**

Molesta que te vendan esta nueva versión de «La batalla de Midway» (Jack Smith, 1976) como realista y neutral (sólo lo es en comparación con algunos bodrios de acción que han perpetrado en los últimos años). Tratan de ser más o menos respetuosos con los dos bandos (norteamericanos y japoneses en la 2ª guerra mundial), pero el guión no es su fuerte y menos con algunos diálogos y frases que sonrojan y que podrían haberse evitado. Admitámoslo porque no hay manera de esconderlo, es una película de Roland Emmerich (véase su filmografía para hacerse una idea), un director de gran estudio que se maneja bien exclusivamente en el aspecto audiovisual y en el manejo de la épica con el fin de atraer a un público que busca evasión y emociones fuertes en el cine. Se agradece el esfuerzo esta vez de intentar contarnos un hecho histórico con cierto esmero en la recreación de época y tratando de dar una dimensión dramática a los sucesos a través de varios personajes, pero al final es lo que es, un mero alarde técnico en el que lo más importante es darle épica a cada imagen y sobrecoger al espectador sin que realmente funcionen como deberían los resortes argumentales. Por explicarme mejor se podrían mejorar la trama de espionaje/contraespionaje, los movimientos político-militares entre bambalinas, y deberían emocionar más las relaciones personales (de amistad, compañerismo, lealtad y amor) entre los personajes. Eso sí, será difícil superar las escenas de vuelo y batalla….al menos hasta que vuelvan a hacer una versión en la que tengan aún más medios que ahora. Pese a todo, una de las mejores películas de Emmerich, que tampoco es mucho decir.