linea_separadora

¿Dónde piensas estar el día que se acabe el mundo? Para muchos no hay mejor manera de enfrentarse al fin del mundo que junto a la persona amada en una cama caliente. A falta de ella, en «Bienvenidos al fin del mundo» nos decían que uno puede afrontar el Apocalipsis con una jarra de cerveza bien fría entre las manos y junto a los amigos de la infancia y otra opción es la que Seth Rogen y Evan Goldberg proponían en «Juerga hasta el fin«: de fiesta con otras jóvenes estrellas de Hollywood.

Basada en el cortometraje «Jay and Seth vs. the Apocalypse» de Jason Stone, «Juerga hasta el fin» («This is the end«) era una gamberrada como la copa de un pino perpetrada en el año 2013 por un par de bufones rodeados de un montón de amigos dispuestos a seguirles la corriente. Esto es exactamente ésta divertidísima película que contaba con un extenso y dignísimo reparto de actores conocidos que se interpretaban a sí mismos, desde Emma Watson hasta Rihanna, pasando por Jason Segel, Jonah Hill, Jay Baruchel, Channing Tatum, Danny McBride, Aziz Ansari, Paul Rudd, Craig Robinson o Michael Cera, que se encuentran celebrando una fiesta en la casa de James Franco cuando llega el Apocalipsis. Todos se han reunido allí para celebrar una fiesta con motivo del hipotético fin del mundo que habían pronosticado los mayas, cuando para sorpresa de todos los invitados, el vaticinio se cumple. ¿Cómo afrontarán la situación? ¿Cómo sobrevivirán al caos desatado? El grupo de amigos y conocidos, atrapados en la casa de James Franco mientras catastróficos acontecimientos asolan el mundo, verán como el encierro y las menguantes provisiones amenazan con hacer añicos las relaciones dentro de la casa y, poco a poco, la cordura y el orden dejan paso al caos, la violencia y la supervivencia por encima de cualquier respeto. Al cabo de un tiempo se verán forzados a salir fuera de la casa, enfrentándose a su destino y al verdadero significado de la amistad y la salvación. Con humor, y mucha cerveza.

Esta película metareferencial, hilarante por como satiriza el microuniverso endogámico del universo de las comedias norteamericanas de la primera década del siglo XX con Judd Apatow y compañía a la cabeza, con un montón de gags sin líneas rojas, es un sacrifcio colectivo en clave masoquista de Seth Rogen y Evan Goldberg y el elenco de amigos actores que se han sumado a su fiesta. Se ríen de ellos mismos, y nos invitan a reirnos de ellos. El espectador no debe buscar ni interpretaciones elaboradas ni mensajes profundos en «Juerga hasta el fin» y esto es lo mejor. No hay más. Solo una gran, grandísima broma.

linea_separadora