linea_separadora

Las novelas de la escritora Anne Rice han llegado en varias ocasiones a la gran pantalla. “Entrevista con el vampiro” con Tom Cruise, Brad Pitt, Kirsten Dunst y Antonio Banderas, es posiblemente la adaptación más famosa de la autora, y quizás una de las mejores películas de vampiros de la historia del cine. Esta afirmación puede ser discutible, y aceptamos el debate, pero no lo es que el Lestat de Lioncourt de Anne Rice es uno de los personajes más emblemáticos de las historias de vampiros. Tanto las literarias como las cinematográficas.

Fallecida en diciembre de 2021 a los 80 años de edad, debido a complicaciones tras sufrir un infarto, la saga más popular de Anne Rice fue la de las “Crónicas Vampíricas” (“The Vampire Chronicles“), trece novelas que empezaban con “Entrevista con el vampiro” (1976) y finalizaban con “La comunidad de la sangre” (2018). La tercera entrega de la saga vampírica fue “La reina de los condenados” (1988), que tuvo su adaptación cinematográfica en el año 2002, dirigida por el australiano Michael Rymer a partir de un guión adaptado de Scott Abbott y Michael Petroni.

Protagonizada por Stuart Townsend, Marguerite Moreau, Vincent Perez, Lena Olin, Paul McGann y la malograda Aaliyah, que falleció poco antes del estreno de la película en un accidente de avión en las Bahamas, “La reina de los condenados” (“Queen of the Damned“) nos contó como el legendario vampiro Lestat sigue siendo un vampiro, un depredador nocturno que saciaba su sed de sangre escondido entre las sombras, pero ahora se ha convertido en una estrella del rock. Y su música ha despertado a Akasha, madre de los vampiros, la Reina de los Condenados. La que una vez fuera la reina del Nilo, toma a Lestat como rey, amante y mano derecha, y vuelca todos sus esfuerzos en la destrucción de los vampiros y todos los varones con el fin de que las mujeres creen un nuevo orden en el mundo. Pese a las súplicas de Lestat, los deseos y las ansias de destrucción de la Akasha son irrefrenables.

La reina de los condenados” llegó a los cines ocho años después de “Entrevista con el vampiro“, y con Stuart Townsend en lugar de Tom Cruise como rostro del carismático Lestat. ¿Mejor o peor? Diferente. Pero el cambio entre una película y otra no se reduce al protagonista sinó que la historia pasa de una estética propia de finales del siglo XVIII a un estilo con aromas a MTV y videoclip, al glam y al mundo del pop, pues Lestat es aquí una estrella del rock y todo el envoltorio del film, desde la música hasta el vestuario, tiene una estética ochentera y excesiva. Por fortuna, para quienes no se sienten cómodos con este cambio, tenemos a una espectacular Aaliyah como la implacable Reina de los Condenados. Bellísima y eterna, convertida en un mito tras su muerte.

linea_separadora

Where to watch "La reina de los condenados" (Michael Rymer, 2002)