Bailando con Lobos es sin duda una película que en su día fue bastante polémica y enfrentaba a los apasionados del film como a los detractores. Pero es sin duda una película que merece la pena ver y escuchar, con una fotografía muy cuidada y una historia que merece la pena ver.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/bailando%20con%20lobos0.jpg” porque contiene errores.

“Bailando con Lobos”

 

Imagen activa

 

Título original:   Dances With Wolves
País:   Estados Unidos
Año:   1990
Duración:   185 min.
Género: Western
Producción:   Bonnie Arnold, Kevin Costner, Jake Eberts, Derek Kavanagh, Jim Wilson
Dirección:   Kevin Costner
Guión:   Michael Blake
Fotografía:   Dean Semler
Música:   John Barry
Reparto:   Kevin Costner, Mary McDonnell, Graham Greene, Tantoo Cardinal, Rodney A. Grant, Robert Pastorelli
Ganó 7 óscars (Mejor película, director, Guión Adaptado, Fotografía, Montaje, Banda sonora y Sonido) y fue nominada además a mejor actor, actor secundario, actriz secundaria, Dirección artística y Vestuario.

——————————————————————————–

Catorce años después de su estreno volví el otro día a ver “Bailando con lobos” y a pesar de los muchos pases dados por televisión no la había vuelto a ver porque guardaba de ella tan buen recuerdo que temía que un segundo visionado le hiciera perder la magia de entonces, que hay películas que el tiempo o la madurez terminan por destrozar. La vi solo, como la primera vez, pienso hay películas que disfruto más así, metido en la pantalla, concentrado en lo que veo, sin distracciones de ningún tipo y….me volvió a encantar, me emocionó tanto o más que en aquella lejana primera ocasión y la disfruté como me ocurre con pocas películas. Creo que es suficiente y definitivo para afirmar que me parece magnífica, que es una de mis películas favoritas (bueno, eso no es mucho decir, hay tantas…).

Había estado meditando a fondo cómo hacer esta reseña y siempre desembocaba en lo mismo, en la dispar apreciación que provoca esta película. En su día, cuando se estrenó causó casi los mismos debates que sigue generando hoy día y eso me hace pensar que quizás sea su característica más evidente. No es una película que provoque entusiasmos unánimes y tampoco es desdeñable, no es una película perfecta, pero provoca pasiones en algunas personas como el que suscribe…. la polémica que suscita puede que tenga mucho que ver con dos maneras de entender el cine, el arte y en general la vida misma. Supongo que la esencia de “Bailando con lobos” es dividir a su público.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/bailando%20con%20lobos%201.jpg” porque contiene errores.

Los detractores de Costner tachan a la película de oportunista, maniquea, preciosista y a Costner de egocéntrico. Se le acusó de aprovechar el éxito que sí tuvo con sus primeras películas para lanzarse a un intento petulante en sí mismo, realizar un western definitivo; se le criticó su pretensión de autoalzarse como defensor del pueblo indio, de la naturaleza, de la verdad, del sueño americano, de la familia y de lo que es justo y no lo es. En fin, no sé, creo que es darle demasiada importancia, sacar las cosas de quicio y se exageró bastante por ese lado. Hoy no se le perdona en los foros y círculos cinematográficos que ganara el óscar a mejor película y mejor director en detrimento de Martin Scorsese, que aquel año hizo una de sus mejores películas, “Uno de los nuestros” y que, sorprendentemente todavía no ha ganado la estatuilla, a pesar de un puñado de excelentes títulos. Tampoco me parece justo del todo, por mucho que ahora sepamos, tras “Mensajero del futuro” y “Open range” que el premio a mejor director le viene bastante grande porque en su día fue una ópera prima sorprendente y no es el único que ha vencido a Scorsese. Probablemente algunas de estas críticas tengan su parte de razón, pero me temo que muchos de los que las vierten no han sabido entender nunca esta película.

Cierto es que “Bailando con lobos” no aporta nada especialmente nuevo al género del western ya que su fondo y su forma no son nuevas. La temática ya había sido tratada en westerns anteriores: la defensa del pueblo indio por ejemplo en “Flecha rota” (Delmer Daves, 1950), o “La venganza de Ulzana” (Robert Aldrich, 1972); la denuncia del genocidio en “El gran combate” (John Ford, 1964); el western paisajístico en “Las aventuras de Jeremiah Johnson” (Sindey Pollack, 1972) o en casi cualquier título de Anthony Mann y la asimilación de blancos por tribus indias en “Un hombre llamado caballo” (Elliot Silverstein, 1970), “Yuma” (Samuel Fuller, 1957), “Centauros del desierto” (John Ford, 1956) o “Los que no perdonan” (John Huston, 1960); pero no pienso que la intención de Costner fuera desmerecer títulos anteriores tratando de hacer un western superior; más bien me parece una recuperación del género, un homenaje a los títulos clásicos hecho con total respeto y admiración y, por supuesto, toda obra es digna de ello, un intento de ir más allá en la reivindicación de un pueblo maltratado cultural socialmente como fue el pueblo indio. No sé, no veo nada malo en ello.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/bailando%20con%20lobos%202.jpg” porque contiene errores.

A nivel estético se tacha a la película de calculadamente bella, pero es que tenía que serlo, se trataba de eso. Lo que quiere conseguir es que el espectador quede arrebatado por el paisaje, por la naturaleza, por esa arcadia perdida que sin duda fue el oeste de los indios. La mejor manera de reflejarlo en una pantalla para quien nunca podamos asistir a un amanecer en el horizonte, o cabalgar a caballo por una llanura con la brisa de la mañana en la cara es probablemente el encuadre panorámico y la fotografía colorista. ¿Que “Bailando con lobos” es preciosista? pues claro ¿es que es lógico que lo sea siendo lo que es?………Queda claro a nivel estético y queda claro a nivel argumental y por eso el protagonista, John Dunbar, en su camino hacia el fuerte Sedgwick prefiere disfrutar de la noche y el cielo estrellado que dialogar con un acompañante incapaz de apreciar la belleza que le rodea y que se rié de su propia zafiedad (no es gratuito que se eche un pedo y se parta de risa mientras Dunbar anda con la mirada perdida en el cielo). No entiendo como se puede criticar de esteticista a una película que esencialmente tiene que serlo porque está hecha con ese propósito. Una cosa es que nos guste más o menos una película de estas características y otra es que sea motivo para minusvalorarla, que no me lo parece porque es perfectamente lícito buscar la belleza en sí misma.

A veces tengo la sensación que el gran “problema” de “Bailando con lobos” es que la dirigió Kevin Costner porque parece que es difícil que determinada gente asimile los logros de un tipo que siempre ha sido más una estrella que un actor, que era un actor haciendo de director y como tal un novel, una figura popular más que un autor. Y es mucho más molesto cuando ese tipo da en el clavo y saca adelante un proyecto que encima es personal, porque ha puesto su dinero para producirlo y además a la primera porque ¿quién es Costner para dar lecciones a los grandes clásicos del western? ¿quién es él para aleccionar a nadie? ¿quién es él para recibir 12 nominaciones y ganar 7 óscars con su primera película y sonrojar a Scorsese y Ford Coppola? ¿quién es él para portar la bandera del pueblo indio o de la defensa de la Naturaleza y para echarnos en cara que podríamos ser más felices en un mundo mejor? El idealismo provoca a veces un terrible malestar en quien no lo comparte. No obstante ya se tomaron su venganza y se quedaron bien tranquilos sus detractores cuando naufragó económicamente con “Waterworld” o quizás pagó cara su osadía, que dirían ellos.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/bailando%20con%20lobos%203.jpg” porque contiene errores.

El caso es que en estado de gracia, arropado por un imponente equipo, Costner fue capaz de hacer una película magnífica, grandiosa, arrebatadora, bella y emocionante (siempre para mi gusto, claro). Quizás fue en un momento de inspiración ya que hemos podido comprobar que no ha repetido resultados, pero puede también que las casualidades no existan y que el trabajo desarrollado en esta película sea lo que parece: muy bueno. Lo prueban las magníficas tomas y escenas de todo el metraje, lo prueba el equilibrado montaje (había más de cinco horas de grabación que quedaron reducidas a 3 y a diferencia de mucha gente no creo que sobre ni falte metraje); John Barry hace probablemente su mejor banda sonora superándose a sí mismo (y algunos dicen que copiando la de “Memorias de África“) fluctuando entre los desbordantes tonos épicos de secuencias como la cacería de búfalos y la lírica de los encuentros entre Dunbar y el lobo por ejemplo (por cierto, una banda sonora que se te queda en la memoria durante días); la fotografía de Dean Semler es incontestablemente hermosa; todo lo relativo a la ambientación es sencillamente perfecto y el elenco de actores está francamente bien. Costner probablemente hace uno de los mejores papeles de su carrera (no es muy complicado dirán algunos), Mary McDonnel está soberbia (fijaros en sus miradas, lo dice todo con ellas) y bueno, los indios están fabulosos, especialmente Graham Greene (extraordinario en una actuación contenida que desborda emoción) y Wes Studi (que junto con el personaje que interpreta en “El último Mohicano” consigue probablemente dos de los indios más brutales e impactantes de la historia del cine).

Indiscutible me parece también lo atinado del desarrollo argumental, el sentido del ritmo de Costner y la fuerza emotiva de algunas escenas. Te inicias en la historia como un simple voyeur y no logras identificarte con un personaje que intenta sucidarse sin que sepas por qué (creo que no está explicado para que la identificación con el teniente Dunbar no sea inmediata) y poco a poco, sin entender muy bien porqué el personaje te va interesando, descubres que “quiere conocer la frontera antes de que no exista” quien sabe por qué razón y te topas con él en un fuerte abandonado…..¡¡¡vas a ver la historia de un tipo que se queda solo en un fuerte!!!. Muchos espectadores consideran el tramo siguiente el más aburrido de la película. A mí me parece el mejor, el más logrado y para nada me resulta tedioso porque lo encuentro repleto de detalles y matices. Además terminas por identificarte definitivamente con John Dunbar, vives su soledad, empiezas a conocerlo mejor a través de su diario, comienzas a entender sus motivaciones y asistes con la misma curiosidad y desasosiego que él a los primeros contactos con “Calcetines“, el lobo que da el título a la película y con los indios. Costner y sus guionistas revelan así una magnífica capacidad para mantener la atención aunque las situaciones sean tan contemplativas como las que genera un tipo que quiere huir de la civilización y quedar aislado en un fuerte abandonado en la frontera.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/bailando%20con%20lobos%204.jpg” porque contiene errores.

Tras este preámbulo te sientes preparado para abandonar la soledad del fuerte y penetrar en territorio indio, comprobar qué es lo que los sioux te pueden ofrecer, la cámara ya no está, estás tú con Dunbar y te mueve la curiosidad, la identificación con el personaje es total, no se desea volver atrás porque lo que queda por delante en la historia y en la película es considerablemente prometedor..Este proceso evoluciona de hecho hasta que Dunbar comprende quien es, que ya no es el mismo que era, que no puede regresar porque se ha encontrado a sí mismo y no es un casaca azul…Y lo mejor de todo es que lo comprendes, lo entiendes aunque tú jamás serás lo que él descubre que es….y eso no es tan fácil de explicar en una película. Me parece magnífica la manera en que Costner lo hace. Fijaros que por primera vez en un western, y esto creo que sí es privilegio de esta película, deseamos que los indios maten a los soldados porque lo hacen para rescatar a Dunbar, uno de los suyos y nosotros estamos de su lado, la película logra que compartamos el punto de vista de los sioux…eso no es nada fácil.

La película está llena de momentos mágicos e intensos: el emocionante intento de suicidio del comienzo, los progresivos primeros encuentros con “Pájaro luchador” y los indios (en algún momento recurriendo a recursos de cierta comicidad, porque como en la vida lo cómico, lo dramático y lo cotidiano conviven), la creciente interacción entre Dunbar y el lobo que culmina en esa bellísima escena con la que los indios ponen su nombre de Bailando con lobos al teniente, la épica cacería de búfalos, el violento ataque de los Pawnees, la primero contenida y después apasionada relación de “Bailando con lobos” y “En pie con el puño en alto“, la charla en la tienda del jefe cuando Dunbar descubre que él en realidad no es un teniente, sino un sioux más, su liberación de los que le llevan cautivo, el momento en que el joven indio mata a su primer hombre y pierde la sonrisa y ese estallido de emoción que supone la despedida de los indios a “Bailando con lobos” primero contenido y luego desbordado e incontenible.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/bailando%20con%20lobos%205.jpg” porque contiene errores.

 

Y lo mejor es que, aunque se nota que a Costner le gusta lo que cuenta y que le gusta lo que defiende, su película no es moralizante, no se ceba en críticas furibundas (podría haberlo hecho mostrando el genocidio indio y lo evita), no es maniquea porque buenos y malos hay a ambos lados de la frontera (fijaros como el personaje de Dunbar no se siente bien consigo mismo cuando los sioux eliminan a los pawnees porque no deja de ser una muestra de brutalidad con la que no comulga, aunque sea en defensa propia) y deja que seamos nosotros los que decidamos con qué nos quedamos, aunque él haga una apuesta clara. En este sentido me parece que además de ser bella es noble.

Si (con mucha suerte) os contagio mi pasión por ella, si la recuperáis en DVD o vídeo, vedla sin prejuicios, sed conscientes de que el buen cine no sólo es el académicamente perfecto, sino también el que nos impacta, el que nos emociona, el que nos transporta, el que nos llega, el que tiene cosas importantes que decirnos….Dejaros llevar, disfrutad de ella…Ya sabemos que no es una película redonda, que es sencilla y lineal en su desarrollo, que es fácil de ver (a pesar de los subtítulos y el Lakota, una muestra de valentía por parte de Costner, por cierto) y quedar atrapados por sus imágenes, por su música, por la intensidad de sus momentos más emocionantes y os aseguro que las tres horas se os harán cortas, que querréis permanecer en las llanuras de los sioux y luchar con ellos para conservar la arcadia que un día perdieron…entenderéis que no es preciso destruir una cultura para imponer la nuestra, que todos tenemos cosas para compartir con los demás, que a veces la locura y el sinsentido están donde no deberían, que merece la pena conservar el medio natural porque es bello y porque forma parte de nosotros, que el amor y la amistad están muy por encima del odio y la envidia…..Por todo esto me parece que “Bailando con lobos” va más allá de lo puramente académico, del cine de escuadra y cartabón, de la genialidad y lo hace porque es una película necesaria, porque es una película válida para quien entiende de cine y para quien no. Es preciso que haya películas como ésta, es preciso que a veces seamos idealistas, que el corazón pueda al cerebro, que la emoción gane a la razón, el arrebato a la compostura y que la belleza y la moraleja sean las dos únicas razones de ser de una obra.

 

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/bailando%20con%20lobos%207.jpg” porque contiene errores.No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/bailando%20con%20lobos%206.jpg” porque contiene errores.