No, el conflicto no finalizó con la derrota de Thanos ante los héroes más poderosas de la Tierra y con el Guantalete del Infinito en manos de Adam Warlock. De hecho no había hecho nada más que comenzar. En “La Guerra del Infinito” se desatará la lucha por el mayor poder del universo, que son, por supuesto, las seis gemas del infinito.

¡Adam Warlock ha vuelto, pero el Magus, su lado oscuro personificado, tampoco se ha quedado atrás! Es entonces cuando se desata la lucha por el mayor poder del universo.

Es importante empezar con una aclaración para navegantes desorientados: este “La Guerra del Infinito” no es la versión en papel del reciente blockbuster cinematográfico de los hermanos Russo “Vengadores: Infinity War“, por mucho que la película comparta el título con la serie limitada de seis números de Ron Lim y Jim Starlin, publicados por Marvel Comics en el año 1992. “La Guerra del Infinito” es, de hecho, la secuela de ese gran evento cósmico de la década de los noventa de Marvel Comics conocido como “El Guantelete del Infinito“, que es justamente el que ha inspirado la película “Vengadores: Infinity War”, y nos contará las decisiones que tomará Adam Warlock acerca de las seis piedras de poder engarzadas en el guantalete que le arrebató a Thanos.

En “El Guantelete del Infinito” muchos héroes del universo Marvel unieron sus fuerzas para detener a un Dios caprichoso, demente y enamorado. Para Thanos, el Guantelete del Infinito era el poder definitivo, el resultado de una larga y frustrante búsqueda cargada de derrotas, fracasos y errores. Con él, lo controlaba todo. Era omnipotente, omnisciente y omnipresente, con dominio sobre tiempo, espacio, poder, realidad, mente y alma. Liderados por Adam Warlock, los superhéroes de la Tierra representaban la última esperanza del Universo frente a la amenaza del Titán Loco, adorador de la Muerte, poseedor del poder cósmico de las seis Gemas del Infinito y, como no podía ser de otra manera, consiguieron derrotar al villano.

La saga de “El Guantelete del Infinito” (“The Infinity Gauntlet“) del año 1991 fue el gran evento cósmico de la década de los noventa de Marvel Comics, un clásico del cómic de superhéroes que giraba en torno a la figura de Thanos, que con las seis Gemas del Infinito en su poder quería complacer a La Muerte, de quien estaba enamorado y “La Guerra del Infinito” es la secuela directa de aquella miniserie.

Este volumen forma parte de la Colección Jim Starlin de Panini Cómics, que recoge las obras más destacadas del autor norteamericano que dió forma al universo cósmico de La Casa de las Ideas y revolucionó el género con la saga de “El Guantelete del Infinito” que ha inspirado la película “Vengadores: Infinity War“, e incluye los seis números de la serie limitada “Infinity War”, escritos por Jim Starlin y dibujados por Ron Lim (y entindados por Al Milgron), publicados entre julio y noviembre de 1992, y cuatro de “Marvel Comics Presents” con la historia “Yo, Thanos” dibujada por Shawn Mcmanus.

Antes de este séptimo volumen de la colección, la editorial Panini Cómics ya ha publicado otros seis (“El Guantelete del Infinito: Prólogo”, “El Guantelete del Infinito: El renacimiento de Thanos”, el arco principal “El Guantelete del Infinito”, “El Guantelete del Infinito: Estela Plateada”, “El Guantelete del Infinito: Héroes Marvel” y “El Guantelete del Infinito: El Día Después”), y ha anunciado que seguirá adelante con otros cinco (“Warlock y la Guardia del Infinito”, “La Guerra del Infinito: El Día Después”, “La Guerra del Infinito: El Día Después. Resurrección”, y las dos partes de “La Cruzada del Infinito”), hasta sumar un total de doce volumenes dedicados a las Gemas del Infinito.

Derrotado Thanos, tocaba deshacer lo que un simple chasquido había provocado. Los muertos regresaban a la vida y la destrucción era reparada. Ahora era Adam Warlock quien asumía la tarea de custodiar el objeto de mayor poder jamás creado: el Guantelete del Infinito, con dominio sobre tiempo, espacio, poder, realidad, mente y alma.

La decisión no es fácil, y Adam Warlock decide eliminar el bien y el mal para convertirse en una entidad justa y neutral, para elegir sabiamente la mejor de las opciones, por indicación del Tribunal Viviente: repartir las gemas entre guardianes de confianza, la llamada Guardia del Infinito (“The Infinity Watch“). Así pues, él mismo se quedará con la gema del alma, Drax el Destructor con la gema de poder, Gamora con la gema del tiempo, Pip el Troll con la gema del espacio y Dragón Lunar con la gema de la mente. Y un misterioso sexto miembro del grupo se encargará de custodiar la gema de la realidad. Esta historia tendrá su desarrollo en el próximo volumen “Warlock y la Guardia del Infinito“.

Pero al despojarse del bien y del mal, Adam Warlock despertó a su lado oscuro, su mitad negativa, su viejo enemigo Magus, un personaje creado a mediados de los años setenta por Jim Starlin que llevaba tiempo fuera de juego. Y éste tiene su propio e ingenioso plan para hacerse con el poder de las gemas del infinito, que incluye a un ejército de doppelgängers para substituir a los héroes de la Tierra por copias malvadas, y eliminar a la mismísima Eternidad. Para detenerle Warlock y Thanos deberan formar una anómala alianza y las seis gemas, en poder de la Guardia del Infinito, se deberán reunir de nuevo para evitar que el Magus destruya la realidad.

Si habíamos definido “El Guantelete del Infinito: Héroes Marvel” y “El Guantelete del Infinito: El Día Después” como productos prescindibles y anodinos de la saga cósmica de Jim Starlin, de “La Guerra del Infinito” debemos decir algo muy diferente. No es, por supuesto, una miniserie a la altura de “El Guantelete del Infinito“, pero forma junto a ésta y “La Cruzada del Infinito” la trilogía sobre la que se cimienta el gran evento cósmico relacionado con las seis gemas que controlan tiempo, poder, espacio, realidad, mente y alma.

En conclusión, “La Guerra del Infinito” es un volumen que será de interés para los seguidores de la saga cósmica de Jim Starlin y Ron Lim, y aunque puede leerse de manera independiente al resto es imprescindible para coleccionistas y amantes del completismo, los que han estado desde el principio y quieren permanecer hasta el final. Pero, seamos honestos, aquí se empieza a apreciar el desgaste de la fórmula y es obligado e inevitable catalogarla como una obra correcta, aunque menor.

La Guerra del Infinito
Guión: Jim Starlin
Dibujo: Ron Lim
Colección: Jim Starlin núm. 7
Fecha de publicación: Julio de 2018
Edición original: “Infinity War” núms. 1 a 6 y “Marvel Comics Presents” núms. 108 a 111
ISBN: 978-84-9167-471-9
Formato: 17x26cm. Cartoné. Color.
Precio: 19,95 euros