linea_separadora

El dictador alemán Adolf Hitler es uno de los personajes más importantes (y odiados) del siglo XX. El artífice del nacionalsocialismo abocó a Alemania a un conflicto bélico de proporciones mayúsculas contra Europa y al mundo entero a la Segunda Guerra Mundial. Su nombre también ha quedado asociado a uno de los episodios más deleznables de la historia de la humanidad: el Holocausto. Terminó sus días y sus ansias expansionistas suicidándose el 30 de abril de 1945 en su búnquer de Berlín mientras las tropas de la Unión Soviética entraban en la capital alemana.

Osamu Tezuka es conocido como el ‘Dios del Manga‘ (‘manga no kamisama‘). Es un creador vital para entender la evolución del manga después de la Segunda Guerra Mundial, una figura crucial que dio forma al manga moderno, que popularizó géneros y revolucionó la animación japonesa, y es uno de los autores de cómic más prestigiosos y prolíficos a nivel mundial. Una de sus obras más destacadas es “Adolf” (“Adorufu ni Tsugu“), la historia de tres personas llamadas Adolf: Adolf Kamil, Adolf Kaufmann y Adolf Hitler. Uno es niño judío que vive en Japón, el otro es su mejor amigo, un niño de ascendencia japonesa y alemana que se convertirá en un simpatizante nazi, y tercero es el denostado Fürher de la Alemania nazi al que la historia ha marcado para siempre. A ellos se les suma Sohei Toge, un reportero japonés que es el encargado de rememorar la historia de estos tres personajes unidos por un nombre, la guerra mundial que asolará Japón y Alemania, la búsqueda de unos documentos que desvelan el origen real de Adolf Hitler (descendiente de judíos) y un destino funesto. La historia comienza con el ascenso del nazismo durante las Olimpiadas de Berlín en 1936 y termina en 1983, cuándo el último de los tres Adolf muere en un atentado terrorista en Israel. En total, más de 1300 páginas.

Adolf” es una obra dura, oscura y lúgubre, que no ahorra al lector ni violencia, dolor y sufrimiento de los personajes. Asesinatos, torturas o violaciones forman parte de la realidad del ser humano, y más aún durante los terribles años de la Segunda Guerra Mundial en los que la locura azotó el planeta, de manera que Osamu Tezuka no blanquea ni un ápice la barbarie.

Adolf” fue la última obra del maestro del manga Osamu Tezuka, pero para muchos lectores en occidente supuso el descubrimiento de un autor muy maduro con una técnica de dibujo quizá algo infantil para los gustos de este lado del mundo, lo que no le resta ni una pizca de fuerza a la historia que nos cuenta, con una trama madura, elaborada y compleja. La capacidad como narrador de Tezuka llevada a su grado sumo y una lectura obligatoria para quien quiera saber qué es y de donde ha salido eso del manga.

La obra fue galardonada con el premio al mejor manga por votación popular en el Salò del Cómic de Barcelona de los años 2000 y de 2001.

linea_separadora