo, Giovanni, José Mª Martín Saurí, Perditah, Damián, Pepe Larraz, Santi Navarro, Óscar Doménech, Ernest Sala, Enrique Fernández, Rakel Archer, Mai Egurza, Sagar Forniés, Jordi Pastor, Enrique Corominas, David Morancho, Roger Ibañez, Juan M. Sanmiguel, Jordi Lafebre, Marcos Prior y Claudio Stassi. No están todos los que son pero son todos los que están y los que están son representativos de esos «miércoles frikis» que son la semilla del álbum.

Las veintisiete historias de «Barcelona TM» son:

– «Un tráiler de Silvia», de Jordi Pastor y Sagar Forniés, con el casting de una chica para entrar en el mundo del porno.
– «My favorite things», de Jordi Lafebre y Roger Ibañez, con las elucubraciones existenciales de dos amigos barceloneses.
– «El barrio antiguo», de Giovanni y Allan Rabelo, lamenta como el nuevo urbanismo de revista ha devorado a la vieja ciudad de antaño, la de nuestros abuelos.
– «Marc Mistery», de Enrique Corominas y Martín Pardo, nos ofrece un relato de género negro con sorpresa final.
– «Vértigo», de Damián y Perditah, donde su particular «Waterworld» ilustra el viaje interior de una mujer desolada por la pérdida.
– «Amores de rellano», de Raule y Josep Homs, o como dentro de cada uno de nosotros hay un pequeño héroe con suerte. Y que todo tiene un precio.
– «Todos iguales», de Sergi Álvarez y Silvia Ortega, que ilustra con trazo de cómic infantil la competencia entre palomas y cotorras en las plazas de la ciudad.
– «El Negre de la Riba», de Jordi Pastor, escoge la marinera Barceloneta para ubicar la anécdota del abuelo contada al nieto sobre un legendario mascaron de proa de la Barceloneta.
– «Bestiario», de Rakel Archer y Ernest Sala, convierten la ciudad en el campo de batalla de monstruos y robots gigantes al más puro estilo manga.
– «Guía para italianos que quieren mudarse a Barcelona», de Claudio Stassi, constatación que el segundo grupo más numeroso de inmigrantes en la Ciudad Condal no son ni los chinos, ni los ecuatorianos, ni los marroquíes, ni los argentinos. Los italianos son el colectivo extranjero más numeroso de la ciudad. Tan cercanos y parecidos pero tan extraños y desconocidos en ocasiones.
– «Amores extraños», de Raule y Víctor Ibáñez, nos presenta tres misteriosas mujeres con poderes ocultos. Un esbozo de algo que podría ofrecer mucho más…
– «Placer tras el rencor», de Albert García y Xevi Benítez, que nos narra un tenso viaje en el típico taxi amarillo y negro de Barcelona. Con venganza incluida.
– «La Ciudad Condal grita», de Marcos Prior, critica sin piedad la ciudad de los alcaldes porciolesianos de diseño. Un gancho de derecha directo al mentón.
– «Al final del túnel», de Juan M. Sanmiguel, donde los túneles del metro conducen al apocalipsis.
– «Enricco», de Giovanni y Toni Fejzula, con una durísima visión de la vida del inmigrante en la Ciudad Condal.
– «Arte efímero», de Damián y Enrique Fernández, con el gaudiniano Parc Güell como patio de juego (y de sueños) de los más pequeños
– «Viejo», de Santi Navarro y Óscar Doménech, es la historia póstuma del primero y algo ajena al hilo común del resto de trabajos con la ciudad de Barcelona.
– «Barcellona Pozzo di Gotto», de Giovanni y Sagar Fornies, que nos recuerda que la nuestra no es la única Barcelona en el planeta. 54 Barcelonas, cuentan los que saben de ello.
– «Resistance», de Rakel Archer y Mai Egurza, nos pasea por espacios singulares del barrio de Gracia con nostalgia.
– «Mira l’ou com balla!», de Corominas y David Morancho, donde el diablo desvela el secreto del huevo bailarín que seduce a turistas y niños.
– «Una noche reveladora», de Raule y Francis Portela, nos recuerda con mucho sentido del humor que es muy difícil confesar secretos ocultos.
– «Khalid», de Damián y Pepe Larraz, revisan de forma crítica la vida de los jóvenes inmigrantes marroquíes que trapichean, vandalizan y vagabundean por las calles.
– «Ne me quittes pas», de Jordi Lafebre, me ha dejado una frase grabada con fuego: «Había una vez una princesa que nació entre dos ríos, dos montañas y el mar…». Una declaración de amor que suscribo como mía.
– «Buenos días, Barcelona», de Damián y José Mª Martín Saurí, nos desvela (y recuerda) la belleza oculta en el cementerio de Montjuïc.
– «Vanita vanitatis», de Sergio Álvarez y Nacho Fernández, solamente elige a Barcelona como mero telón de fondo de una historia corta conspiranoica-paranoica con sociedades ocultas y cultos milenarios.
– «Año cero», de Raule y Susy Broullón, bebe de «Número 9», «Akira» o «El Señor de las Moscas» para trasladarnos a una Barcelona post-apocalíptica habitada sólo por niños. Y nos dejan con la miel en los labios…
– «Comercio exterior», de Rakel Archer y Enrique Fernández, cierran el libro con una historia que mezcla alienígenas, mercaderes y turistas con mucho humor. Un epílogo que resume lo visto en una sola fotografía: el sombrero mejicano.

Las comidas de los miércoles que hemos mencionado al principio son solamente uno de los nexos de unión que enlazan a los treinta y tres de «Barcelona TM». La Escuela de Cómic Joso, de la que la mayoría son ex-alumnos y profesores, es otro de los factores clave de la génesis del proyecto. Y el tercero, evidentemente, es su lugar de residencia (que no de procedencia): la ciudad de Barcelona o su inmediata área metropolitana.
El skyline de Barcelona es un icono internacional. Escenarios con Gaudí omnipresente, en la Sagrada Familia, en el Parc Güell o en la Pedrera,… La Torre Agbar, el modernista Hospital de Sant Pau, la estatua de Colón y las torres de la Vila Olímpica también dan mucho juego.  el Tibidabo o Santa María del Mar, o rincones anónimos aunque reales de la ciudad, en las estaciones de metro. Como habitante y apasionado defensor de esta maravillosa ciudad catalana me entusiasmo buscando los detalles, los lugares conocidos, las calles y las casas que los dibujantes han reflejado en sus historias.
¿Cuál es el tema concurrente de «Barcelona TM»? El futuro apocalíptico que aguarda a Barcelona, el final del camino que la ciudad está recorriendo en estos momentos. En realidad toda la obra es un atractivo estudio antropológico que, con una falta total de complejos a la hora de ensayar fórmulas, que pasa de la fantasía de «Bestiario» al realismo social de «Khalid», cruzando por varias historias autobiográficas como la búsqueda de un piso en condiciones por parte de Claudio Stassi, los recuerdos infantiles de Jordi Pastor con el Negre de la Riba de la Barceloneta o L’ou com balla en la Catedral en la historia de Corominas y David Morancho. En los argumentos se alterna el tono más nostálgico y emocional con el buenrollismo, la crítica social y la ingenua broma adolescente. Y todo, bajo la sombra de la Ciudad Condal. Las historias cortas permiten abordar cualquier temática de forma inmediata, y son un gran laboratorio donde dar rienda suelta a la experimentación. Rindiendo tributo y honores a su ciudad, pero también criticando con dureza la complacencia en la que ha caído o el incipiente racismo que invade a su población. Una urbe contradictoria, que muestra sus encantos y belleza a los turistas pero esconde sus sombras y sus problemas para uso y disfrute del residente. Una ciudad que aún no ha sabido encajar la inmigración en su estructura, que se enriquece con el mestizaje y la mezcla cultural pero que se resiente ante el empuje de los recién llegados.

El TM del título significa Trade Mark, una palabra inglesa que significa «marca registrada». El motivo de introducir este concepto en el título del álbum es que, según los autores de la obra, Barcelona se ha convertido en una marca. Es algo que los políticos han aprovechado para vender la ciudad por el mundo, que la hacen tangible y reconocida. Barcelona vende. Ya no como ciudad, ya no como marca, sino incluso título. ¿Es «Barcelona TM» un producto comercial? ¿Aprovecha Norma Editorial la inquietud y el talento de treinta y tres artistas para convertir su idealismo en mero mercantilismo que aprovecha la moda reciente de las antologías de relatos cortos que se agrupan alrededor de un motivo común? No importa. «Barcelona TM» juega bien sus cartas, y se convierte en un producto que no es exclusivo para el consumidor de cómic sino que es adecuado para un público mucho más amplio. El mismo Ayuntamiento de Barcelona, por ejemplo, no dudó en publicitarlo. Creadores, editores y lectores están satisfechos con el producto final. ¿Es necesario buscar motivaciones ocultas o teorificar que hay detrás de un cómic tan bien hecho y tan bien vendido?
En Europa es habitual diferenciar las ciudades de un país en función de sus principales características, y España no escapa de esta tendencia que coloca a Madrid como la ciudad gobernante, a Bilbao como la ciudad de la industria, a Sevilla como ciudad de la fiesta y la alegría y a Barcelona como la cuna de la cultura. Cultura moderna, alternativa, desenfadada, que ha superado los corsés, que ha dejado atrás las normas de la tradición. Esta costumbre de convertir las ciudades en marcas, que también se repite en Francia, Inglaterra, Escocia, Alemania o Italia, es un sistema de clasificación gratuito basado en datos incompletos, percepciones, tópicos, costumbres, sensaciones e incluso en rumores. Toda ciudad es un microcosmos en miniatura que auna, en menor o mayor medida, todos los fenómenos representativos de los lugares de reunión de colectividades, áreas urbanas con alta densidad de población, sean aldeas, pueblos o ciudades. Otorgar una marca a una ciudad es una mentira, un engaño, que eleva ciertas cualidades para discriminar otras, menos comerciales, que quedan escondidas e ignoradas.

Entre prólogos, del filólogo y experto en juegos con el lenguaje Màrius Serra, y epílogos el álbum también dedica un espacio a la memoria de los ausentes. «Barcelona TM» está dedicado por sus autores para uno de sus compañeros de viaje, el guionista Santiago Navarro fallecido en el año 2009 a causa de un cáncer. «Viejo» es su última historia.

Barcelona es una ciudad privilegiada, con un emplazamiento ideal, un clima benigno, una historia rica y plena, cuna de comercio y multiculturalidad desde los tiempos antiguos, urbe de artistas y creadores, ciudad de acogida y segundo hogar para muchos viajeros, emigrantes e inquietos. La ciudad tiene magia. Diversa, cosmopolita, a veces contradictoria y en ocasiones desconocida, pero siempre querida. Con «Barcelona TM» si no la conocéis, descubriréis luces y sombras. Si la conocéis, sonreiréis.

Barcelona TM.
Autores: Varios autores
Colección: Cómic europeo
ISBN: 978-84-679-0399-7
Formato: 17x24cm. Cartoné. Blanco y negro.
Páginas: 278
Precio: 19,50 euros