Uno de los títulos más esperados de Panini Cómics cada año son los Marvel Gold que nos ofrecen las series mutantes coordinadas entre sí y, sin duda, el más ansiado es el siguiente volumen de La Imposible Patrulla-X, en concreto el décimo con Disolución y nacimiento, que ya está en nuestras manos y que ha sido una lectura genial que me ha vuelto a demostrar lo importante que fue, es y será, Chris Claremont para la franquicia.

La Imposible Patrulla-X #10 Disolución y nacimientoLa Imposible Patrulla-X #10 Disolución y nacimiento (Marvel Gold)
Edición original: The Uncanny X-Men 244-267 y Annual 13
Fecha de edición: mayo de 2023
Guión: Chris Claremont, Sally Pashkow, Terry Austin, Jim Lee
Dibujo: Marc Silvestri, Jim Fern, Rob Liefeld, Mike Vosburg, Jim Lee, Rick Leonardi, Kieron Dwyer, Bill Jaaska, Mike Collins, Homage Studios
Formato: Cartoné, 688 páginas. Color.
56€

¡La despedida de Marc Silvestri y la llegada de Jim Lee a los mutantes! Contempla la saga en que, uno a uno, cada integrante del grupo va siendo tachado de la lista… y cuando no quede nadie, un nuevo equipo nacerá en la Isla Muir, mientras se cierne la tragedia sobre La Fuerza de la Libertad. Además, los cruces con “Actos de Venganza” dejarán un cambio revolucionario en Mariposa Mental, empieza la búsqueda de los desaparecidos, tiene lugar un viaje muy especial a Madripur y se produce la llegada del mutante llamado Gambito.

En este decimo volumen de La Imposible Patrulla-X nos encontramos con los últimos miembros que quedan del grupo viviendo en Australia mientras todo se va haciendo más cuesta arriba, algo que se complicará enormemente tras la visita de Nanny y Creahuérfanos y la aparente muerte de Tormenta. El regreso de Donald Pierce y sus tropas sólo servirá para precipitar la huida hacia adelante del equipo orquestada por una Mariposa Mental que pronto cambiará brutalmente en unos números ilustrados por la nueva ola de dibujantes, futuros creadores de Image, y que cambiaron la serie reflejando más cruda y sexualmente los tropos que tanto fascinaban a Chris Claremont (el sexo, la dominación, las tendencias masoquistas y sado… la verdad es que el Patriarca Mutante era un poco salidillo). Mientras tanto nos centramos en la Isla Muir y en cómo Banshee comienza a sospechar que algo está pasando y el regreso de una cambiado Polaris, que confirma que la Patrulla-X sigue con vida, les hará moverse en su búsqueda, aunque ya hayan cruzado al Lugar Extraño reinventándose a sí mismos gracias a este artefacto mágico. Y muchas más cosas suceden aquí, como la aparición de parte de Factor-X por aquí, Jean Grey en concreto, aunque también veremos a la Bestia. Finalmente vivimos lo que parece la definitiva disolución del grupo que estaba en Australia y la creación de uno nuevo, circunstancial, con base en la isla Muir y que se creará por motivos puramente defensivos.

No hago más que reafirmarme, cada vez que leo un Marvel Gold de La Imposible Patrulla-X, en que todo lo que se ha hecho después bebe directamente del trabajo de Chris Claremont y que pocos, muy pocos, han logrado acercarse siquiera a kilómetros de la complejidad y tramas que nos ofrecía el Patriarca hasta que en la Casa de las Ideas decidieron apuñalar por la espalda al  guionista que les dio una franquicia entera sobre las cenizas de una serie que cerró por falta de interés del público. Años después Marvel se la jugaría al echarlo de mala manera de la franquicia y entregar ésta a Jim Lee, Whilce Portaccio o Marc Silvestri, pero el karma, como dice Taylor Swift, nos espera a todos y a los pocos meses fueron éstos quienes traicionaron a la Casa de las Ideas y los abandonaron. Justicia poética. Aunque por desgracia aún faltarían unos pocos años más para que Claremont regresase a la franquicia.

Mientras aún podemos disfrutar de Claremont y para el recuerdo quedarán las escenas de Logan crucificado, el debut de Júbilo, Peter en Nueva York con Calisto, los debuts de Jim Lee, que resulta espectacular y que se hará con la serie gracias a sus escenas de acción y a la elevada carga sexual de sus personajes, incluso tenemos a un Rob Liefeld dibujando un capítulo (nunca ha vuelto a dibujar tan bien como aquí), aunque también tenemos algo de morralla dibujando aquí, personajes con un estilo más clásico que desentonan profundamente en una serie que ha mantenido casi siempre un nivel de dibujo realmente elevado pero que aquí experimentaría un cambio más revolucionario, creando toda una serie de autores, top artist, que cambiarán la cara de la industria norteaméricana.

Sin duda los Marvel Gold de La Imposible Patrulla-X que Panini Cómics nos viene ofreciendo desde hace años son, al menos para mi, lo más esperado de cada año. Volverme a hacer con un nuevo volumen, rellenar los huecos de las grapas y retapados de Forum a los que pude echar mano en su día, en una edición DE LUJO, porque me da igual que el papel no sea el más exquisito o que el tamaño sea el de un comic-book de toda la vida, estos Marvel Gold son un lujo sin igual ni parangón en todas las ediciones de material clásico de España. Ninguna supera lo que está haciendo Panini al recuperar todo este material, con una edición de muchísima calidad en la que no faltan los textos de producción propia cuando la mayoría de editoriales han renunciado a ellos, o el material extra que nos descubre ilustraciones que creíamos perdidas, o incluso las fichas del Handbook de Marvel…

Lo que está haciendo Panini Cómics con los Marvel Gold es, como decía, DE LUJO, y aunque la Biblioteca Marvel está teniendo una acogida excelente tengo que decir que para mi son estos Marvel Golds los que me dan la vida, incluso cuando nos acercamos peligrosamente al fin de la primera etapa del Patriarca Mutante conforme van apareciendo Marc Silvestri, Rob Liefeld, Whilce Portaccio o Jim Lee por la serie y vemos cómo el grupo se dispersa por todo el mundo sólo para ser, poco a poco, reencontrado. Es un puro deleite.