Hace apenas unos días que terminé de leer “Dorada”, el libro de Lucius Shepard que Bibliópolis publicó hace no mucho en nuestro país. La temática de “Dorada” nos habla de una reunión de vampiros en la que se va a proceder a catar la más exquisita sangre humana. Un acontecimiento social de lo más destacado para el cual se ha reunido a la creme de la creme de los vampiros, la Decantación (vampirizar a la humana conocida como Dorada) es un suceso que se ha planificado durante 3 siglos, pero la Dorada aparece asesinada y su cuerpo purgado de hasta la última gota de sangre…

Bibliópolis: Dorada de  Lucius Shepard

{mosimage} 

Este es el escenario que se encuentra Michel Behein, un vampiro recientemente convertido, que destaca por su trabajo en el departamento de policía de Paris, donde logró resolver gran cantidad de casos complicados y controvertidos. Por este, y otros ocultos motivos, Michel recibirá el encargo del Patriarca de los vampiros de averiguar quién ha asesinado a la Dorada.

Así comienza una carrera contra el tiempo en la que Michel tendrá que interrogar a algunos de los más poderosos, malvados y antiguos vampiros de la creación, sin otra ayuda que el apoyo de una vampiresa que, o le utiliza con fines políticos o está enamorada de él…

Durante toda la obra vemos como  Lucius Shepard juega con la naturaleza dual de los vampiros, antiguamente humanos, seres inmortales ahora. Cualquiera de ellos puede ser el asesino y el asesinato puede ser tan sólo una jugada más en las conspiraciones vampíricas y en la actual lucha entre Clanes que pretende dirimir si deben emigrar a Oriente o permanecer en un Occidente de mediados del siglo XIX que cada vez es más consciente de que no están solos y que no son la pirámide de la cadena alimenticia.

La “Dorada” no es una novela de vampiros al uso, hay que tener cuidado a la hora de acercarse a este libro, ya que si bien el escenario nos retotrae a las novelas de Mundo de Tinieblas (hay muchas referencias), en realidad Shepard tan sólo ha escogido los elementos vampíricos que más le interesaban a la hora de desarrollar a los personajes, así veremos influencias de Vampiro, de Bram Stoker, Carmilla, etc

Conviene destacar también que en la mayoría de las ocasiones Sephard no se conforma con describir a un personaje, nos muestra a lo largo de muy extensas descripciones sus aposentos, la descripción física, etc, para hacernos partícipes de la naturaleza de ese ser. Este es un recurso que utiliza muy a menudo y en el que, en ocasiones, se pierde.

Esta novela no es una lectura fácil, pero sí es una lectura satisfactoria para todos los amantes del género de vampiros, al igual que el argumento de la novela, la “Dorada” es un libro que se disfruta si has “catado” de distintas obras vampíricas porque viene a refinar en sí lo mejor de esas obras.