linea_separadora

Muchos de los que miraban con el ceño fruncido la serie de la cadena británica BBC “Doctor Who” creada por Steven Moffat fueron cambiando de opinión con el paso de los capítulos, y hoy soy whovians fieles. Algunos no necesitaron esperar mucho: el segundo episodio de la primera temporada, “The End of the World“, nos regalaba una historia tan original como emocionante que se puede incluir sin ninguna duda en la lista de los diez mejores episodios del moderno Doctor Who.

Escrito por Russell T. Davies y dirigido por Euros Lyn, el episodio “El fin del mundo” se emitió originalmente el 2 de abril del 2005 y en él el Noveno Doctor, interpretado por Christopher Eccleston, se lleva a su nueva acompañante, Rose Tyler, en su primer viaje por el tiempo y el espacio en la TARDIS, hasta el año cinco mil millones, para que vea al Sol expandirse y destruir la Tierra. El último día de la Tierra. Un selecto grupo de alienígenas se han reunido en una estación espacial llamada Plataforma Uno para vivir el acontecimiento, pero uno de los invitados ha tramado un siniestro plan para sabotear la estación y asesinar a los asistentes al evento.

Este episodio nos ofrecía la primera aparición de Cassandra y del Rostro de Boe, que tendrá un papel relevante más adelante y una identidad sorprendente, así como la primera mención de la frase “Lobo Malo” que acompañarán al Doctor y a Rose Tyler a lo largo de toda la primera temporada.

"Doctor Who: El fin del mundo" (Euros Lyn, 2005)