Ediciones La Cúpula lanza “Mi amigo Pierrot” una bella a la par que inquietante historia de amor mágico que hace saltar en mil pedazos los cuentos de hadas que conocemos, para proponernos algo nuevo e inesperado. Jim Bishop nos ofrece esta novela gráfica con un deslumbrante dibujo que remite a la animación del Studio Ghibli.

Mi amigo PierrotCléa está destinada a ser condesa y a perpetuar el linaje del Agua casándose con el joven Berthier. Pero esa es la decisión familiar, su sentir es muy otro. En su interior late la pujanza de la vida artística y un profundo amor por la danza.

El encuentro fortuito con un mago callejero sacudirá su existencia y supondrá un terremoto a sus pies. Pierrot es encantador, carismático, rebosa ingenio y lo envuelve un halo de misterio. Cléa percibe en él los vientos de la pasión y la libertad… pero el amor también guarda facetas amargas.

Con una puesta en escena espectacular, una fascinante sutileza de trazo y un admirable trabajo de color, Jim Bishop nos ofrece un relato que bascula entre la fábula filosófica, la fantasía onírica y el más barroco romanticismo. Una historia cautivadora en la que se combinan los modos arcaizantes del romance tradicional y su consabida exaltación de los sentimientos con el sabor más sofisticado y mental de la animación japonesa para adultos.

El título de esta obra, “Mi amigo Pierrot“, remite a la canción tradicional francesa “Au clair de la lune” (“Al claro de luna”) escrita de manera anónima en el siglo XVII aunque se piensa que el autor pudo haber sido Jean-Baptiste Lully (1632 – 1687). La letra de la canción original y su traducción aparecen en la cuarta página de este libro. Leído al principio, el significado pasa desapercibido. En cambio, si uno regresa a esa letra una vez acabado el cómic, lo que dice cobra especial significación y casi podría considerarse un resumen del argumento de esta obra. El autor, Jim Bishop, tras los agradecimientos de rigor de la segunda página, nos deja tres líneas muy aclaratorias: “Me enseñaron mal lo que era el amor. Por eso he hecho este cómic. El cómic, que es la más bella y dolorosa de mis historias“. Un mensaje contundente.

Mi amigo Pierrotes un relato sugerente y muy original. También digo que puede llevar a engaño a un lector despistado que acuda a esta obra por su luminosa estética, reflejada en portada y páginas interiores. Parece que estemos ante un manga shojo, con una historia romántica -en tonos pastel- dirigida a las lectoras de este popular género. Si buceamos un poco más, el fabuloso estilo de dibujo que nos entra por los ojos se asimila al del maestro Hayao Miyazaki, autor de “La princesa Mononoke” y “Mi amigo Totoro“, y tantas otras historias que hemos visto animadas por Studio Ghibli, uno de los estudios de animación japoneses más aplaudidos y queridos a nivel internacional. Pero no, “Mi amigo Pierrot” es otra cosa, el reverso de cualquier relato de amor convencional.

Mi amigo Pierrot”  trata un tema que no nos es desconocido al común de los mortales: las relaciones tóxicas. Lo que inicia como un bonito romance que saca del tedio a una chica que vive bajo el yugo de sus padres, va derivando en un cuento fantástico con toques terroríficos donde la magia adquiere importancia y nada es como parece. La protagonista es Cléa, una joven que sueña con algo más que la vida prefabricada que le espera: casarse con un conde, tener hijos y todo eso. Ella quiere dedicarse a la danza, pero su propia madre quiere quitarle esa idea de la cabeza. Todo cambia cuando conoce a Pierrot: ella se deja llevar por su idea de ser libre y vivir con pasión. Todo parecerá ir sobre ruedas, pero pasado un tiempo su relación con Pierrot se torcerá de mala manera . Mientras tanto, su tuerto prometido -eso le pasa por cruzarse con brujas- se adentra en los bosques y busca a Clea desesperadamente, aliado con una diminuta hada que le cogerá aprecio.

Jim Bishop orquesta una historia que llega a las 268 páginas gracias a una narración secuencial muy aireada. Aquí aparece un universo particular, donde la fantasía está perfectamente cohesionada con el mundo en el que se desenvuelven los protagonistas, que mezcla diferentes épocas en su estética, con toques medievales, renacentistas e impresionistas . En la trama se destila la amargura del historietista, que quiere reflejar su amor frustrado en estas páginas, en un personaje como es Pierrot, rico en matices. La fusión de varios ingredientes oscuros y melancólicos convierten “Mi amigo Pierrot” en una obra indicada para adultos, sobre todo aquellos que han sufrido desengaños amorosos o han permanecido en una relación tóxica hasta que no han podido más.

Jim Bishop nació en 1985 en Seine-Saint-Denis. Se lanzó al cómic publicando su primer álbum “Nubo, el guardián de las nubes” en 2015 (Ediciones Bonstre). En 2017, escribió el guión de la serie de comedia “Jill & Sherlock”. En 2021 firmó su primer cómic, “Lettres perdus“. Este drama melancólico que marcará las almas más sensibles recibe el premio BD lectores.com de la fundación Orange en 2022, así como el premio de cómic France Bleu. “Mon ami Pierrot” se publicó por la editorial francesa Glénat Editions en 2022. Ediciones La Cúpula nos la ofrece en una preciosa edición en tapa blanda con solapas a un tamaño de 20,4x27cm.

En definitiva, la belleza formal de esta obra la convierten en muy recomendable. Pese a que su argumento es un caramelo envenenado y deja un poco de mal rollo, “Mi amigo Pierrot” merece conservarse en las estanterías.

Mi amigo Pierrot
Autor: Jim Bishop
Formato: 20,4x27cm. Rústica con solapas. Color
Páginas: 272
Precio: 31,90 euros