linea_separadora

«La ciudad perdida de Z» de David Grann nos cuenta una aventura basada en hechos reales: la frustrada expedición del coronel británico Percy Fawcett a la búsqueda de una civilización desconocida en el corazón de la selva amazónica. Spoiler: Ni la encontró ni sobrevivió.
La historia cuenta como el coronel Percy Fawcett dedicó sus fuerzas, su dinero y finalmente su vida y la de su hijo a buscar los restos de una civilización perdida y la ciudad de Z, que él afirmaba que se encontraba en el interior de la región brasileña del Matto Grosso, entre Perú, Bolivia y Brasil. Montó una expedición tras otra. Todas fracasaron y cientos de hombres y animales murieron, nunca perdió la esperanza. Como Aguirre tras El Dorado. Fawcett parecía inmune al desaliento y a los peligros de la selva: ni pirañas ni jaguares ni cocodrilos podían con él; tampoco los parásitos y las peligrosas picaduras. Para su última expedición, incluso había conseguido el apoyo del prestigioso Royal Geographic Society; incluso despertó el interés de la prensa, a la que enviaba comunicados que narraban las terribles condiciones que tenía que soportar caminando hasta catorce horas diarias con escasos alimentos y un equipo precario.
En la novela «La ciudad perdida de Z» el periodista David Grann construye su épica historia a partir de un artículo propio para el «The New Yorker» titulado «The lost city of Z. A quest to discover the secrets of the Amazon«, de septiembre del 2005, y desgrana la historia de este personaje singular y con una biografía digna de una obra épica. El «David Livingstone del Amazonas«, amigo de Arthur Conan Doyle, sirvó en el ejército británico, destacando como espía en el norte de África. Desde 1906 se dedicó a la exploración con sus trabajos de cartografía de un área desconocida de la selva suramericana en la frontera entre Brasil y Bolivia y a partir de 1925 la ciudad perdida de Z, su El Dorado particular, se convirtió en su obsesión y su tumba. El coronel Fawcett, su hijo mayor Jack y un amigo de éste, Raleigh Rimmell, partieron de Rio de Janeiro en busca de la ciudad en Febrero de 1925. El día 29 de mayo llegaba el último mensaje: los tres se habían internado en la selva, enfermos, a través de un territorio peligroso. Nunca más se volvió a saber de ellos. Esto forjó la leyenda del explorador y su obsesión, su quimera, cuando decenas de grupos de rescate fueron en su busca y muchos de ellos tampoco volvieron, desaparecieron en la selva amazónica víctimas de enfermedades, la fauna hostil, tribus desconocidas o, simplemente, perdidos.
La novela de Grann se adaptó a la gran pantalla en el año 2017 de la mano de James Gray, en una película homónima protagonizada por Charlie Hunnam (que sustituyó a Benedict Cumberbatch, seleccionado inicialmente para el papel protagonista), Sienna Miller, Robert Pattinson o Tom Holland, entre otros.

linea_separadora