La mejor parodia que se ha hecho jamás del Doctor Who es obra de Jan. Y no le falta nada. Su TARDIS, sus cybermen, sus daleks, el planeta Gallifrey o el Doctor, con el rostro de David Tennant y la larga e inconfundible bufanda del décimo Señor del Tiempo aunque, claro, con el toque inimitable y caricaturizado de las aventuras de Superlópez que convierte «El ladrón del tiempo» en una ferviente recomendación para los ‘whovians’.

Escariano Avieso viaja al pasado con una máquina de su invención, pero no lo hace para divertirse, sino para encontrar a grandes dictadores de la historia, como Benito Mussolini, Adolf Hitler o Francisco Franco, en su más tierna infancia.

A cada uno de ellos le robará un objeto de su niñez para usarlo en beneficio propio; sin embargo, nuevamente se encontrará con Superlópez, que intentará por todos los medios dar al traste con los planes de Escariano.

«Superlópez: El ladrón del tiempo» de Jan es, sin discusión, uno de los mejores álbums del personaje de los últimos diez años. No es decir mucho, la verdad, pues aunque hay discrepancias sobre cual es el mejor álbum de Superlópez, la mayoría coincidimos que lo mejor se ubica en la primera etapa, y entre las diez primeras aventuras publicadas. Las aventuras de Superlópez del siglo XXI no superan, en general, las que vivió en el siglo XX. De hecho son títulos como «El Señor de los Chupetes», «La Caja de Pandora», «El Supergrupo», «La Semana Más Larga…», «La Gran Superproducción», «Los Alienígenas» o «Los Cabecicubos» los que suelen aparecer en las listas de los mejores cómics del antihéroe de Jan, de ese superhéroe narigón con bigotillo que vive de incognito bajo la identidad de un oficinista llamado Juan López, y son los que más se mencionan cuando se intenta dilucidar el mejor de los trabajos de Jan y Efepé.

Hablar de Superlópez es, inevitablemente, hablar de Jan. Nacido en una pequeña localidad leonesa de la comarca de El Bierzo, siendo aún muy niño se traladó con su familia a Cataluña, a la ciudad de Barcelona. En 1970 empieza a trabajar en Bruguera, la gran e inolvidable editorial del cómic nacional. En 1973 crea a su personaje más célebre, Superlópez, y desde 1979 con el guionista Francisco Pérez Navarro ‘Efepé‘, produce las mejores aventuras del singular superhéroe que le han otorgado popularidad. Galardonado en mayo de 2002 con el Gran Premio del Salón del Cómic de Barcelona, que reconocía su trayectoria profesional, en 2005 con el Premio Ivà por el Ayuntamiento de Cornellá de Llobregat y con la Medalla de Oro al Mérito en Bellas Artes en el año 2012 (premio al que renunció), el autor catalán de ascendencia leonesa ha seguido trabajando incansablemente en su entrañable Superlópez desde el primer día, ese superhéroe narigón con bigotillo que vive de incognito bajo la identidad de un oficinista llamado Juan López, que se ha enfrentado a los alienígenas y los cabecicubos, a la malvada Lady Araña y al gángster Al Trapone, y que ha viajado por todo el mundo, incluso hasta el centro de la Tierra y a la Luna.

En «Superlópez: El ladrón del tiempo«, el número 158 de la colección «Magos del Humor» y la sexagésimo cuarta de las aventuras de Superlópez publicada en julio del 2013, nuestro entrañable héroe deberá enfrentarse a un viejo enemigo, el científico e inventor Escariano Avieso, que ha conseguido retroceder en el tiempo gracias a una peculiar máquina del tiempo y está provocando cambios catastróficos en nuestro presente, como consecuencia de sus encuentros con Hitler, Francisco Franco o Mussolini, entre otros. Por fortuna, Superlópez contará con un inesperado aliado en su lucha por detener a Avieso y corregir las alteraciones que ha provocado el irresponsable y malvado científico: un extraño viajero del tiempo.

Este álbum de Jan rinde culto a las historias de ciencia-ficción. En concreto aquellas que incluyen viajes en el tiempo, paradojas y alteraciones, líneas temporales alternativas y relativas, ucronías y cambios en la Historia, al más puro estilo «Terminator» o «Regreso al futuro». Pero este «Superlópez: El ladrón del tiempo» de Jan es, sobretodo, un homenaje entrañable, una parodia hecha desde el cariño, una declaración de amor sincera por el «Doctor Who«.

Esta serie de televisión británica de ciencia-ficción producida por la BBC se emitió por primera vez en Noviembre del año 1963 y tiene el privilegio de ser, según el libro Guiness de los récords, la serie más logneva de la historia de la televisión.

La serie, que actualmente goza de un gran éxito de crítica y público gracias a la actualización puesta en marcha en 2005, narra las aventuras del Doctor Who y sus acompañantes, un alienígena que se desplaza a través del tiempo y el espacio gracias a su nave espacial, que por fuera tiene el aspecto de una cabina telefónica de la policía británica, y por dentro, es más grande…
Muchos la consideran una serie menor, un entretenimiento pulp para geeks, pese a que el trabajo del escocés Steve Moffat ha acaparado más premios (incluyendo varios BAFTAs y Hugos) que la mayor parte de las series de ciencia-ficción más populares juntas. Las últimas noticias sobre la serie, como muchos deben ya saber, incluyen un cambio de showrunner (Chris Chibnall) y un nuevo Doctor, Jodie Whittaker, que será la primera mujer en encarnar el papel del Señor del Tiempo.

«Superlópez: El ladrón del tiempo» se publicó durante el verano del año 2013, cuando se celebraba el cuadragésimo aniversario de SuperLópez, y coincidiendo con el aniversario de la mítica serie de la BBC, que también estaba de celebración aquel mismo año ya que se cumplía medio siglo desde la emisión de su primer episodio.

Jan demuestra ser un buen conocedor de la serie de televisión de la BBC, o se ha documentado concienzudamente, puesto que en «Superlópez: El ladrón del tiempo» aparecen algunos de los elementos más relevantes de las aventuras del Doctor Who, como la TARDIS (la «Time and Relative Dimension(s) in Space» en inglés, llamada aquí la «Tardanis») con su inconfundible forma de cabina de policía británica, el destornillador sónico (aquí llamado «destornillador ultrafónico»), la raza mutante extraterrestre de los Daleks (aquí llamados «los Traleks del planeta Skarola»), los Cybermen (aquí llamados, simplemente, «Cyborgs»), y el mismísimo Doctor Whoof, que se identifica como un señor del tiempo del planeta Gallinafría, en lugar del Gallifrey de la versión original en inglés. Retoques fonéticos muy habituales en la obra del dibujante leonés afincado en Barcelona.

Es curioso comprovar, para los ‘whovians’ apasionados por los detalles, que el interior de la TARDIS que nos presenta Jan se corresponde con la de la temporada del año 2005, la del undécimo doctor interpretado por David Tennant, y el rostro del Señor del Tiempo también se asemeja al de Tennant, pero su indumentaria cuenta con los tirantes del undécimo, interpretado por Matt Smith, y con la larga bufanda multicolor que lucía la cuarta encarnación del Doctor, de los años setenta, con el rostro de Tom Baker.

En «Superlópez: El ladrón del tiempo» SuperLópez y el Doctor Who celebraron juntos sendos aniversarios en el año 2013, y el resultado de dicho encuentro es uno de los mejores trabajos de Jan, un autor que es referente indiscutible del tebeo nacional y ya no necesita demostrar nada a nadie. Como poco, éste tebeo es uno de los mejores de Superlópez de los últimos veinte años. El ritmo frenético de la historia, un guión genial con viajes en el tiempo, la parodia y el homenaje por la fantástica serie de televisión de la BBC, mucho humor, y toneladas de originalidad. Se había enfrentado a múltiples villanos y otras terribles amenazas, había viajado en el tiempo y el espacio, pero Superlópez nunca había tenido que lidiar con los Daleks o los Cybermen, ni con una cabina de teléfono de color azul que era más grande por dentro que por fuera…

Superlópez: El ladrón del tiempo
Autor: Jan
Colección: Magos del Humor 158
ISBN: 978-84-666-5285-8
Formato: 21x29cm. Cartoné. Color
Páginas: 48
Precio: 12,00 euros