****

Benito Zambrano aceptó el encargo e hizo suya la adaptación de la novela de Jesús Carrasco, que relata una huida, una lucha por la supervivencia, la de un chaval en un mundo rural despoblado, polvoriento, achicharrante y por varios motivos hóstil, el del secarral de la España interior en una postguerra teñida de pobreza y caciquismo. El director lo aprovecha y da al conjunto una atractivo hechura de western, con un intenso suspense interno y logra sacar todo el jugo emocional al relato, aprovechando las posibilidades de los personajes gracias a unos actores mayúsculos con los que es imposible no sentirse profundamente conmovido. No sólo eso, además y aunque habla del pasado, le lanza un par de guiños al presente porque dedica su película a todos aquellos que saben perdonar. La película recibió 5 nominaciones a los Goya incluyendo mejor película, mejor actor de reparto (Luis Callejo), guión adaptado, canción y dirección de producción.