Hace algo menos de una semana Pedro F. Medina publicó en Twitter un comunicado en el que comentaba que Amazon la había liado “pardísima” con el cuaderno de dibujo de El niño Jesús no odia a los mariquitas, una obra publicada por Don Julio, mismo autor de Ser Fascista está mal y que, obviamente, están dirigidos a público adulto pero, mira tú por dónde, en Amazon apareció de la nada un texto informando que era para lectores A PARTIR DE 6 AÑOS. La polémica y el efecto Streisand estaban servidos.

El niño Jesús no odia a los mariquitasAunque nosotros nos enteramos de la polémica el pasado viernes no le dimos más importancia de la que tenía, un error de Amazon al indicar la recomendación de El niño Jesús no odia a los mariquitas. Sí, había habido controversia en la ficha del producto por parte de aquellos que no se molestaron en ir un poco más allá y, curiosamente, también se había alzado con el número 1 de ventas en su apartado de la web. La polémica vende y la polémica estúpida vende más, era obvio que un libro titulado así no estaba destinado al público infantil. Lo sabe cualquiera con dos dedos de frente lo que no evitó que, días después, cuando Fandogamia ya había descubierto dónde se había producido el cambio de la sinopsis que también había afectado a otras plataformas: Dilve, un negocio que vende la información de los libros a distintas plataformas. Ahí se había producido el cambio al que Fandogamia no tenía acceso, algo que ya han solucionado para evitar este tipo de problemas, y donde, aparentemente, alguien se había inventado la categorización por edades. Pedro lo explica mejor en este artículo de Es La Hora de las Tortas.

Dos días después desde Fandogamia se nos avisaba que habían solicitado correcciones a las distribuidoras implicadas, Dilve y Cegal (la confederación española de gremios y asociaciones de libreros de España) que agrupa a 1.100 librerías. El error parecía solucionado…

O al menos eso creímos, hasta que la basura amarillista y tergiversadora de Espejo Público se enteró de la polémica y compraron diversos ejemplares para atacar El niño Jesús no odia a los mariquitas, enfocando la noticia desde la óptica de que el cuaderno está “claramente dirigido a los niños”. Antes de esto contactaron con Fandogamia quienes se vieron venir el circo que, efectivamente, se produjo, y les enviaron un comunicado explicando lo sucedido y no queriendo entrar en antena (con razón). Aquí debajo podéis ver la “pieza informativa” que emitieron. Repito, sabiendo ya que era una parodia para adultos y que había habido un error en la clasificación del cuaderno de actividades ajeno a Fandogamia. Lo sabían y aún así hicieron esto:

Este es el nivel y es curioso que las polémicas de este tipo siempre ronden a Fandogamia, una editorial que apoya los derechos LGTBQ y a la que, a lo tonto, le están haciendo un favor (en cierta manera, las polémicas nunca son buenas y menos cuando entran en antena con programas basura como Espejo Público) porque El niño Jesús no odia a los mariquitas se está vendiendo maravillosamente bien. Sí, el tiro les ha salido por la culata a las “buenas gentes” de Espejo Público pero no olvidemos lo vergonzoso del señalamiento y cómo crearon una polémica artificial para hacer daño a una editorial de cómics, principalmente españoles.

NOTA: ¿De verdad veían normal que un cuaderno de actividades llamase “mariquitas” a los homosexuales? ¿No veían ahí una pista de que NO era para niños? Claro, que a estos padres y madres “preocupados” quizás habría que enseñarles a leer y las capacidades que otorga ese don llamado “compresión lectora”…