¡Qué inesperada sorpresa ha resultado ser “Los Ogros Dioses: Pequeño“! Un cómic extraño, peculiar, distinto, que desorienta al lector desde la primera página, pero que seduce y engancha como hacía mucho que no me sucedía. La ambientación, los personajes, el dibujo,… Todo es sobresaliente en este cómic de los franceses Boulard Hubert y Bertrand Gatignol.

Pese a que su tamaño apenas supera el de un humano, Pequeño es el hijo del rey de los ogros. Y a través de sus ojos se nos revela el devenir de una familia y de todos sus miembros. Legados, costumbres y conflictos sobre los que Hubert y Bertrand Gatignol cimentan las bases de esta multipremiada saga de fantasía medieval.

Cuando uno lleva ya varias páginas leídas de “Los Ogros Dioses: Pequeño” (“Les Ogres Dieux. Petit” en su edición original en francés) es muy recomendable detenerse un instante, cerrar el libro, parar y reflexionar. ¿Qué es esto que acabamos de leer? Podría parecer un cuento tradicional, una de esas historias del folklore popular que empieza con el típico y tópico “Érase una vez…” pero es evidente que nada más lejos de la verdad. Tras haber pasado las primeras páginas uno ya sabe que la historia que nos proponen los franceses Hubert y Bertrand Gatignol no tiene nada de infantil y que la crueldad, la violencia y la muerte llenan las páginas y salpican de sangre los rostros del lector. Dibujada en sobrio blanco y negro, “Los Ogros Dioses: Pequeño” es un trabajo magnífico, distinto, pero poco apto para estómagos sensibles y almas cándidas, vamos.

Los Ogros Dioses: Pequeño” nos cuenta la historia de Pequeño, el hijo del rey de los ogros Gabaal y su consorte Émionel, una criatura que no debería haber nacido en un mundo de ogros y hombres, de monstruos gigantes y de criaturas diminutas, donde el tamaño establece la jerarquía y es esencial para la supervivencia. En el reino de los Ogros Dioses los seres humanos son esclavos al servicio de los ogros y alimento para saciar los violentos y salvajes instintos de los monstruos que reinan con mano de hierro y brutalidad, y el heredero Pequeño debería haber muerto el día de su nacimiento, tal y como ordenó su cruel padre. Pero el niño repudiado fue criado a escondidas, al cuidado de la ogra Desdée, bondadosa tía del rey que respeta y cuida de sus sirvientes humanos, y ha crecido para convertirse en un hombre. Un Zeus en el reino de Cronos. Es a través de sus ojos que se nos revelará el devenir, los legados, las costumbres y los conflictos de la familia real de los Ogros Dioses y de todos sus miembros, a través de su árbol genealógico llamado “El libro de los ancestros”, desde Desdée a Émione, pasando por El Fundador, El Rey Dios, Cool o Éliabaal. Los autores de la obra, Boulard Hubert y Bertrand Gatignol, utilizan para esta parte el formato de la novela, con textos y sin imágenes. En mi opinión, un complemento prescindible.
Pequeño tiene el tamaño de un ser humano normal, pero sigue siendo hijo de un ogro, y heredero de la dinastía de los ogros, y su destino no está escrito: deberá sobrevivir a quienes quieren acabar con él, resistirse a los oscuros instintos de ogro que anidan en su interior, crecer como ser humano, y reclamar su herencia a quienes se la han negado.

Pequeño” es el primer libro de “Los Ogros Dioses“, una obra publicada originalmente a finales del año 2014 por la editorial francesa Soleil Productions en su línea Metamophose, creada por el prolífico guionista galo Boulard Hubert (“L’Esprit de Lewis”, “Monsieur Desire?”, “Beauté”, “Les 7 mereveilles”, “WW 2.2”, “Spirou et Fantasio”,…) y el dibujante Bertrand Gatignol (“Jeanne”, “Pistouvi”, “Gatignol”,…), cuya segunda entrega, “Demi-Sang”, ya está publicada en Francia desde el año pasado. “Los Ogros Dioses: Pequeño” ha conquistado al público y a la crítica del país vecino, con su segundo álbum formando parte de la selección oficial del 44e Festival International de la Bande Dessinée d’Angoulême de este mismo año 2017. Por eso sorprende que una editorial como ECC Ediciones, con un catalogo pequeño de cómic europeo, se haya adelantado al resto de editoriales de nuestro país para poner en la calle una obra de esta calidad. Una muesca en su revólver.

En conclusión, “Los Ogros Dioses: Pequeño” es un cómic de fantasía, una fábula para adultos, que merece una oportunidad por parte de los lectores más valientes. Si no es suficiente motivo formar parte de la selección oficial del prestigioso festival de Angoulême, que lo es, su sugerente ambientación en el mundo de los ogros, el estilo de dibujo en blanco y negro exquisito, las numerosas referencias al arte clásico que se pueden detectar en sus páginas, o la construcción elaborada de todos su personajes, deberían ser razones más que sólidas para comprar esta obra.
Posiblemente a los conservadores y a los clásicos, a los lectores del BD más tradicional, “Pequeño” se les va a atragantar. Les va a desconcertar, a desorientar, y les hará sudar. Como le sucede al rey Gabaal como su retoño Pequeño.

Los Ogros Dioses: Pequeño
Guión: Hubert
Dibujo: Bertrand Gatignol
Traducción: Victor Ibañez
Título original: “Les Ogres-Dieux: Petit”
Fecha de publicación: Junio de 2017
ISBN: 978-84-17071-48-6
Formato: Cartoné. Blanco y negro.
Páginas: 176
Precio: 25,00 euros