Indeh. Una historia apache” es el título de la novela gráfica que publica Ediciones Anaya, significa “la Muerte“, que planea y se hace presente en buena parte de la historia que aquí se narra, una descarnada y precisa reconstrucción de la guerra entre los Apaches y el hombre blanco, de la mano de Ethan Hawke y Greg Ruth.

Indeh. Una historia apache
Edición original: Indeh: A Story of the Apache Wars USA
Guión: Ethan Hawke
Dibujo: Greg Ruth
Formato: cartoné con sobrecubierta
Color: A color
19,95€

Año 1872. En un lugar de la Nación Apache, región desgarrada por la guerra, desde décadas atrás, el valiente joven Goyahkla ha perdido a su familia y todo lo que ama. En medio de su sufrimiento, alcanza una revelación. Se acerca, pues, al líder apache Cochise para dirigir un ataque contra el pueblo mexicano de Azripe. Una muestra de increíble coraje que transformará al joven y valeroso Goyahkla en Jerónimo, el famoso héroe nativo americano. Pero este es solo el comienzo de las Guerras Apaches. Al igual que sus enemigos, perderá a sus seres queridos en la batalla y se aferrará desesperadamente a su tierra, a su cultura. Ellos lo llaman «Indeh», o «la Muerte». Cuando parece que se alcanza la paz, ¿se acaba verdaderamente la guerra? INDEH capta la enorme riqueza narrativa y literaria de dos naciones en guerra, a través de los ojos de Naiches, el hijo del jefe apache Cochise, y de Jerónimo mientras intentaban la paz y la reconciliación. INDEH no solo retrata magníficamente algunos de los personajes más increíbles de América, sino que también revela el enorme coste espiritual y humano de las Guerras Apaches. Basado en una exhaustiva investigación, INDEH ofrece una deslumbrante visión de las crudas diferencias culturales entre un bando y otro, los horrores de la guerra, la búsqueda de la paz y, finalmente, su retribución. Los apaches dejaron una imborrable huella en la percepción general del Oeste Americano. INDEH nos muestra el porqué. 

En 1890, el gobierno de EE. UU. Declaró oficialmente cerrada la frontera estadounidense. Con este acto llegó el final de una era: el “Salvaje Oeste” se consideraba domesticado. Sin embargo, solo unos pocos años antes, los mapas etiquetaban el área al oeste del Misisipí como “el Gran Desierto Americano”, hogar solo de animales salvajes y tribus de nativos americanos. Esta situación no iba a durar, ya que el final de la Guerra Civil encendió una gran migración hacia el oeste. Buscadores de oro, ganaderos, granjeros, colonos de todo tipo, comenzaron a llenar este “páramo”, transformándolo para satisfacer sus propias necesidades y trayendo consigo los medios para subyugar militarmente a las tribus indias que impedían la invasión.

La historia comienza con una revelación de un padre a su hijo, Naiches, que será el encargado de proteger a la tribu, y Goyahkla, el hijo de su protector, que a su vez deberá cuidar a su propio hijo. 17 años más tarde (1872), en México, la familia de Goyahkla perece en un sangriento ataque de los mejicanos, y Naiches promete reunir a otras tribus para vengar esta masacre, por lo que se dirige al líder Apache Cochise. Con Goyahkla convertido en Jerónimo, darán comienzo las guerras Apaches. A partir de entonces veremos una serie de incursiones y escaramuzas violentas, infructuosos intentos de alcanzar la paz y en último término el confinamiento de toda una raza, que ha llegado hasta nuestros días.

En Indeh. Una historia apache no veremos aquellas historias de malvadas tribus indias atacando a pobres colonos, que nos ofrecía el cine de Hollywood (con alguna excepción). Los autores, ampliamente documentados, pretenden contarnos una historia auténtica, llena de grises, donde no hay malos estereotipados, si no hechos que demuestran que la tozudez de unos o las retorcidas acciones de otros pocos, son capaces de cambiar la Historia hasta el punto de lograr el exterminio de casi todo un pueblo.

Como bien nos cuenta su autor, Ethan Hawke, reconocido actor de cine a la par que escritor, músico y, en definitiva, hombre del renacimiento, el guión de este libro ilustrado tenía como objetivo el celuloide. Pero por circunstancias propias de una producción hollywoodiense, no pudo ser, y antes que abandonar en un cajón esta cruda historia, prefirió aliarse con el ilustrador y dibujante de comic Greg Ruth para llevarla a buen puerto.

El resultado es una novela gráfica de gran calidad, pero algo insulsa. Se nota que Hawke no tiene mucha experiencia narrando cómics, y aunque se agradece que no llene de textos las páginas, sí le falta solidez a la narración, y un poco de chicha a la propia historia. Es complicado distinguir a los personajes (el batiburrillo de nombres indios no ayuda). Y aunque retrata la violencia descarnada de las escaramuzas sin dejar detalles, el resultado resulta un poco monótono, no es una obra que emocione o al menos la manera en que está contada es muy fría.

Parte de la culpa la tiene el dibujante, Greg Ruth, que es un gran ilustrador a lápiz y sabe muy bien dónde aplicar los negros y los grises, pero al que le falta ese toque narrativo en el arte secuencial que llevaría a otro nivel la historia Apache.  Por el contrario, la historia está bellamente ilustrada y uno puede contemplar con placer las páginas dejando de lado el texto. Por supuesto, esta es una opinión personal, y ahí está el rótulo de New York Times bestseller para demostrarme que igual este tipo de relato, si yo fuera nativo americano, me llegaría más al corazón.

La edición en tapa dura con sobrecubierta y con papel de calidad (242 páginas) embellece este producto..

El libro se completa con un prólogo de Douglas Miles Sr. que vive y trabaja haciendo tablas de skate en la Nación Apache de San Carlos, y el epílogo del propio Hawke, que como ya dije, resulta muy revelador.

Un cómic que interesará, y mucho, a los estudiosos de la Historia de la Nación Apache y del Oeste americano.