ECC Ediciones lanza “Bodycount“, un cómic escrito por Kevin Eastman y dibujado por Simon Bisley a mediados de los noventa, protagonizado por la tortuga ninja Raphael y su mejor amigo, Casey Jones, en una historia de violencia y vendetta que vuelve a las librerías tras muchos años sin estar disponible.

Bodycount¡La nueva aventura de Raphael y Casey Jones!

Si hay alguien capaz de meterse con facilidad en una pelea de bar, ese es Casey Jones. Y en su últi-ma bronca, ha conocido a una chica que huye de la mafia de Hong Kong, de su propio hermano y de un pasado complicado. Con ayuda de Raphael, Casey está dispuesto a acompañar a su nueva amiga a Pittsburgh, donde espera salvarse por fin de sus perseguidores. Pero estos no les van a poner el camino fácil… y lo van a llenar de sangre.

Resulta que van dos amigos, quedan a tomar cerveza, y cuando ya se han bebido varias jarras, una idea les ilumina la mente. “¿Y si hacemos una historia llena de acción y tiros en la que Raphael y Casey Jones tengan un papel?” Todo esto es una hipótesis, pero según cuenta Kevin Eastman en el texto que acompaña este cómic, no debe estar muy lejos de la realidad.

Kevin Eastman confiesa que tiene un afecto especial por Casey Jones y la Tortuga Ninja Raphael, personajes creados por él mismo junto a Michael Laird en 1984 en un fanzine autoeditado, que hoy alcanza una cifra astronómica si uno pretende hacerse con él. Arnold Bernid ‘Casey’ Jones es un vigilante, y fue creado como una parodia de otros vigilantes que aparecen en los cómics, muy de moda en aquella época. Su larga cabellera negra y su máscara de hockey son sus distintivos principales. Guarda sus armas en una mochila de golf que se echa al hombro, pues no duda en usar armas de fuego si la situación lo requiere.

Eastman junta a Casey con Raphael, la tortuga de la máscara roja y los sais, para embarcarlos en una aventura algo bizarra y muy alocada, que se desarrolla en cuatro números americanos de la serie titulada “Bodycount” y publicada por Image en 1996. En un inicio la miniserie iba a titularse “Casey Jones y Raphael” y se publicaron los dos primeros números así en el amparo de Mirage, la editorial fundada en 1983 por Eastman y Laird.

El germen de “Bodycountse inicia en la gira de firmas del cómic Melting Pot (Kitchen Sink, 1994) que comparten Eastman y Simon Bisley en Northampton. El escritor y dibujante le preguntó a Bisley si había visto alguna película de John Woo, que por aquella época lo petaba con filmes como “The Killer“, “Hard Boiled” o “Bullet in the Head“. Un inciso, recomiendo ver esas películas, un cóctel de tiros y diversión como no hay otro, protagonizadas por los carismáticos Chow Yun-Fat y Tony Leung.

El no por respuesta movió a los colegas a tener que acudir al videoclub para empaparse bien del cine de John Woo. Esta inspiración les llevó de cabeza a crear este simpático y embrollado cómic, cuyo argumento disparatado es lo de menos. Protagonizado por Midnight, una fuerte y pechugona mujer a la que persigue una mafia, en su huida conocerá a Casey y Raphael. Deberán sortear todo tipo de peligros hasta llegar a un lugar conocido como el santuario en Pittsburgh.

Como comenta ECC Ediciones en su página donde expone cinco razones para leer este cómic, el aparente caos narrativo  ayuda al espectáculo de vísceras, disparos, peleas, laceraciones, chichones y mutilaciones. Es difícil llevar la cuenta de cuerpos en estas páginas. A Casey nunca le han gustado las armas de fuego, pero Raphael comienza aquí a utilizarlas… y no le va mal con ellas. Sangre, muerte, explosiones y más sangre. Esto no es las Tortugas Ninja al uso, pero está lleno de poder tortuga.

Por supuesto, el aliciente principal de “Bodycount” (obra que llevaba mucho tiempo descatalogada) es el dibujante estrella Simon Bisley, que da su propia versión de la historia a partir de los bocetos de Eastman. El estilo del dibujante británico es de los que crean escuela (su “Lobo” de DC Comics es una maravilla). Destacan sus personajes caricaturescos y añadidos surrealistas que llenan la página y dejan grogui al lector. Además, sus características deformidades físicas le van fenomenal a Raphael, al que hace más monstruoso que nunca. Lo dibuja como le da la gana y en alguna viñeta con algún dedo de más. Si el Heavy Metal fuera un arte pictórico, Bisley sería el artista más significativo.

ECC Ediciones publica “Bodycount” en un tomo en tapa dura, con excelente papel interior y extras muy interesantes: las portadas de la miniserie y una retrospectiva escrita por Kevin Eastman donde muestra todos los bocetos y algunos diseños adicionales.

En definitiva, “Bodycountes una obra especialmente recomendada a fans de Bisley y a completistas de las Tortugas Ninja, aunque solo salga una de ellas.

Bodycount
Autores: Kevin Eastman y Simon Bisley
Edición original: “Bodycount #1-4”
Fecha de publicación: Diciembre de 2023
ISBN: 978-84-19972-18-7
Formato: Cartoné. Color.
Páginas: 112
Precio: 19,50 euros