Recordar a los pioneros de la Historieta es una tarea que conlleva un gran esfuerzo de estudio y documentación. Cuando todo este trabajo se ve reflejado en una edición a la altura de lo esperado, solo queda disfrutar de ello. Taschen ha obrado un milagro con este libro.

La premisa es sencilla: al gato negro le encanta el intrigante ratón blanco, que no para de lanzarle ladrillos a la cabeza. El policía canino Pupp, que alberga en secreto un amor apasionado por el gato, intenta evitarlo.

El gato andrógino Krazy Kat junto con el ratón Ignatz y su furia visigoda lanzando el ladrillo, con el oficial Bull Pupp para mantener la ley, son los principales protagonistas de la tira de prensa «Krazy Kat«, muy popular casi desde su primera aparición en el diario «New York Evening Journal» el 28 de octubre de 1913, hasta su final el 25 de junio de 1944 (su autor haía fallecido en abril).
George Joseph Herriman (Nueva Orleans, 1880 – Los Angeles, 1944) empezó su carrera profesional en 1901 en el semanario satírico «Judge«. Creó varios personajes que aparecieron en los periódicos del magnate Joseph Pulitzer. Professor Otto & His Auto, The Boy Who Does Stuns o Bud Smith son solo algunos de ellos. En la parte inferior de la tira «Dingbat Family» (rebautizada como «Family Upstairs») aparecieron sus personajes más emblemáticos: Krazy Kat e Ignatz.
El éxito de «Krazy Kat» no le impidió seguir creando nuevas series como «Now Listen Mabel«, «Stumble Inn» o «Mistakes Will Happen«. Tal fue la popularidad de «Karzy Kat» que pronto dieron el salto a la animación e incluso aparecieron en largometrajes de Hollywood. Además, mil y un objetos coleccionables triunfaron representando al gato y al ratón.
La trama de «Krazy Kat» es bastante parecida en muchas de sus tiras y páginas dominicales, al presentarnos a la gata (o gato) enamorada del ratón Ignatz, siendo rechazada por este a base de ladrillazos, que interpreta como signo de amor. Como consecuencia, el perro oficial Bull Pupp, encierra al ratón en la cárcel del condado de Coconino, un lugar habitado por personajes antropomórficos. La serie usa un tipo de humor absurdo y surrealista, con toques de slaptick (habitual en las comedias cinematográficas de la época). Utiliza un lenguaje muy particular y creativo, usando expresiones y jerga de la calle. Gilbert Seldes, crítico de arte de la época, se refirió a ella como «la tira cómica más fantástica, satisfactoria y divertida que se publica actualmente en Estados Unidos«. Aunque el dibujo parece descuidado y casual, la obra esconde más creatividad y arte de la que en un principio salta a la vista, y es una delicia visual repleta de detalles jocosos.
Taschen nos ofrece una edición monumental, ya no solo por el contenido, siendo su presentación apabullante. Se trata de un libro de más de seiscientas páginas, considerable peso y tamaño descomunal. Treinta centímetros de lado y cuarenta y cuatro de alto, para ser más exactos. Está encuadernado en tapa dura de tela con relieves, con una página dominical en la contraportada y una viñeta ampliada en la portada, con el título impreso en tinta dorada. Se presenta en un estuche de cartón con asa de plástico, que viene bien para su transporte, aunque recomiendo que no se mueva mucho de donde esté. También aconsejo que la lectura se realice con el libro en un atril, ya que resulta dificultoso sostenerlo. Es un artículo de coleccionismo de auténtico lujo.
Si la presentación quita el hipo, el contenido no se queda atrás. Junto con todas las planchas dominicales a color en facsímil desde 1935 hasta la finalización en 1944, se incluye un dossier de más de cien páginas firmado por el artista visual Alexander Braun (1966), que ya colaboró en otro libro de Taschen sobre Windsor McCay y Little Nemo In Slumberland. Braun acompaña de un extenso material gráfico su elaborado texto, con toques poéticos en la descripción de la vida del artista, que relata de principio a fin. Fotografías de la época y muchas imágenes de sus obras, recortes y curiosidades, trufan el fabuloso documento.
Taschen ha editado esta obra en inglés, francés y alemán. Es una pena que el texto de Braun no tenga su correspondecia al castellano. En cambio, las páginas dominicales están perfectas en el idioma original, ya que la traducción de ese lenguaje tan enrevesado y la rotulación de esos artísticos textos hubieran trastocado la obra. Su precio recomendado es de 150 euros, adecuado para una obra de estas características.
Como dije al principio, una obra monumental en una edición absolutamente genial, recuperando una obra maestra del noveno arte, Krazy Kat.

George Herriman’s «Krazy Kat». The Complete Color Sundays 1935–1944.
Autor: George Herriman y Alexander Braun
ISBN 978-3-8365-6636-0 (en inglés)
Formato: 30x44cm. Tapa dura en caja de cartón con asa
Páginas: 632
Precio: 150 euros