linea_separadora

Incomprensiblemente hemos tenido que esperar más de veinte años para ver una digna nueva edición de “La Espada de Shannara“, el primer libro de la saga de Shannara con la que Terry Brooks lleva décadas haciendo disfrutar a sus lectores y que regresa a nuestras librerías de la mano de Oz Editorial. Casi, casi coincidiendo con la serie de TV que emite la MTV.

espada-shannara-ozLa espada de Shannara
Título original: The sword of Shannara
Autor: Terry Brooks
Saga: Shannara #1
Páginas: 584
Editorial: Oz editorial
Precio: 24.50 €
Año de publicación : 2015
Género: Fantasía épica

La saga de fantasía épica que ha vendido 25 millones de ejemplares.

Cuando tan solo era un bebé, Shea fue abandonado en la puerta de los Ohmsford y, desde entonces, ha sido uno más de la familia y ha llevado una vida pacífica en Valle Sombrío. Todo cambia con la llegada de un misterioso visitante, el druida Allanon, que trae noticias estremecedoras: el tenebroso hechicero que ya asoló el mundo en una ocasión ha despertado. La única arma capaz de derrotar al hechicero es la espada de Shannara, pero solo el verdadero heredero del elfo Shannara podrá empuñarla y salvar el mundo que conocen. ¿Será Shea el elegido?

Han pasado más de 20 años desde que leí la trilogía de Shannara, tantos años que ya casi consideraba imposible el que alguna editorial española optase por reeditar esta trilogía fantástica que aunaba fantasía y un futuro postapocalíptico, una mezcla casi inaudita (al menos para aquél adolescente de hace más de 20 años). Y, seré sincero, tan sólo logré acceder a los libros de Shannara gracias a la Biblioteca de Aragón y a su sección de préstamos que permitió, con gran esfuerzo, encontrar los libros de Acervo Ficción que, en cartoné y sobrecubierta, nos ofrecían la edición en España por aquellos años 80 (el libro salió, creo, en 1988). Aquellos libros me resultaron especialmente hermosos, por una edición que destacaba sobre el resto de ediciones de fantasía, y ci-fi, que yo conocía y porque parecían ennoblecer un género, el de la fantasía, en aquél momento (más que ahora) un género marginal y nada bien visto por el público en general, no digamos ya por la crítica.

Afortunadamente conseguí hacerme con los tres libros y disfrutar con, la que yo creía era, “la” trilogía de Shannara, antes de que Brooks se liase la manta a la cabeza escribiese dos nuevas trilogías, una tetralogía y varias novelas sueltas… casi nada… y eso por no hablar de la serie de TV que la MTV ha comenzado a emitir. Nota: a la hora de ir a publicar la reseña, e investigando un poquillo, he “recordado” que Timun Mas también tuvo su propia edición de Shannara, aunque en versión rustica y de bolsillo y, también, fraccionando los libros en dos.

espada_shannara-acervoPor cierto, Terry Brooks también escribió otra gran trilogía, está con mucho humor, llamada El reino mágico de Landover (Reino mágico en venta… vendido, El unicornio negro, Mago en apuros), y que también publicó Acervo Ficción, unos libros muy recomendables, que espero sean reeditados en algún momento.

Por suerte la serie de televisión de MTV ha posibilitado la recuperación de, ya, las dos primeras entregas de Shannara de la mano de Oz Editorial (La Espada de Shannara y Las Piedras elficas de Shannara), una trilogía largamente ausente y que, por suerte, regresa a las librerías españolas.

Durante muchos años se ha acusado a La espada de Shannara de no ser sino una copia/pastiche de El Señor de los Anillos, y la verdad es que razón no les falta a los detractores de parte de la trama de este libro… por no decir del esqueleto argumental de la novela y es que se siguen/homenajean los principales momentos y personajes del libro, pero no sería justo no reconocer que por mucho que el esqueleto del Señor de los Anillos sea el armazón de La espada de Shannara Brooks parece estar embarcado en la construcción de su patio de juegos y quizás esa fuese la manera más acertada de llamar la atención de los fans de la fantasía en su momento pero con la sobreexplotación que ha vivido la trilogía de Tolkien se hace complicadísimo leer el libro sin rememorar pasajes enteros… o sin intentar rememorar pasajes enteros, buscando que cuadre con lo que recordamos de la “sagrada trilogía” de la fantasía.

Aún así es justo reconocer que Terry Brooks hace verdaderos esfuerzos por dejar atrás determinados aspectos de la fantasía clásica, especialmente destacable es el hecho de ambientar sus novelas es un escenario postapocalíptico (que tan buenos resultados está dando en los escenarios de la serie de televisión de Las Crónicas de Shannara) que contribuye a estrechar lazos con el mundo que conocemos, y es en la construcción del mundo de Shannara lo que habría que elogiar, por mucho que la trama del primer libro de la trilogía sea una condensación de la de ya-sabéis-qué-otra-trilogía no he podido dejar de sentirme atrapado por la historia, al principio por ver cómo difería, después por el discurrir de los acontecimientos y al final, bueno, al final, con toda la épica que tiene el libro, es complicado no seguir atrapado.

Tampoco sería justo no preguntarse si La Espada de Shannara tiene más influencias arturicas que tolkenianas y es que a nadie se le debería escapar que Brooks también homenajea el ciclo arturico al hacer que todo gire en torno a una espada clavada a la piedra, que el “mentor” de Shea, el protagonista y pieza clave de la historia, sea un trasunto del propio Merlín o que los compañeros que se unen a Shea y Allanon no sean sino una nueva versión de la mesa redonda. Como vemos, si nos ponemos a buscar influencias, aparecen por todas partes.

espada-shannara-tmPor otra parte hay que decir que La Espada de Shannara es un libro eminentemente descriptivo, lo que puede hacer algo pesada su lectura en determinados tramos, no es de extrañar, a fin de cuentas La Espada de Shannara es el primer libro publicado de Terry Brooks y es inevitable no darse cuenta de que la historia avanza, con mucha más comodidad para el lector, cuando se llega a las partes dialogadas. Es un error, aunque algunas de estas descripciones sean espectaculares, pero es un error del que, a buen seguro, Brooks debió de aprender enseguida (igual que el hecho de que, argumentalmente, Las piedras elficas de Shannara difiere tanto de El Señor de los Anillos, Brooks tomó nota) a evitar estas largas descripciones, no en vano la saga de Shannara ha salido adelante con más de una docena de libros y con una serie de televisión…

Llegados al punto de la historia en sí, bueno, el argumento trata sobre un semielfo que descubre que es el último descendiente de un linaje de reyes y el único posible portador de una espada destinada a salvar al mundo, todo esto se lo cuenta un misterioso druida que le llevará en una aventura, encomendada por el rey elfo, a recuperar esa espada que ha caído en manos de el Señor de los Brujos quien prepara un vasto ejército para poner todas las tierras bajo su poder. En esta aventura le acompañará su hermanastro humano, dos elfos, su amigo, y príncipe, el druida, un enano y el heredero del reino de Callahorn… juntos deberán afrontar mil peligros para recuperar la espada de Shannara y poner fin a la amenaza que supone el Señor de los Brujos.

En cuanto a la edición en sí hay que quitarse el sombrero porque Oz Editorial ha publicado el libro perfecto, no he detectado ninguna errata y la edición es francamente bonita, a pesar de las más de 600 páginas el libro no es pesado y el precio está bastante ajustado.

En definitiva, puede que La espada de Shannara tenga importantes semejanzas con la trilogía de Tolkien o con el ciclo arturico pero también tiene su propia personalidad, que se va ganando conforme vamos conociendo esta Tierra futura y no os negaré que estoy muy tentado de ponerme a leer Las Crónicas de Shannara cuanto antes… aunque sólo sea para quitarme de la cabeza los diálogos de la serie de televisión…