Este año (2019) hace ya 50 años que se pisó la Luna y aun hay gente que no lo cree…. Pero la protagonista de «Las dos caras de la luna» no es que lo crea, es que ¡¡¡querría ir ella!!! Un cuento que además de una historia bonita y una forma muy original de ver las ilustraciones, te explica qué es la Luna, de qué está formada y cómo fueron hasta allí, datos interesantes muy accequibles para la infancia.

Las dos caras de la luna
Autor y autora: Carles Schnabel, Rat Parellada
Ilustradora: Siamés Escalante
Sello: MONTENA
Fecha publicación: 07/2019
Formato, páginas: TAPA DURA, 96
Medidas: 277 X 305 mm
ISBN: 9788417773113
Colección: No Ficción Ilustrados
Edad recomendada: A partir de 4 años
Precio con IVA: 24.95 €

¿Qué tiene la luna que no puedo dejar de mirarla?

Todos sus secretos, datos, curiosidades… ¡Y muchos más!

A través de los ojos de una niña (de la que no sabemos nombre) se nos va narrando características de la Luna que es su gran pasión. Su sorpresa será mayúscula cuando su tía (las tías somos las mejores) le enseña la Luna mucho más cerca… con un telescopio que le abre un gran mundo porque la puede observar con todo detalle.

Este cuento está muy cuidado y repleto de detalles (se aprecia la pasión por la Luna de la autora y del autor) para que toda la persona que lo lea conozca algún dato que no sabía de la luna y para la infancia les abre un mundo de una forma muy original que no pasara desapercibido.

Ya habían pasado por mi manos cuentos que para leerlos o ver las ilustraciones necesitas algo más que el libro, como un espejo, linterna, estar a oscuras (cargándolo de luz anteriormente),… pero siguen sorprendiéndome y maravillándome esta forma de disfrutar de los cuentos que si a mí me cautiva a la infancia le fascina, es como… antes de leerlo se necesita una preparación previa, como si fueras a irte de viaje y necesitas hacerte la maleta, pues igual, antes de sentarte a disfrutar con este cuento necesitas una linterna y un espacio cómodo donde estar con otra persona porque no dejas de comentar cosas cuando aparecen las ilustraciones de una forma mágica, por lo que se te hace necesario compartirlo.

Rat y Carles llevan muchos años trabajando profesionalmente, y seguramente también no profesionalmente, con una pasión común que es la astronomía y en Las dos caras de la luna se aprecia está pasión que intentan trasmitir y contagiar a toda la familia. Parece como si llevaran toda la vida escribiendo libros y aunque este es el primero sí que esta pasión les ha hecho estar cerca de la infancia y juventud dando charlas y explicando desde el planetario todo lo que hay en el espacio.

La ilustradora sí que tiene una gran trayectoria profesional con una formación muy específica y con varias exposiciones que aunque no tienen nada que ver con la luna y el espacio sí que ha sabido ver la esencia del libro y acompañarlo con algo tan importante (y en Las dos caras de la luna más, ya que las ilustraciones son las protagonistas) que deja mudo el texto ya que lo que se va leyendo lo ves totalmente en ellas uniéndose de una forma muy bonita y sencilla.

Me ha encantado este cuento que tengo tantas ganas de compartirlo con mis sobrinos y sobrinas, que se me está haciendo largo el verano ya que es cuando menos nos vemos y ver sus caritas de sorpresas cuando me vean aparecer con el libro y una linterna y sobre todo… con una gran sonrisa!

Dicho todo esto, poco más me falta por decir… Las dos caras de la luna que se va a mi estantería de la biblioteca de cuentos favoritos e imprescindibles.