Tremendamente curiosa resulta “A scanner darkly”, no ya por su tratamiento rotoscópico de la imagen, que retoca imagen real convirtiéndola en animación, permitiendo aprovechar las ventajas de ambas opciones, sino sobretodo por su planteamiento y resolución.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/cine/Resenyas/a_scanner_darkly.jpg” porque contiene errores.

“A scanner darkly”

 

Imagen activa

 

Dirección: Richard Linklater.
País: USA.
Año: 2006.
Duración: 100 min.
Género: Drama, ciencia-ficción.
Interpretación: Keanu Reeves (Bob Arctor), Robert Downey Jr. (Jim Barris), Woody Harrelson (Ernie Luckman), Wynona Ryder (Donna Hawthorne), Rory Cochrane (Charles Freck).
Guión: Richard Linklater; basado en la novela de Philip K. Dick.
Producción: Anne Walker-McBay, Tommy Pallotta, Palmer West, Jonah Smith y Erwin Stoff.
Música: Graham Reynolds.
Fotografía: Shane F. Kelly.
Montaje: Sandra Adair.
Diseño de producción: Bruce Curtis.
Vestuario: Kari Perkins.

 

——————————————————————————–

Basada en el universo del gurú de la ciencia-ficción Philip K. Dick, desarrolla un argumento ambientado en un futuro próximo en el que un agente investiga una red de narcotraficantes que trafican con una sustancia llamada “D” que provoca alteraciones neuronales……Esto da pie a la típica reflexión moral que nos inspiran los futuros claustrofóbicos típicos del género y que hemos visto en infinidad de películas y leído en numerosas novelas.

Lo realmente peculiar es que el realizador es Richard Linklater, al que conoceréis por “Antes del amanecer”, “Antes del atardecer” o “Escuela de rock”, un director al que le gusta cuidar los diálogos y conferirles un gran protagonismo en las historias  que cuenta. Es precisamente lo que convierte a esta película en un proyecto distinto porque pese a ser ci-fi no se caracteriza por los típicos ingredientes del género. Es más, cualquier espectador quizás espere en ella momentos de acción o escenas de impacto, pero no es el caso. Linklater prefiere recrearse en conversaciones que rayan el surrealismo, de tipos “colgados” de sustancia D o persigue a los personajes en momentos de delirio, que son las pocas veces en las que realmente se justifica el uso de la rotoscopia porque se muestra visualmente algo que con imagen real no podría hacerse (por ejemplo los momentos de paranoia con los insectos).

A scanner darkly” no es por ello una película para todos los públicos y no me refiero a cuestiones morales. Me refiero a que no es una película de acción. Más bien sería algo así como una película independiente, con las peculiaridades que tiene este tipo de cine, adornada con un sistema visual cercano a la animación. Me da la sensación que mucha gente puede sentirse engañada o confusa por ello al verla.

Particularmente me parece que el exceso mimo de los diálogos evita que se aproveche más las posibilidades de este sistema de filmación y no hubiera estado de más eliminar algún diálogo para incluir alguna escena más llamativa e indagar más en los personajes, aunque precisamente lo que pretende conseguir Linklater con los diálogos es que indaguemos en ellos y su personalidad a través de lo que dicen o no dicen. El caso es que el fuerte de esta película, a parte de su peculiaridad visual, son los actores y los diálogos y, por supuesto, el fondo moral que desarrolla la historia, la moraleja que cada cual podamos sacar.

En el apartado de interpretaciones, ni un reparo. Todos están magníficos, aunque cabría preguntarse si, por ejemplo, Robert Dawney Jr. interpreta realmente o está desplegando su propia personalidad  ¡¡¡¡¡sospechosa elección de los actores!!!! No sé si sabéis qué me refiero jeje  

En definitiva, una película interesante y exótica, diferente y por ello mismo, una película que hay que ir a ver prevenido e informado o es muy posible que uno se encuentre con algo que no esperaba o no quería ver.