La Patrulla Condenada, el alocado grupo de superhéroes inadaptados, regresa a la actualidad con una serie de lo más curiosa, guionizada por el irreverente Gerard Way y dibujada primorosamente por Nick Derington. ECC nos trae el primer arco de esta serie en un volumen titulado “Ladrillo a Ladrillo“.

Los átomos zumban. Las ensoñaciones atestan calles inteligentes. Uníos, pirómanos de esta generación: esto es La Patrulla Condenada, y el Dios de los Superhéroes está sangrando en el suelo. Casey Brinke es una joven paramédica, que trabaja en el turno de noche y lidia con un pasado tan raro que no tiene claro lo que es real y lo que es inventado. Junto a su compañero Sam Reynolds, está a punto de abrirse camino a través de los callejones más oscuros y de las horas más negras de la ciudad. Y la gente con la que se topará te dejará flipando.

En el presente tomo se incluyen los números 1 a 6 de “Doom Patrol” publicados en formato grapa desde septiembre de 2016 a abril de 2017. Vemos que no ha podido mantener su cadencia mensual, algo inusual en las editoriales grandes, sobre todo en Marvel, ya que DC Comics apuesta por los autores en detrimento de la cita puntual, como recientemente se ha podido ver en “Doomsday Clock”. Algo digno de aplauso. Desde la primera a la última página la calidad de este tebeo es remarcable.
La Patrulla Condenada inauguró el sello Young Animal, fundado en 2016, una especie de Vertigo pero con la intención de incluir personajes y lugares del Universo DC en historias para lectores adultos, con una aproximación más experimental que los cómics habituales de la editorial americana. Se compone de una serie de títulos que podrían considerarse permanentes, como esta Patrulla Condenada, que hasta el momento ha protagonizado doce números (ahora está en hibernación) o “Shade”, “Madre Pánico” o” Cave Carson”. Luego están las miniseries no permanentes, como “Eternity girl” o “Bug!: the adventures of Forager”.
Gerard Way, guionista de la patrulla condenada, fue el fundador de dicho sello, y a veces hace las funciones de editor, ayudando a formar equipos para otras series. Pese a su juventud (41 años) Gerard Way ya tiene tablas en diferentes ámbitos de la cultura popular. Nacido en Nueva Jersey, es músico, cantante y escritor de cómics. Vocalista de My Chemical Romance, alcanzó el éxito en el mundillo de las viñetas con la serie de Dark Horse ganadora de un premio Eisner “Umbrella Academy”, que desde hace nada cuenta con su propia adaptación televisiva en Netflix.
En La Patrulla Condenada, DC le ha dado barra libre para experimentar y meter sus locuras, siempre con un ojo puesto en la andadura del grupo más aclamada por los fans, aquella genial serie de Grant Morrison. Pero no hay que olvidar que los primeros pasos de La Patrulla Condenada se dieron en el cómic titulado “My Greatest Adventure”, antología de historias bizarras que acogieron al grupo en su número 80, abril de 1963, aquella gran época donde los superhéroes volvieron a ponerse de moda. La formación del grupo fue muy variopinta (Beast boy, Elasti-girl, Mento, etc…), teniendo a Robotman como único miembro constante. Bob Haney y Arnold Drake fueron sus creadores y su primer volumen terminó en 1968, justo a tiempo para cancelar la revista, con la muerte de los personajes. Reaparecieron en una breve etapa de solo tres números en “Showcase”, con nuevos integrantes. Más tarde, en 1987 y a raíz de los acontecimientos de “Crisis en Tierras infinitas” se produce un relanzamiento en dos fases, con Paul Kupperberg en la primera y un número de arranque dibujado por John Byrne, que en España pudimos ver publicado por Zinco. Tras Byrne fue Steve Lightle y Erik Larsen los encargados de dibujarla. Y la segunda fase, memorable y que nos ganó a muchísimos fans, la surrealista, experimental e innovadora serie Vertigo escrita por Grant Morrison y dibujada por Richard Case, con geniales portadas de Simon Bisley. En 1995 se puso punto final a este título, y habría que esperar hasta el 2004 para otro relanzamiento, con John Byrne como autor completo, totalmente olvidable. Tras algunos titubeos, este título ha salido adelante con todas las consecuencias en el nuevo sello Young Animal.
Nuevamente nos encontramos con unos componentes del grupo que varían respecto a anteriores formaciones. Flex Mentallo, creación de Morrison y Case para esta serie y que contó con una espectacular mini ilustrada por Frank Quitely, es importante en la trama de la historia, que esta vez protagonizan los debutantes Casey Brinke, una joven paramédica trabajadora del turno de noche, y su compañero Sam Reynolds. El fino hilo argumental consiste en el reencuentro de antiguos miembros del equipo, como son Robot Man, Crazy Jane o el Hombre Negativo. El resto es un viaje alucinógeno lleno de aciertos visuales, un montón de guiños y disparates, con tramas que se nos antojan indescifrables. Como se comenta en el texto que escribe Gerard Way parafraseando a un crítico: “Este cómic no se puede reseñar de una forma coherente ya que no es reseñable. Hay que experimentarlo”.
Animo a los lectores a sacar sus propias conclusiones. Sin duda, la parte gráfica de Nick Derington y Tamra Bonvillain, se lleva la palma, ya que es absolutamente cautivadora, un trabajo de diseño, dibujo y coloreado deslumbrante y que hay que contemplar con detenimiento. Las portadas que se incluyen, espléndidas. Además, unos cuantos extras (portadas alternativas, avances, perfiles e ilustraciones) terminan de redondear este cuidado tomo.
Recién aparecidos en Titans, la serie de televisión y con su propio show televisivo a punto de estrenarse, “La Patrulla condenada: Ladrillo a Ladrillo” es una estupenda manera de iniciarse en sus surrealistas aventuras. ¡Muy recomendable!

La Patrulla Condenada: Ladrillo a ladrillo.
Guión: Gerard Way
Dibujo: Nick Derington
Edición original: “Doom Patrol (Young Animal)” núms. 1 a 6
Fecha de publicación: Octubre de 2017
ISBN: 978-84-17206-26-0
Formato: Rústica. Color.
Páginas: 176
Precio: 15,95 euros