Julia y los Mortimort. Una niña poco muerta es un libro de una colección que es muy sencillo, divertido y curioso que puede captar la atención tanto a las personas que no les gusta leer y como a las que le apasiona, teniendo tanto unas como otras de ganas de más.

Julia y los Mortimort. Una niña poco muertaJulia y los Mortimort. Una niña poco muerta
Autor: Raquel Díaz Reguera
144 páginas
Autora: Raquel Díaz Reguera
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788419650115
23.7 cm x 15.8 cm x 2 cm
Colección: JULIA Y LOS MORTIMORT
Precio: 15,95 €

¡Hola!
Me llamo Julia Mortimort.
Si, lo has adivinado: estos son los Mortimort.
Todas las familias son diferentes, pero la mía es un poco demasiado especial.
¡Hay vampiros, zombis, niños lobo y fantasmas!
Hasta ahora, yo pensaba que era una humana normal, pero hoy, en el cole, ha pasado algo que lo ha cambiado todo: he hecho volar una caca telepáticamente y la he estampado contra la cara de mi archienemiga. (¡Ha sido un accidente!)
Sí, tener poderes suena genial, pero hay un pequeño problema:

¡AHORA LAS BRUJAS ME BUSCAN PARA QUEDARSE CON MI MAGIA!

Creo que ya he comentado varias veces que no me gustan las colecciones que necesitas tener más libros para saber cómo acaba la historia, me parece que es una mala estrategia para seguir la colección, lo cual no es necesario si los libros son buenos. Por lo que no me gustaría regalarlo ya que da la impresión que no regalas un libro completo.

Al ser una especie de diario es la única forma que se tiene de poder completar la historia ya que o es una historia cerrada (por lo tanto no hay colección) o tienes que dejar incógnitas… porque aún no han pasado.

Este libro es bueno, entretenido, divertido, es de fácil lectura y puede atraer a personitas que antes no le haya captado la lectura.

Se puede leer en un día y puede parecer muy divertido que te hacen tener ganas para esperar a conseguir la segunda parte para seguir disfrutando de Julia, de su familia y de su amiga y amigo.

Mi hijo no tiene aún edad para estos libros pero ya llevamos tiempo que le vamos leyendo libros que son para más mayores, por lo que corremos el riesgo que le guste o no. En este caso, le gustó tanto que se lo tuvimos que leer varias veces, él se iba fijando en las ilustraciones que son a todo color y van resaltando lo más importante de ese momento del libro. Siendo su parte más divertida, por supuesto, el accidente de la caca, donde se destornillaba cada vez que lo oía y veía.

Al ser el primer libro te va presentando los personajes de durante el resto de capítulos tendrán su trocito en la historia. Esta la familia de Julia y su entorno más cercano que al ser una niña es la escuela.

El libro está escrito para que te sientas como que te habla a ti, haciéndote participe de la historia y sobre todo de su vida ya que el libro es como un diario que va escribiendo Julia con todo lo que le sucede, sentimientos, dudas, reflexiones…

Creo que es para una edad de unos 9 años (ya sabemos que esto depende de la comprensión lectora que tenga, gustos e intereses y no de su edad) y por ello no me ha gustado que Julia y sus colegas utilizan móviles por lo que por un lado lo normaliza… pero si las personas de esa edad se quieren identificar con ella, ahí veo un problema ya que quiero pensar que la gran mayoría aun no tienen aunque lo están deseando.

Hay 12 capítulos bastante cortos que nos pueden ayudar para fraccionar la lectura para las personas que se estén metiendo en el mundo maravilloso de tener un libro en las manos y que no se les haga pesado o se motiven para seguir leyendo. Además, su cambio constante de letra, tamaño de algunas palabras lo hace más dinámico y atractivo que puede atrapar a cualquiera.

A Raquel Díaz Reguera la sigo desde hace bastante tiempo (con varios cuentos suyos conseguir mi plaza de docente). Siempre me ha gustado su forma de escribir y de dibujar, es muy respetuosa, feminista e intenta siempre empoderar a las niñas con historias que se pueden ver representadas como protagonistas.

Las ilustraciones de Julia y los Mortimort. Una niña poco muerta son muy buenas, me ha gustado perderme en ellas y verlas con mucha atención, los personajes están dibujados con mucho detalle y fantasía muy característicos de la autora.

Julia y los Mortimort. Una niña poco muerta me ha parecido una preciosidad de libro, con una encuadernación e ilustraciones cuidadas por lo que puede convertirse en una colección para tener en las bibliotecas y en las casas.