Posiblemente “Las Guerras de Hierro” de Paul Kearney sea uno de los libros de los que más hemos hablado en los últimos meses. Ya lo hemos leído y podemos garantizaros no sólo que la espera ha merecido la pena, sino también que nos morimos de ganas de leer las continuaciones: “El Segundo Imperio y “Naves del Oeste“.

"Las Guerras de Hierro" (Paul Kearney, Alamut)Las Guerras de Hierro
Paul Kearney
Alamut
21,95 €
Su nombre es Corfe, único superviviente de la guarnición de Aekir, arrasada por los invasores merduk. Su vergüenza es haber sobrevivido cuando sus compañeros murieron, pero ahora tiene la oportunidad de enderezar su destino.

Tras destacar en la defensa del dique de Ormann, último baluarte del reino de Torunna, Corfe es destinado a la capital, un nido de intrigas donde el recién llegado, que comienza a estar rodeado de una aureola de heroísmo, es recibido con envidia.

El apoyo de la reina madre asegura a Corfe un mando, pero el resentimiento del rey lo reduce a un puñado de salvajes convictos sin pertrechos ni monturas. Sin embargo, Corfe convierte a sus reos montañeses en una fuerza temible y prueba su valía. Ahora deberá enfrentarse al poderoso enemigo merduk, detenido pero no derrotado, dispuesto a jugarse el todo por el todo y culminar su conquista de Occidente.

Mientras, en el extremo opuesto de Normannia, el rey Abeleyn de Hebrion ha recuperado el trono, pero yace víctima de sus heridas. Los rumores lo dan ya por muerto, y la frágil paz obtenida a un alto precio amenaza con quebrarse.

Y al otro lado del océano, en el Nuevo Mundo, una fuerza antigua se estremece, aúlla su furia y aguarda su momento para revelarse.

Tras leer El Viaje de Hawkwood y Los Reyes Heréticos estábamos deseando poder ponerle la mano encima a Las Guerras de Hierro, pero hubo una serie de problemas que ponían en duda la continuidad de la serie y que llevaron a la opción de suscribirse y garantizar así la edición del libro. Quisimos aportar nuestro granito de arena, nos suscribimos y, además, entrevistamos al editor para que nos explicase el proceso de suscripción y, finalmente pudimos hacer el feliz anuncio de la definitiva publicación de toda la saga.

Finalmente, hace unos pocos días nos llegó por correo nuestro ejemplar de Las Guerras de Hierro y, ayer, comenzamos su lectura. Hoy la hemos terminado y podemos aseguraros que la promesa que Paul Kearney nos hizo en su visita a Madrid es totalmente cierta, y es que cuando nos dijo que: “¡Todavía no habéis visto nada! Los combates de los primeros dos libros son sólo un anticipo de las titánicas batallas por venir (…) y hay revelaciones que esperan su momento para sacudir los cimientos de las religiones ramusiana y merduk.” Se quedó corto. En este volumen ya hemos podido ver como realmente la épica está a la orden del día con un Corfe que se hace con el protagonismo absoluto del libro para regocijo del lector que está encantado con un libro tan dinámico en el que apenas hay ratos muertos y donde la acción es el pan de cada página. Es impresionante ver cómo Corfe se erige en el personaje sobre el que pivota la saga, y aunque nos queda por saber qué ocurrirá en el Continente Occidental, o qué sucede con la ruptura de la Iglesia, o qué planean los fimbrios, los acontecimientos de Hebrión, y especialmente de Torunna, bastan para que la sensación final sea entusiasta.

Me ha encantado Las Guerras de Hierro, como ya me gustaron El Viaje de Hawkwood y Los Reyes Heréticos, e incluso más, porque aquí nos sumergimos directamente en la acción, no hay preliminares, y porque Paul Kearney no se entretiene con farragosas descripciones, explicaciones o historias que no vienen a cuento. Las Guerras de Hierro van, precisamente, sobre la guerra, lo cruenta, oscura y gloriosa que es… y sobre la estrella ascendente de Corfe.

No quiero avanzar mucho la trama porque aún os queda algo de tiempo hasta poder comprar, y leer, el libro (aunque por otra parte lo de presumir de tenerlo y haberlo leído ya tiene su puntito de goce), así que vamos a detenernos en comentar que me encanta la edición de Alamut, no sólo porque siguen el formato de los libros de Bibliópolis y Alamut, sino también porque apenas he detectado error alguno (como es habitual) y porque se incluye un resumen de los libros anteriores, algo que deberían hacer en todas las sagas de fantasía y ci-fi. Por cierto, Luis G. Prado ha cumplido su palabra y al final del libro hay un listado de agradecimiento a los suscriptores del libro.

En definitiva, Las Monarquías de Dios es una saga de fantasía altamente recomendable, y más ahora si tenemos en cuenta que está garantizada su publicación, épica, religión, descubrimientos, misterios, magia, hombres lobo, política… tiene todos los ingredientes para conquistaros.

Eso sí, no olvidéis que Las Guerras de Hierro no saldrá a la venta hasta el 4 de octubre, mientras tanto os morderéis las uñas como nos las mordíamos nosotros… y como nos las mordemos ahora mientras esperamos la llegada de El Segundo Imperio, mientras tanto aquí tenéis un avance del libro.