Ya está aquí el octavo volumen de «La Tumba de Drácula«, enmarcado en la alucinante colección Biblioteca Drácula, que Panini Cómics publica cada quince días.

Es la noche antes de Navidad. Es cuando el hijo de Drácula, el vástago heredero del manto de poder que el rey vampiro ha portado durante tanto tiempo, nacerá. ¿Qué harán sus enemigos al respecto? Además, Harold H. Harold comienza por fin su novela: La conspiración del vampiro… y los hombres conocerán la ira de Drácula.

La cadencia quincenal de «La Tumba de Drácula» ha hecho que, casi sin pensarlo, estemos encarando la recta final de esta colección. Mi deseo es que «Dracula Lives!» continuase el legado de «La Tumba de Drácula«, y se publicara en el formato de la Biblioteca Conan, adecuado para las revistas de que Marvel Comics ofreció camufladas como «Curtis Magazines». Solo es un deseo en voz alta ya que pronto nos quedaremos sin nuestra mensual ración vampírica.
Antes de comenzar a comentar el octavo volumen, he de descubrirme ante el tesón y la capacidad de trabajo del equipo de autores de esta serie: Marv Wolfman, Gene Colan y Tom Palmer. Wolfman, desde el séptimo número y Colan desde el segundo, nos han acompañado todo este tiempo sin bajar un ápice de calidad. Tom Palmer llegó unos pocos números después para hacer mejor el trabajo del dibujante.
Un artículo escrito por Marv Wolfman, correspondiente al correo de los lectores del sexagésimo número americano, y reproducido en este tomo que reseñamos, demuestra la coherencia artística de esta colección: Colan se ve saturado de trabajo puesto que acaba de aceptar ilustrar las tiras de prensa de Howard el Pato. Wolfman, lejos de buscar un sustituto, propone que la cadencia de salida al quiosco de «The Tomb of Dracula» sea cada dos meses. De esta manera, el dibujante podrá afrontar su labor. El escritor no concibe a otro ilustrador en estas páginas. Chapó por ellos y por la aprobación de Marvel Comics. Es una pena que de unos años a esta parte no se apliquen estos criterios.
Los números contenidos en este tomo van de «The Tomb of Dracula #54» de marzo de 1977 a «The Tomb of Dracula #62» de enero de 1978. Como sabemos, existe la costumbre de fechar los ejemplares con unos meses de posterioridad respecto a su aparición a la venta. Eso explica que el primer número de este tomo, fechado en marzo, incluya una historia «Era la noche antes de Navidad«. Apareció en diciembre de 1976. El título corresponde a un verso incluido en el poema «A Visit from Saint Nicholas«. El cómic es importante por contener el nacimiento de un nuevo hijo de Drácula, Janus.
La historia que involucra este nacimiento, cuya madre Domini contrajo nupcias con el vampiro en el tomo anterior, corresponde a una larga trama en la que Drácula se apoderó de una secta satánica, sin que ellos supieran que se trataba de un vampiro. Y por medio de su vástago, que sería proclamado nuevo amo del universo por los acólitos, el príncipe de los no muertos afianzaría su poder. Todo esto sucede en Boston, lugar de residencia de los protagonistas de esta colección, bien escogida por su parecido a Londres y por no tirar de una Nueva York plagada de super héroes.
Para constatar la variedad que caracteriza a este título, entre medias de esta saga encontramos una curiosa historia en «The Tomb of Dracula #56» en la que el simpático Harold H. Harold, émulo de Woody Allen, escribe su propia versión novelizada de los acontecimientos vampíricos que ha vivido en las últimas semanas, y la titula «La conspiración del vampiro». A continuación, en el número 57, disfrutamos de otra de esas aventuras protagonizadas por un nuevo personaje, en esta ocasión el denominado Hombre Eterno. Se trata de una persona que cada vez que muere regresa a una nueva vida… hasta que se tope con Drácula.
El número 58 se centrará en Blade, para dar un respiro a la saga en curso que continuará hasta la finalización de este tomo, con el regreso de un extraño personaje de color dorado que vimos en el anterior volumen y con la aparición de un nuevo peligro que se destapará en el noveno tomo, donde asistiremos al final de la colección americana.
La edición en tapa dura de Panini Cómics, a un precio ajustado, es perfecta. Encontramos un artículo de Eduardo de Salazar, el mencionado correo de los lectores de Marv Wolfman, todas las portadas americanas y un extenso artículo escrito por Antoni Guiral en el que se repasa la trayectoria de la publicación de este título antes de Panini Cómics, profusamente ilustrado por evocadoras portadas de los tiempos de Vértice y Forum, entre otras.
«La Tumba de Drácula» de Panini Cómics es, hoy por hoy, una de las mejores colecciones que podemos encontrar en las librerías y que no hay que dejar escapar. El que avisa no es traidor.

La Tumba de Drácula #8: ¡La ira de Drácula!
Autores: Steve Englehart, Marv Wolfman y Gene Colan
Edición original: «The Tomb of Dracula» núms. 54 a 62
Fecha de publicación: Febrero de 2021
ISBN:9788413347776
Formato: 17x26cm. Tapa dura. Color
Páginas: 176
Precio: 15,00 euros