linea_separadora

Podemos debatir acerca de la mejor serie de televisión del siglo XXI, y varias serían las candidatas a este prestigioso reconocimiento, pero no deberían haber dudas acerca de la mejor serie de televisión del siglo XX: “La Dimensión Desconocida“, también conocida como “En los límites de la realidad“, titulada originalmente “The Twilight Zone“. La primera etapa de esta serie en formato antológico, la que de verdad merece la pena, se emitió entre los años 1959 y 1964 en la cadena CBS, sumando un total de 156 episodios de 30 minutos de duración a lo largo de cinco temporadas. Es una de las series de televisión más influyentes de la historia, y su rastro se puede seguir hasta la actualidad a través de numerosas películas, series o novelas, directores, guionistas y escritores del fantástico del último medio siglo. “Los Simpson” incluídos, por supuesto.

Cuando hablamos de “La Dimensión Desconocida” es inevitable hablar también de Rod Serling, creador, guionista, narrador y presentador (a partir de la segunda temporada) de la serie, y responsable de escribir 92 de los 156 capítulos, autoconclusivos, que nos llevan de viaje por géneros como la ciencia-ficción, la fantasía o el terror. Entre el elenco de prestigosos escritores que participaron en la serie y aportaron algunas de sus historias más originales figuran Richard Matheson, Ray Bradbury o Charles Beaumont, y contaron con actores como Lee Marvin, Charles Bronson, William Shatner, Carol Burnett, Robert Duvall, Burt Reynolds o Robert Redford, directores como Don Siegel, Stuart Rosenberg o Richard Donner y compositores como Bernard Herrman, Franz Waxman o Jerry Goldsmith, pero el peso de la serie descansaba sobre el genio creativo de Rod Sterling. Sus historias insólitas, ambientadas en lugares cotidianos y cercanos, evitaban casi siempre el final feliz y apostaban por una vuelta de tuerca sorprendente para cerrar el relato. No obviaban los temas espinosos, como azuzar el miedo ante la amenaza nuclear o denunciar el racismo, ni los discursos políticos o la crítica social, aunque bajo el barniz del fantástico eran metáforas que el espectador tenía que deducir. Lamentablemente Rod Serling murió muy joven, a los 50 años por problemas cardíacos, causados según su esposa por su adicción al trabajo.

Hubo otras etapas de “La Dimensión Desconocida“, mucho menores y perfectamente prescindibles (una segunda de 1985 a 1989, una tercera en 2002 y una cuarta en 2019, de la mano de Jordan Peele, que solo contó con dos temporadas) y también una entretenida película antológica del mismísimo Steven Spielberg en 1986, “Twilight Zone: The Movie“, con cuatro capítulos dirigidos por John Landis, Joe Dante, George Miller y el propio Spielberg. La película del Rey Midas recuperaba tres episodios clásicos de la serie original (“Kick the can”, “It’s a good life” y “Nightmare at 20.000 feet) y añadía una historia nueva (“Time Out”).

Estás viajando a través de otra dimensión“, nos avisaba Rod Serling en la primera introducción de “The Twilight Zone“, y añadía “Una dimensión no solo de la vista y el sonido, sino de la mente; un viaje a una tierra maravillosa cuyos límites son los de la imaginación“.

linea_separadora