El Marsupilami, un animal legendario que vive en el corazón de la selva de Palombia, fue creado en 1952 por André Franquin para una aventura de Spirou y Fantasio y, casi setenta años después, una nueva generación de artistas hacen un homenaje a la criatura, y a su creador, en un díptico de historias cortas publicado por la joven editorial Nuevo Nueve.

Marsupilami y su esposa viven en la selva palombiana con sus tres hijos, Bobo, Bibi y Bibu. Ágil y generoso, glotón y travieso, Marsupilami hace todo lo posible para darle a su familia una vida agradable y pacífica en el corazón de la selva tropical. Pero hay muchos que buscan su piel amarilla manchada de negro… Aquí, un grupo de diecisiete nuevos autores rinde homenaje al querido marsupial, arrojando una luz fresca, ecléctica y contemporánea sobre nuestro personaje favorito a través de historias cortas.

El Marsupilami, el adorable personaje secundario de las aventuras de Spirou y Fantasio, debutó en el año 1952, en el álbum «Spirou y los herederos«, y desde su primera aparición recibió una gran acogida por parte de los lectores, se convirtió en un amigo inseparable de los protagonistas y personaje recurrente en la serie. El responsable de su creación fue el belga André Franquin, que durante su etapa en la cabecera transformó la serie al convertir las aventuras de Spirou y Fantasio en historias largas con argumentos muy elaborados, y por crear un gran número de carismáticos personajes secundarios como el Conde de Champignac, el Alcalde, el aspirante a dictador Zantafio, el malvado Zorglub, y la periodista Seccotine, entre otros.
Tras la marcha de André Franquin de la revista «Spirou«, el Marsupilami se fue con él (pues se quedó con los derechos del personaje), y el encantador marsupial de cola larga no volvió a aparecer (ni a ser mencionado) en los números posteriores, desarrollados ya por otros autores. Luego obtuvo su propia serie, escrita por Greg y Yann, y dibujada por Batem, desde finales de los años ochenta y hasta sumar más de treinta álbumes.
En 2016 el animalito regresó a la serie de Spirou en la aventura «La furia del Marsupilami«, donde se explicaba qué había sucedido durante ese largo periodo de ausencia. Como no podía ser de otra manera, en ViaNews hicimos la reseña correspondiente del retorno del Marsupilami.

El resultado del segundo álbum de la antología «Marsupilami» publicada en castellano por Nuevo Nueve, al igual que sucedía con el primero, es desigual y desequilibrado, algo que suele suceder con antologías de relatos compuestos a partir de retazos, descontextualizados y sin ningún hilo conductor salvo la criaturita protagonista, el Marsupilami de las selvas de Palombia, pero todos ellos son diferentes y sorprendentes. Es una miscelánea con altos y bajos, heterogéneo y desordenado, con relatos excelentes y otros prescindibles, con cuentos autoconclusivos y otros que dejan el final abierto, unos que nos trasladan a un pasado lejano y otros que nos llevan hasta un futuro distópico. También hay relatos tristes, cuentos para niños e historias desternillantes.
El segundo y último volumen integral de «Marsupilami» una decena de historias cortas creadas por una pléyade de autores de BD francobelga (Bodart, Chamblain, Drouin, Ducoudray, Efa, Garnier, Gijé, Goum, Lapière, Lylian, Mobidic, Pau, Toledano, Toussaint, Vavril, Vernay y Zabús) que han aportado su particular visión sobre el personaje creado por André Franquin, en forma de homenaje a la célebre criatura de larga cola amarilla. Son diez historias, con estilos diferentes, pero siempre fieles al espíritu de la intrépida criatura y la exótica selva de Palombia donde vive con su familia:

La antología empieza con «Solos en el Ártico«, de Gigé y Jonathan Garnier, que traslada al Marsupilami hasta el helado norte y le enfrenta al clima hostil, así como a otras criaturas que buscan alimento en esas tierras indómitas.
El prescindible relato titulado «El Marsupilator» de Drouin, Lylian y Lorien mezcla una invasión alienígena con el adorable Marsupilami, que es una criatura de armas tomar cuando toca defender a los suyos. Sin la menor duda, el peor.
El excelente «Pablito«, de Bodart y Hamo es, quizás, la mejor de todas las historias del álbum. Con cuatro pinceladas y otros tantos diálogos los autores nos dibujan los personajes y sus motivaciones en un relato que se ambienta en el mundo del narcotráfico colombiano.
Deliciosa es «Un amigo cargante» de Valérie Vernay y Vincent Zabus, un cuento infantil que nos cuenta los hábitos de los perezosos de Palombia y la relación simbiótica que tiene el Marsupilami con ellos.
El listón vuelve a subir con «El viaje de una vida«, de Goum y Aurélien Ducoudray, un relato que utiliza herramientas muy cinematográficas para contarnos la despedida de dos amigos cuándo la muerte llama a la puerta. Uno de los mejores.
«Huba de Strooper» de Ricard Efa y Denis Lapière nos lleva hasta un futuro distópico, un mundo digno de «The last of us», «Mad Max» o «The walking dead», donde dos jóvenes fugitivos serán protegidos de sus perseguidores por una habilidosa criatura de larga y maleable cola.
Con «Semejanza y descendencia» de Toledano y Kid Toussaint viviremos una aventura digna de «La isla del doctor Moreau» de H.G. Wells, con su dosis correspondiente de científicos locos e híbridos de hombres y animales.
La defensa del veganismo es el mensaje de «La leyenda de los Vegenulekas» de Mathieu Vavril, aunque la historia de amistad entre un indígena y el Marsupilami la disfrutará hasta el carnívoro más feroz.
«La conquista del paraíso» de Pau nos recuerda las expediciones de los conquistadores españoles que se adentraron en las selvas amazónicas en busca de gloria y fortuna, de ciudades de oro, y que jamás regresaron.
Despedida y cierre con «Requiem» de Mobidic y Joris Chamblai, una historia triste y deprimente que escoge un tono muy distinto al resto de los relatos de la antología, sin espacio para la risa, ni siquiera para la sonrisa.

Este homenaje respetuoso no solo recupera al añorado Marsupilami, sinó que algunos de los autores consiguen llegar hasta el alma de la criatura. Todos los artistas que han participado en el díptico, los dieciocho del primero y los diecisiete del segundo, han dado el do de pecho en la ambientación de los entornos naturales, se han esmerado en ofrecer un dibujo colorista y una historia original de pocas páginas, y la mayoría consiguen ofrecer al lector un libro que, aunque desigual, es bonito. Y la belleza es algo inmaterial, difícil de alcanzar, un concepto abstracto que cuesta definir pero que uno puede encontrar en las páginas del segundo número de la antología del Marsupilami.

Marsupilami #2
Autores: Varios autores
ISBN: 978-84-17989-25-5
Formato: 30x22cm. Cartoné. Color
Páginas: 104
Precio: 22,00 euros