Un nuevo libro ambientado en el universo de Ender, el segundo de tres previstos dedicados a contarnos la Primera Guerra Fórmica y una brillante continuación de “La Tierra desprevenida“. Este “La tierra en llamas” de Orson Scott Card y Aaron Jonhnston lo tiene todo para atraparos sin piedad.

"La tierra en llamas" (Orson Scott Card y Aaron Jonhnston, Nova)La tierra en llamas. La Primera Guerra Fórmica (vol. II)
Aaron Johnston / Orson Scott Card
Páginas: 496
Formato: 15 x 23 cm
ISBN: 978-84-666-5521-7
PVP: 20.00 €

Cien años antes de El juego de Ender, la batalla comenzó

La secuela del best seller del New York Times, La tierra desprevenida

Cien años antes de que Ender naciera, una raza extraterrestre llegó a la Tierra armada con fuego y muerte.

Después del ataque que sufre la nave minera Cavadora , Víctor Delgado escapa y se une al Oficial del Estado Imala para alertar a los científicos de la Tierra de la peligrosidad de los hostiles insectos llamados fórmicos. Mientras los diplomáticos buscan una solución pacífica, Lem Jukes, hijo del magnate Ukko Jukes, planea un ataque que supone un desafío en toda regla a su padre.

Con este telón de fondo, y una horda invasora planeando a través de la llanura china, sobre campos devastados, será el sublime y heroico Mazer Rackham, un oficial de operaciones maorí, quien luche para convertir a su tropa en una fuerza capaz de preservar la Tierra en la que será su primera guerra interestelar.

Han pasado unos meses desde que la Colección Nova nos trajo La Tierra desprevenida la primera entrega de la trilogía dedicada a narrarnos la Primera Guerra Fórmica… y si aún no os situáis, sí, estamos hablando del magno universo que Orson Scott Card ha acabado creando alrededor de su novela cumbre: El Juego de Ender, aunque aquí viene acompañado de Aaron Johnston. Después de unos meses deseando una nueva dosis de batallitas espaciales entre la Humanidad y los Fórmicos, y de ver la película de El Juego de Ender (no está mal, aunque esperaba más, pero debo reconocer que me gustó),  y ya estaba buscando una dosis de ciencia-ficción de vertiente space opera cuando Ediciones B anunció la publicación, a través de la veterana colección Nova, de La Tierra en Llamas. Sólo tuve que esperar un mes para que el libro cayese en mis manos y… menos de un día para devorarlo ansiosamente… no tengo remedio, lo sé, pero es que con este tipo de libros me emociono y…

 

En fin, como vimos en el anterior libro la llegada de los fórmicos al Sistema Solar se saldaba con numerosas víctimas, 0 intentos de hablar con la Humanidad y con unos pocos personajes que intentaban hacer lo correcto mientras la mayoría iba a su bola. En La Tierra en llamas la situación no ha cambiado mucho, ni siquiera el casi-suicida viaje de Víctor Delgado para advertir a la Luna, y a la Humanidad, parecía haber tenido efecto alguno (y es que ambos autores parecen estar de acuerdo en que el egoísmo esuna de las principales características del ser humano), así que aquí veremos cómo Víctor, e Imala, se rompen el culo intentando encontrar a alguien que les escuche, aunque ese alguien sea su mayor enemigo humano.

Mientras tenemos a un pre-Ender, Bingwen, un chaval chino super-inteligente que, cómo no, cruzará sus cambios con un  Mazer Rackham (al que Orson le debe una escena espectacular en el siguiente libro, ya que aquí dista un poco de tener el protagonismo que todos esperábamos) que se irá convenciendo de los niños tienen un gran potencial como militares… mientras, ambos, lucharán contra los fórmicos que, finalmente, han llegado a la Tierra y demostrado sus intenciones.

Con esta segunda entrega Aaron Johnston y Orson Scott Card contruyen un relato bastante creíble de cómo reaccionarían los humanos, los grandes capitalistas y las naciones, así como el cómo siempre habrá gente dispuesta a creer y luchar. Es curioso, porque mientras en las obras de entretenimiento se aplaude el comportamiento de los que están dispuestos a pelear por lo que es justo en la vida real… pero estoy divagando. Hay que reconocerles a Orson y a Aaron que han sabido trenzar un relato muy ameno, de esos que se devora que da gusto y que, maldita sea, otra vez me deja con ganas de más. Y habrá que esperar bastante, porque Earth Awakens (La Tierra despierta) se acaba de publicar (10 de junio) en Estados Unidos, por lo que nos tocará esperar bastante.

"La tierra en llamas" (Orson Scott Card y Aaron Jonhnston, Nova)Eso sí, tengo que admitir que por culpa de este libro me estoy planteando releer la Saga de Ender de cabo a rabo (aunque seguramente no pueda, por falta de tiempo, tengo demasiadas reseñas pendientes y leerse 20 libros de una tacada… buf, cuesta) o darle una nueva lectura a dos libros en concreto; El Globo de Oro, de John Varley, y La Luna es una cruel amante, de Robert A. Heinlein, dos de mis libros favoritos que, por desgracia, aún no he reseñado en Vía-News (bueno, sí lo hice, hace unos 10 años, pero gracias a algún hacker graciosillo se perdió mucho contenido) y que se merecen una buena relectura (sí, otra más).

Total, que después de dos libros veo que ambos autores han apostado por dejarnos lo más intenso para el final y si no fuese porque no me veo con fuerzas me compraba el ebook de Earth Awakens y… maldita impaciencia la mía… pero es que tras leer La Tierra dresprevenida y La Tierra en llamas, sólo con imaginar lo que pasará en la tercera entrega… me muero de ganas.

No me gustaría saltarme una obviedad, da gusto cómo han construido la historia, cómo, poco a poco, se va sabiendo sobre los fórmicos, cómo éstos se infiltran en el Sistema Solar y van creando un desastre a su estela, y cómo, poco a poco, la gente está dispuesta a hacerles frente a riesgo de todo, con tal de proteger la Tierra, el hogar. Me encantan estos libros porque, a pesar de la gran cantidad de víctimas, el espíritu que demuestran estos personajes te hace ilusionarte y disfrutar y empatizar hasta límites imposibles.

En cuanto a la edición española, de chapeau, da gusto leer las introducciones de Miquel Barceló (siempre se aprende “algo”, y eso por no decir “mucho”), da gusto ver lo cuidada de la edición y cómo el traductor, Rafael Marín, ha hecho un excelente trabajo, da gusto ver lo bien que editan y…. ejem… ¿para cuándo Earth Awakens? porque yo creo que si ponemos a Rafa a pan y agua… en tres meses saca adelante la traducción… jejejeje.

Acabo ya, reconociendo que he disfrutado muchísimo con La Tierra en llamas y lamentando amargamente no tener la continuación ya en mis manos. Reconozco que se me va a hacer muy larga la espera, pero también sé que merecerá la pena.