Hay series destinadas a atraparnos desde el primer minuto, a conquistarnos sin ningún resquicio para la duda, y a fe mía, plebeyos, que “Galavant” lo consiguió desde el momento en el que visioné su trailer. Ahora, tras ver la primera temporada, no puedo sino aplaudir el trabajo realizado en esta maravilla.

Galavant

Año:  2015
Duración: 8 episodios de 22 minutos
Creador: Dan Fogelman
Cadena: ABC
Género: Comedia – Musical
Reparto: Joshua Sasse, Mallory Jansen, Karen David, Timothy Omundson, Genevieve Allenbury, Vinnie Jones, Luke Youngblood, Darren Evans, Ben Presley, Stanley Townsend, Sophie McShera, ‘Weird Al’ Yankovic, Hugh Bonneville, Ricky Gervais, John Stamos, Anthony Head, Rutger Hauer

Tengo que reconocer que no soy, especialmente, un gran fan del género musical, eso sí cada vez que me dejo caer por el género me acabo enganchando de nuevo y estoy siempre a la espera de recomendaciones que me permitan congeniar mi horrible voz con la música. De momento he acabado por ir a muchos conciertos donde casi nadie me oye chillar ejem cantar. Pero de vez en cuando me encuentro con alguna película (o serie, como en la primera temporada de Glee) que me emociona y que saca de mi el deseo de disfrutar de un buen musical.

Hace un par de meses me recomendaron ver Galavant de una manera muy sencilla, con un vídeo, antes de que le deis al “Play” os diré que no hay vuelta atrás, si os gusta también lo hará la serie que ABC estrenó en 8 capítulos de apenas 20 minutos y que tuve el placer de ver anoche… hasta las 3 y media de la mañana (algunos de estos visionados debería hacerlos a horas más decentes). Para aquellos con el nivel de inglés un poco más relajado os invito a ver este vídeo en el que los subtítulos están en inglés (para ver el tema con subtítulos en castellano os invito a ver el primer capítulo de la serie… sí, ¡es una trampa!)

 {youtube}QWnDwM0RSX4{/youtube}

Como podéis imaginar con este trailer estaba deseando que llegase el 4 de enero para poder ver qué caminos seguía una serie que parecía combinar el humor con el musical y poquito más… el caso es que la serie sorprende desde el primer momento. No sólo porque estemos ante un cuento de hadas en el que el héroe, Galavant, enorme Joshua Sasse, debe recuperar a su amada Madalena, Mallory Jansen, quien le ha sido arrebatada por el Rey Richard, el mejor personaje de todos interpretado por Timothy Omundson, quién se ha enamorado de Madalena nada más verla y pretende desposarla. Galavant emprende una rápida misión para rescatar a su dama y… a partir de ahí se acaba lo de seguir las historias de los cuentos de hadas, porque lo que sucede a continuación, la locura en la que cae Galavant y el resto de personajes es una de esas historias que o bien amas o bien odias. Y yo la amo, muchísimo. 

No tiene sentido avanzar la trama, sólo os diré que en Galavant hay tanto de parodia como de musical, y dado que el primer giro argumental es el que da sentido a la serie y, posiblemente, uno de los momentos más divertidos de la trama… intentaré no destrozar nada. Eso sí, os advierto de que vais a ver a Vinnie Jones interpretando al leal hombre armas del Rey: Garreth, otro de los grandes personajes de la serie, especialmente por la relación que lo une al Rey Richard y que nos regalará momentos de pura comedia dorada (referencia a un capítulo de la serie).

La serie está hecha por gente que adora los musicales, eso está claro, conviene estar, además, muy atento a cada guiño que se hace al espectador en cada canción, es hilarante ver cómo se oculta a Galavant su destino a pesar de que este se desvele en varias canciones en las que él mismo participa, momentos en los que Joshua Sasse suele interrumpirse y soltar un “¿Qué? Espera, ¿qué?” pero el ritmo de la canción le obliga a soslayar sus preguntas, y no es que pretendan sólo hacer el chiste fácil, es que se ríen de esas típicas historias en la que la verdad es absolutamente evidente y el héroe no es capaz de verla ni aún cuando la tienen delante de sus narices.

Por cierto, hay en Galavant un interesante duelo, y es que a pesar de que el héroe es el que da el nombre a la serie el talento y los gags del Rey Richard lo convierten en el núcleo central de esta primera temporada y un aviso para navegantes de que tal vez haya que ser un poco más puntillosos con los arquetipos de los cuentos de hadas, ya que si conocemos su trasfondo quizás seamos capaces de entender, y querer, incluso a los villanos, o al menos de disfrutar al ver la evolución que sufren todos y que dificulta, y mucho, encontrar a tu personaje favorito. 

En cuanto a los números musicales, tengo que reconocer que son muy divertidos, sirven para que se exterioricen los monólogos interiores, como se suele hacer en el musical, pero no detienen la acción, es decir, los personajes oyen, participan, bailan y cantan (y no dejan de suspirar y lamentarse cuando es otro el que se pone a cantar, o se quejan por lo extensas de determinadas canciones), eso quiere decir, como os he comentado antes, que algunos de estos “monólogos exteriores” desvelan secretos que, por ejemplo, Galavant no debería conocer y que oye y no retiene al estar centrado en un único objetivo: rescatar a Madalena, recuperar a su amor. Eso sí, la crítica al héroe es bestial, desde las constantes menciones a su ego descomunal (superior a sus habilidades bélicas) así como a cualquier gesta heroica que éste deba realizar y que, bueno, en muchas ocasiones resultarán ser cuestionables, pero que sirven para que Galavant, y otros personajes, realicen introspecciones muy válidas y que posibilitan la evolución de los personajes de mejor manera que muchas superproducciones. 

Pero es el humor, sobre todo el humor, lo que os conquistará de Galavant, los clichés de los cuentos de hadas son un tema que se merecía una severa revisión (algo que se está haciendo en otros medios, desde el cómic a la televisión) pero que no había visto un giro de tuerca tan divertido como este, y lo curioso es que, aún con toda la parodia presente en Galavant, no puedes evitar enamorarte de los personajes y sí, cantar el tema principal (y tararear el resto).

Olvidaos de lo que creéis saber, de lo que esperáis que suceda, de lo que sabéis que debería suceder, en Galavant no todo es blanco y negro, hay muchísimas sorpresas, muchísimo cameos como el de Anthony Head, ‘Weird AlYankovic, Ricky Gervais, Hugh Bonneville o John Stamos… es otro de los aspectos de Galavant que os encantará. Como esas coñas que se hacen hacia un éxito como Downton Abbey y es que contar como Sophie McShera es todo un lujo.  

Como buen musical hay que ser justos, los números musicales son estupendos, no es de extrañar, a fin de cuentas las canciones han sido escritas por Christopher Lennertz y Alan Menken (ganador este último de 8 Oscar) así que los números musicales están muuuuy cuidados. 

Dudo mucho que Galavant sea emitida por ninguna televisión española, doblar esta serie seria un crimen de lesa majestad… y no renovarla para una segunda temporada sería aún peor, señores de la ABC, ¡segunda temporada ya! 

Mientras tanto creo que voy a mirar de hacerme un segundo visionado…