***

Aviso, Barbie no es una película ñoña para adolescentes pijas (la ñoñería es impostada e irónica), no es una comedia descerebrada para rubias (no es ese el público que busca) y tampoco es el peliculón del año (aunque no las vendan así) por mucho que también haya quienes se sorprendieron al descubrir que es una comedia con trasfondo. No es una gran película, pero tampoco una estupidez (como la definen quienes no la han visto), aunque sólo sea porque al mando está Greta Gerwig y al guión le ayuda Noah Baumbach y ninguno de los dos es sospechoso de falta de talento o intención (revísese la filmografía de ambos). ¿Qué es entonces? Básicamente una comedia que pone en solfa muchos aspectos de la sociedad del momento, que se ríe de todo y de todos y que aprovecha el diseño de producción, una banda sonora “feelgood” y la apariencia de fábula para entregar un relato desenfadado aparentemente intrascendente que nos descoloca con su formato fresco y exótico e intenta a la postre eso tan interesante que es hacernos pensar…..Particularmente aprecio lo que es básicamente la producción y la idea general, pero así como la primera parte me resulta curiosa y hasta graciosa en muchos momentos, la segunda “se me hace bola”. Es decir, cuando Barbie viaja al mundo real y por contraste se pone todo en solfa, mi interés empieza a decaer porque es como si la madeja de la propuesta, repleta de buenas intenciones y promesas, se deshilachara en una trama final que a mí me resulta anodina. Eso sí, ganará premios y no hay que extrañarse, porque la producción está muy cuidada.
Where to watch Barbie