linea_separadora

Los aficionados a la fantasía y también los que disfrutan con las recreaciones históricas, aquellos que se interesan por los conflictos bélicos de la Antigüedad y también los que piensan que la historia de la Humanidad se ha construido sobre una mezcla equilibrada de conocimiento y sangre, de cultura y guerras, de evolución y conquista, deberían descubrir un singular concurso de la televisión norteamericana que pone a prueba las habilidades de varios herreros para forjar armas históricas, espadas, cuchillos, hachas y cualquier otra arma de filo que se os pueda ocurrir (¿qué es un kukri? ¿y el acero damasquino?).
Forjado a fuego” (“Forged in fire“) es un concurso de History Channel, que ya cuenta con seis temporadas en antena desde el año 2015, presentado por Wil Willis, y que cuenta con un jurado de tres miembros, muy carismáticos, como J. Neilson, Jason Knight, David Baker o Doug Marcaida (“esta espada… ¡mata!”), y se puede seguir en castellano actualmente en el canal Mega. El ganador se lleva 10.000 dólares de premio a casa.
El concurso cuenta con cuatro participantes que deben competir a lo largo de tres fases eliminatorias: una primera para forjar un cuchillo a partir de pedazos de metal, una segunda para amolar, afilar, y pulir el cuchillo y ponerle una empuñadura para hacerlo operativo, y una final entre los dos últimos participantes para recrear una arma histórica. A lo largo de las tres fases el jurado probará las armas forjadas por los concursantes cortando cualquier objeto que nos podamos imaginar (desde cocos, tubos de metal o barriles hasta maniquis) y poniendo a prueba la resistencia, la fuerza y la flexibilidad de las armas, golpeando, retorciendo e incluso disparando.
En las fraguas del plató, equipado con herramientas de metalistería, forjas de carbón y propano, amoladoras, martillos hidráulicos, prensas hidráulicas,… pero también en las de los talleres particulares que tienen los concursantes en sus casas (¿¡quién tiene en nuestro país, en nuestros pisos de 60 m2 en la perifería densificada de una gran ciudad, espacio suficiente para un taller de forja donde templar un gran espadón de dos metros de longitud!?) “Forjado a fuego” conseguirá enganchar al espectador con esa habilidad que solamente tienen los norteamericanos, capaces de convertir en un espectáculo cualquier idea que en manos de una televisión de nuestro país sería una horterada de feria castiza.

linea_separadora