linea_separadora

Los norteamericanos son muy aficionados a los concursos de belleza. No hay ningún pueblo ni región que no tenga su certamen, e incluso los hay de infantiles, pese a que en pleno siglo XXI parece anacrónico exhibir a las mujeres bajo estereotipos de género como un instrumento para enaltecer la concepción del cuerpo de la mujer como un simple objeto. Pero los americanos son una sociedad conservadora y anclada en tradiciones retrógradas pese a que pretendan maquillarlo con tintes de modernidad y odas a la libertad, de manera que no debería sorprendernos que en el país de Donald Trump hayan numerosos concursos de belleza donde el jurado valora solamente el aspecto físico de las candidatas. Muy metafórico. Un dato relevante: el mismo año que se creó el concurso de belleza de Miss América fue el mismo año en que las mujeres consiguieron el derecho al voto en los EE.UU. Estamos hablando de 1920. Y otro dato a destacar: en el concurso de Miss América no fue hasta 1983 cuando una mujer negra se colocó la corona.
En 1999 se estrenaba «Muérete bonita» («Drop Dead Gorgeous«), una feroz, satírica aunque sutil, crítica de los concursos de belleza y todo lo que los envuelve (en concreto toda la estupidez que los rodea), rodado como si un documental se tratase por el director Michael Patrick Jann. La película, protagonizada por Kirsten Dunst, Denise Richards, Kirstie Alley, Ellen Barkin y Amy Adams, nos contaba como en un pequeño pueblo de la América profunda se había convocado una nueva edición del concurso anual de belleza y dos son las concursantes con mayores posibilidades de ser coronadas como American Teen Princess Pageant: la malcriada y rica Becky Leeman, heredera de una gran imperio de muebles e hija de una ganadora del concurso, y la modesta maquilladora de la funeraria local Amber Atkins, que necesita el dinero del premio para marcharse del pueblo.
Este falso documental nos presenta el concurso de belleza de Mount Rose como una guerra sin cuartel, donde la única alternativa a no coronarse como la más bella del lugar es morir intentándolo. O más bien, ser asesinada en el intento. En resumen, una comedia negrísima que en su momento pasó bastante desapercibida pero que, con el paso del tiempo, se ha labrado un cierto prestigio como película de culto. Y eso es algo que la actriz Kirsten Dunst criticó en unas declaraciones recientes en la emisora de radio Sirius XM: «Remember ‘Drop Dead Gorgeous’? Panned. Now you all love it. I feel like a lot of things I do people like later.» (Recuerdas «Muérete bonita«? Un fracaso. Ahora todos la adoráis. Siento que muchas de las cosas que hice gustan más tarde»).

linea_separadora