***

Siempre he pensado que el cocktail de elementos que se reúnen en esta película debería funcionar mejor, de hecho se estrenó en temporada de óscars y aspiraba a conseguir nominaciones y premios que no llegaron en la cantidad esperada, pero lo cierto es que fue un notable éxito y a nivel popular es una de las películas más recordadas del entonces emergente Brad Pitt. Trata sobre los tres hijos de un Coronel retirado en un rancho de Montana a comienzos de siglo XX y todas las penurias  que les suceden a lo largo de sus vidas con la primera guerra mundial por medio y la presencia de una mujer que afectará la relación entre ellos. Las hermosísimas imágenes naturales realzadas por una imponente fotografía de John Toll y la evocadora banda sonora de James Horner y Vic Frasier logran transmitir la mezcla de épica y lírica que late en el relato y acompañan adecuadamente el tono agridulce que tiñe todo el argumento, pero a mi juicio la narración va y viene, con altibajos y no funciona igual de bien. Entiendo que el trabajo de montaje debió ser arduo, pero pienso que el conjunto naufraga por ese lado y a pesar de que todo trata de avanzar rápido, quizás demasiado, la película termina haciéndose un poco larga. En definitiva un melodrama romántico desigual, imperfecto, pero muy hermoso. Consiguió el Óscar a mejor fotografía y fue nominada a mejor diseño de producción y mejor sonido.