linea_separadora

El escritor norteamericano Kurt Vonnegut tardó muchos años en escribir un libro sobre su experiencia en la II Guerra Mundial y, en concreto, sobre sus vivencias durante el bombardeo aliado sobre la ciudad alemana de Dresde. Y es que, maldita coincidencia, el soldado Vonnegut fue hecho prisionero durante la Segunda Guerra Mundial y se encontraba en Dresde cuando esta ciudad fue bombardeada y arrasada por la aviación norteamericana, en uno de los episodios más oscuros e ignorados de la contienda. Veintitrés años después de su regreso, Vonnegut publicaba esta obra. Solamente unos meses antes del célebre Festival de Woodstock de 1969 y dos años después del llamado verano del amor. «Cuando volví a casa después de la Segunda Guerra Mundial pensé que me sería fácil escribir un libro sobre la destrucción de Dresde, ya que todo lo que debía hacer era contar lo que había visto. (…) Pero cuando me puse a pensar en Dresde las palabras no acudían a mi mente, al menos no en número suficiente para escribir un libro.» cuenta Vonnegut en la introducción del libro acerca del proceso de creación de «Matadero Cinco«.
Esta novela profundamente anti-bélica, escrita mientras los EE.UU. andaban metidos en la guerra del Vietnam y que tiene con un título alternativo («La Cruzada de los Niños«, que nos recuerda que la Segunda Guerra Mundial era una guerra librada por jóvenes enviados al frente como carne de cañón y que supuso la muerte de millones de seres humanos, niños incluidos), nos cuenta como el soldado Billy Pilgrim, alter-ego de Vonnegut, prisionero de los alemanes que, a falta de instalaciones adecuadas, encierran en un matadero como prisión, es raptado por unos alienígenas con percepción en cuatro dimensiones y transportado al planeta Trafalmadore donde queda atrapado en una especie de zoo y, asume una actitud contemplativa y conformista. Dicho así parecería que estamos hablando de una obra de ciencia-ficción, pero esto es una simplificación absoluta de un argumento delirante y cargado de humor negro que mezcla metáforas, surrealismo y situaciones absurdas. Además tiene una narración de forma no lineal sino a saltos temporales, pues el protagonista es consciente de su pasado y futuro a la vez, de su nacimiento y de su muerte, así como revivir episodios de su pasado o contemplar con todo detalle experiencias de su futuro. Puede repetir de forma infinita todos los instantes de su vida, que el escritor nos cuenta en forma de desordenadas traslaciones temporales y espaciales.
«Matadero Cinco» catapultó a Kurt Vonnegut como uno de los grandes ídolos de la reivindicativa juventud norteamericana de finales de los años setenta, símbolo de la contracultura y se convirtió de inmediato en un clásico de la literatura contemporánea. Esta considerada una de las mejores novelas del siglo XX en lengua inglesa… aunque en los EE.UU. se la tachó de antiamericana y comunista. Donald Trump seguramente la incluiría en su larga lista de libros prohibidos.

linea_separadora